Un Gobierno con luces y sombras

EL CUATRIPARTITO HA VIVIDO DOS GRANDES CRISIS EN ESTE MANDATO (Pío XII y la casa de las mujeres) y desavenencias desde el inicio;aunque también logros importantes pese a las dificultades

Un reportaje de Ana Ibarra. Fotografía Iban Aguinaga - Jueves, 5 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Cuenca y Eguino comparecen junto a Podemos, Aranzadi e I-E en una rueda de prensa en mayo de 2017 tras la crisis por Pío XII.

Cuenca y Eguino comparecen junto a Podemos, Aranzadi e I-E en una rueda de prensa en mayo de 2017 tras la crisis por Pío XII. (Iban Aguinaga)

Galería Noticia

Cuenca y Eguino comparecen junto a Podemos, Aranzadi e I-E en una rueda de prensa en mayo de 2017 tras la crisis por Pío XII.

Yo diferenciaría claramente entre lo que puede ser la salud del cuatripartito que en momentos concretos se puede resfriar e incluso dar unas décimas de fiebre, y lo que tiene una salud de hierro, que es el cambio”. Así se ventilaba el alcalde de Iruña hace un año la primera gran crisis de gobierno en una entrevista publicada por este periódico el 14 de mayo de 2017. Ha tenido que acercarse el último tramo de legislatura, y en víspera de Sanfermines, para que el nuevo puzzle roto no tenga tiempo de recomponerse. La búsqueda de consenso, y en su defecto, de mayorías, la lealtad y la seriedad y rigor técnico eran las premisas que planteó hace un año Joseba Asiron para seguir unidos. Se dieron entonces una nueva oportunidad en un cambio político que definía como “imparable” y “por encima de las personas y de quien quiera poner palos en la rueda”. Ahora, insiste el primer edil, están invitados a seguir dentro del órgano de gobierno pero sin asumir responsabilidades. No en vano en estos tres años han sido muchos los proyectos en los que han tirado para adelante unidos pese a las dificultades, con planes para mejora en barrios y escuelas infantiles, para la amabilización del centro, la recuperación de viviendas vacías para fines sociales y de espacios de uso comunitario, para la dignificación de la memoria histórica, a favor de la igualdad, y un largo etc.

Aranzadi e I-E, en el reparto a cuatro bandas, recibieron para sus áreas recursos y estructura para apoyar a familias en situación de vulnerabilidad, para la rehabilitación de viviendas vacías, para fomentar la participación ciudadana y la igualdad e impulsar proyectos de eficiencia energética... Las principales diferencias han venido a la hora de profundizar en algunos proyectos y también en el modelo de toma de decisiones.

plaza de la libertadLa primera fisura en el gobierno del cambio llegó con el nombre de la plaza de la Libertad. I-E se opuso al nombre de Serapio Esparza para denominar la plaza Conde Rodezno. Apenas cinco meses después de firmar el acuerdo programático que llevó a Asiron a la alcaldía, Edurne Eguino rompía la disciplina de voto y apoyaba junto con UPN la propuesta del PSN. Era noviembre de 2015.

Arrancaba 2016 y la concejala de Igualdad Ana Lizoain, cabeza de lista de Aranzadi, dimitía por motivos personales, y era sustituida por Manuel Millera. En la primavera de 2017 el diseño del carril bici de Pío XII fue, tal y como destacaron en aquel momento Aranzadi e I-E, “la gota que colmó el vaso” de un gobierno que, acusaron, no era colegiado sino bipartito y no cumplía el acuerdo programático. Ser poco transgresores con el cambio y de déficit de debate público fueron las principales críticas de los socios no nacionalistas. El proyecto de remodelación de Pío XII salió adelante con el refrendo de EH Bildu y Geroa Bai.

carril pío xiiTriunfó previo consenso técnico (Grupo Técnico de Movilidad) el plan que incorporaba el carril bici segregado y dejaba dos carriles en cada sentido para la circulación, uno de ellos con prioridad para el transporte público, aunque sin prohibir su uso al vehículo privado. No era sin embargo la solución que había propuesto Aranzadi, que se decantaba por el carril bus por el medio de la calzada y, a su lado, el carril bici. “Vais en vuestros Rolls Royce y no os fijáis en el estado de la calle”, arengaba Cuenca meses después a los vecinos que protestaron por el proyecto cuyas obras por cierto comenzarán después de San Fermín. El mismo edil que en su intento de protagonismo se hacía una criticada foto en el mismo paso de cebra de la Txantrea donde se había producido un atropello mortal para reclamar más seguridad.

