Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Los GTV: ‘Guiris de Toda la Vida’

Llevan muchos años viniendo a San Fermín. Son un oximorón: ‘celebrities’ anónimos, castas multilingües, cosmopolitas conservadores, innovadores de tradiciones, exportadores e importadores de anécdotas. Son los ‘GTV’ (Guiris de la Toda la Vida). En los próximos días algunos de ellos y de ellas desfilarán por estas páginas

Viernes, 6 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

gtv, guiris, sanfermines

Galería Noticia

gtv, guiris, sanfermines

Entre aquellos extranjeros famosos que en realidad nunca pusieron sus pies en Iruña, como relata aquí al lado Miguel Izu, y muchos otros que pasan por ella en una incursión fugaz de apenas 24 horas entre saltos de la Fuente de Navarrería o botellones en un camping del extrarradio hay un amplio terreno intermedio poblado por decenas, centenares (quizá miles) de visitantes que viven -y se beben- la fiesta con más intensidad que muchos PTV, pamploneses de siempre. Son los GTV, esos guiris de toda la vidaque llenan de connotación positiva este concepto surgido en el contexto de las guerras carlistas del siglo XIX (viene de “giristinos”, cristinos, palabra en euskera con la que los carlistas designaban a los liberales o partidarios de la reina regente Cristina, según la RAE), que se extendió en el castellano coloquial del boom turístico del franquismo y que ha acabado calando entre la población también de Iruña que ha ido bautizando con diferentes apelativos a los visitantes según su origen y actitud.

Más allá de algunos premios (los más conocidos son los Guiri del Año de Kukuxumusu y de Katuki Saguyaki) todos tienen en común que normalmente no salen con nombre y apellidos en la prensa. De hecho, el apellido importa poco en estas fiestas. Basta con un apodo o un nombre, asociado en ocasiones al país. Tim, el inglés;Stacey, de Nueva York;James, el australiano... En San Fermín uno o una no es lo que pone en su carné de identidad sino lo que hace y dice durante las fiestas. Realmente a nadie le importa el pasado de cada cual y el futuro no existe, más allá del día siguiente. En Iruña se vive el presente a tope. De ahí que, procedencias al margen, el periodo de tiempo que va entre el 6 y el 15 de julio es una ventana en el tiempo y en el espacio en el que suceden que cosas que no pasarían fácilmente el resto del año en esta Iruña de andar por casa o en otras partes del mundo. Todas se quedan en Pamplona, como en Las Vegas...

Y en este escenario es donde se van tejiendo multitud de historias humanas. A veces individuales y en otras ocasiones colectivas. Y las personas extranjeras tienen un papel muy activo en este guión coral que son los Sanfermines. Son imprescindibles en el paisaje festivo. Unos son aves de pasa. Otros se quedan hasta el Pobre de Mí. Y muchos repiten durante años. Estos últimos son los Guiris de Toda la Vida (GTV). Aquellos que conocen las interioridades de la fiesta como nadie. Que han generado sus propios canales, ritos, recorridos, costumbres y redes. En unas ocasiones lo hacen interactuando tímidamente con la población local y, en otras, sumándose ya a sus actos como si hubieran nacido en la calle Jarauta. En otras creando un mundo paralelo con otros visitantes con los que han tejido unos lazos ya indisolubles en torno a Pamplona y sus fiestas. Los reencuentros el día 6 (o el 5, ya que suelen venir con margen) son tan emotivos como las despedidas del día 14. Es más, suelen mantener un contacto continuo durante el resto del año desde sus ciudades y países de origen con los próximos Sanfermines comoleit motiv. Antes el nexo de unión era un bar o correo postal. Hoy seguro que tendrán su propio grupo de WhatsApp. Viven su propia escalera a distancia. Una cuenta atrás para volver al “paraíso”... Lo ha contado este año perfectamente Tim Pinks en su serial Escalera de un guiri del DIARIO DE NOTICIAS. Este inglés se asomará por estas páginas una mañana de estas (en su día preferido) para desvelar su verdadera y curiosa historia en Pamplona que arranca en 1984 en un banco de la plaza del Castillo. Como también lo hará Colin Dale, australiano que ha hecho de los Sanfermines su modo de vida con una agencia de viajes;o Esther Ziganda, que pese a sus apellidos nació en EEUU pero ha querido recuperar sus raíces familiares corriendo el encierro;o Stepahnie Mutsaerts,que cayó por Pamplona hace 20 años y además de ser casi la profesora de inglés más conocida de lo Viejo ha hecho de los Sanfermines su medio de vida;o Jean Herrera, que conoció San Fermín de la mano de sus padres que no faltaron a su encuentro en el Iruña hasta que las muerte les separó..., o June Yamaguchi y el mítico Jim Hollander, cuyas profesión periodística les han llevado a poner imagen y texto a unas fiestas universales... Como se suele decir,son todos los que están pero no están todos los que son... Bihar arte.