Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El pacto en la enseñanza pública impulsará mejoras hasta 2022

Los sindicatos LAB, CCOO, ANPE y UGT anuncian su apoyo al acuerdo para revertir los recortes
La firma está prevista el 24 de agosto - El último pacto de este tipo se alcanzó en 2007

G. Montañés / Patxi Cascante - Jueves, 5 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

En la imagen, una movilización para reclamar mejoras en la escuela pública.

En la imagen, una movilización para reclamar mejoras en la escuela pública. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

En la imagen, una movilización para reclamar mejoras en la escuela pública.

pamplona- Cuatro sindicatos de la Mesa Sectorial de Educación y el departamento foral se mostraron ayer a favor de sellar, por fin, un nuevo pacto educativo 2018-2022, que incluya mejoras en la red pública. Sobre la mesa se puso la posibilidad de firmar ese acuerdo el próximo 24 de agosto. Y, por el momento, las centrales LAB, ANPE, CCOO y UGT se mostraron a favor de dar el paso;STEILAS y AFAPNA pidieron tiempo para consultar a las personas afiliadas sobre el tema;y ELA se posicionó en contra. CSIF y APS, que tienen representación en el sector educativo, no forman parte de este foro de negociación.

El objetivo del pacto es avanzar en la reversión de los recortes, y algunas de esas medidas ya tendrán efectos en el próximo curso, 2018-19, como la reducción de horas de docencia directa en Infantil y Primaria. Pero muchas otras serán ya en el 2019-20, como seguir con esas reducciones en Secundaria, y en los siguientes cursos.

Las bases de este acuerdo llegan tras un largo proceso de debate, que arrancó en marzo de 2017. Tras haber alcanzado un acuerdo con la enseñanza concertada (en febrero, Educación lo alcanzó con los sindicatos SEPNA, UGT y LAB;ELA votó en contra), los sindicatos exigieron que se negociaran mejoras en el sector público. Las principales: la reducción de horas de docencia directa, la agilización de las sustituciones y la reducción de las ratios de alumnado por aula. Entonces, las centrales insistieron en que la reversión de los recortes en la enseñanza estaba recogida en el acuerdo programático del Gobierno y que había que dar un paso antes de que acabara la legislatura. Pero el acuerdo parecía lejano, y más teniendo en cuenta que el último pacto educativo se firmó en 2007.

la ruptura de la mesa, en febrero Así, la tensión entre ambas partes se hizo evidente el pasado 16 de febrero, ya de este año, cuando se rompieron las negociaciones. No había acuerdo sobre cuándo se revertirían los recortes y si había presupuesto suficiente. Los nueve sindicatos con representación en el sector docente incluso convocaron una movilización para exigir garantías (incluso, mediante una ley) para la financiación de la escuela pública. Las conversaciones se retomaron finalmente con este requisito. Y, en los últimos meses, incluso con reuniones bilaterales entre sindicatos y el departamento, algo que criticó ELA.

La clave, por lo tanto, es que hubiera un gesto en el Presupuesto de 2019 con el sector educativo y más garantías en el documento. Y ayer, en la última Mesa Sectorial tras el final de curso, se produjo la votación de la última propuesta del departamento. Esta cuenta con el apoyo mayoritario en ese foro de negociación después de 21 reuniones. A través de su cuenta en la red social Twitter, la consejera de Educación, María Solana, destacó ese nuevo acuerdo “tras once años” desde el último.

En un comunicado, el Ejecutivo anunció estos apoyos que, en la práctica, supondrán reducir las dos horas de docencia directa este próximo curso en Infantil y Primaria, y en otras tantas en Secundaria, que se prevén para septiembre de 2019. También se plantea una reducción progresiva de esas horas para profesorado a partir de los 55 años, avanzar en las sustituciones y se abonará el verano, a partir del próximo curso, a docentes que trabajen al menos 5,5 meses en un curso. Y, para vigilar el cumplimiento de estas y otras medidas se creará una comisión de seguimiento. El objetivo, según apuntaron fuentes sindicales y del departamento, es mantener el pacto hasta el curso 2021-22, y que pueda seguir en vigor hasta que se firme otro.