Sin embargo, el goteo de desavenencias ya venía de atrás. Cuenca acudió el primer día del Privilegio de la Unión vestido de Spiderman no sin antes criticar la ordenanza de protocolo y proponer que la festividad de San Fermín pasara a nominarse Día grande de las fiestas. En octubre de 2016 Aranzadi pedía que no se sustituyeran los agentes jubilados en la plantilla de la Policía Municipal poco antes de que Asiron anunciara cambios en el modelo policial.

entrada de geroa baiPero la primera gran crisis, la de Pío XII, había dejado huella. Asiron dejó pasar la primavera y el verano. Llegó este otoño y Geroa Bai entró a ocupar responsabilidades con cartera propia. El área de Seguridad Ciudadana y Convivencia quedaba en manos de Itziar Gómez, mientras que Esther Cremaes asumía la nueva concejalía de Desarrollo Comunitario. De esta forma, Geroa Bai entraba en el Gobierno municipal, al que daba sustento externo hasta entonces pero sin concejalías delegadas (estaba en la JOB y llevaba barrios). La remodelación no sentó del todo bien a Aranzadi e I-E. Desarrollo Comunitario absorbía además de Deportes y Juventud (antes de Cultura), la gestión de los centros comunitarios de iniciativa social y el programa de prevención comunitaria que entonces correspondía a Eguino. También una parte de las funciones de juventud que estaban adscritas a Participación Ciudadana. Por contra, Igualdad y LGTB pasaban a tener concejalía delegada.

carril bici para labritCon Geroa Bai metido en faena se abría una segunda crisis, esta vez con las desavenencias que manifestó Aranzadi a la hora de dar el visto bueno a los presupuestos de 2018. Fue en la Junta de Gobierno donde están representados los cuatro grupos. Laura Berro se abstuvo mientras que Millera votó a favor. La rectificación de Aranzadi tras su asamblea celebrada días después cerraba la crisis presupuestaria. Esa misma mañana el alcalde se encargaba de avisar de las consecuencias de que alguno de los tres se abstuviera en la votación del proyecto presupuestario en pleno. “Podrían formar parte del gobierno municipal pero no ostentando concejalías delegadas”, alertó. Aranzadi había pedido un carril bici en la zona del Labrit que conectase con la Txantrea cuando las negociaciones ya estaban cerradas, según destacaron sus socios. El 12 de enero el cuatripartito ratificaba su unión y aprobaba en pleno los terceros presupuestos de la legislatura. Otras inversiones importantes como el plan de barrios quedaban pendientes de los seis millones de superávit que se ajustaban ahora con el cierre de cuentas y que no ha logrado salir adelante con las discrepancias sobre el proyecto de Casa de las Mujeres, la reforma de la unidad de barrio de Milagrosa y el carril bici de Labrit como telón de fondo.

Los socios de gobierno cesados ahora de sus carteras habían dado también más de un susto al gobierno del cambio. Laura Berro (Aranzadi) votó (mayo de 2016) a favor de un contrato en un concurso que ganó la asociación sin ánimo de lucro Yoar de Mendillorri donde trabajaba su hermana. Otra denuncia de UPN terminó con la anulación por parte de los tribunales del proceso de selección de cinco técnicos de participación del área que dirigió el dimitido Alberto Labarga y bajo la dirección de Axel Moreno, que meses después abandonaría su cargo por motivos personales. También Eguino tuvo que reconocer su “error, sin intención de favorecer a nadie” cuando facilitó por correo electrónico el temario de la convocatoria del concurso de ascenso para diez plazas de cabo dos días después de que lo aprobara la Junta de Gobierno.

Eguino ha llevado el área de Bienestar Social mientras que Aranzadi ostentaba Participación Ciudadana, Movilidad y Ecología Urbana e Igualdad. Dichas áreas quedan ahora absorbidas por EH Bildu y Geroa. El cambio se mantiene pero es indudable que el peso de la gestión bascula hacia un espacio menos plural (10 de 27 concejales) en un gobierno en minoría y con una oposición -muy unida en la práctica- que no perdona el cambio. Si hay una nueva apuesta habrá que aprender de los errores.

Últimas Noticias Multimedia