Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

San Fermín se viste de gala para brillar durante las fiestas

La Junta de la Corte de San Fermín se encarga de colocarle la espectacular capa, la mitra y el báculo al santo | El 7 de julio antes de la procesión se le pone el pectoral de obispo y el anillo episcopal

Miren Yoldi | Iñaki Porto - Viernes, 6 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Enrique Bretos vistió con la capa de gala de terciopelo, plata y oro a San Fermín.

Enrique Bretos vistió con la capa de gala de terciopelo, plata y oro a San Fermín.

Galería Noticia

Enrique Bretos vistió con la capa de gala de terciopelo, plata y oro a San Fermín.También le colocaron la mitra, regalo del rey de Perú al santo.Jesús González, miembro de la Junta, le puso el báculo.

Pamplona- Con varios días de antelación Iruña empieza a prepararse para el jolgorio: se coloca el vallado, los escenarios, las atracciones, las txoznas y un sin fin de espacios más. El patrón de las fiestas no puede ser menos, así que él también se viste de gala para estar guapo y brillante en los Sanfermines.

Cada 5 de julio los miembros de la Junta de la Corte de San Fermín se encargan de realizar el cambio de manto al morenico, en concreto Enrique Bretos, vecino de la calle Mayor, miembro de la Junta desde 1988. “Llevo unos ocho años haciendo esta labor y lo hago con mucho gusto, me siento un privilegiado”, relató Bretos. Después de la misa de las 19.30 del 5 de julio, en un acto a puerta cerrada, Bretos coloca al santo el manto bordado por las hermanas Imelda y Maritxu Atondo en el 2000. A su vez, le añade la mitra y el báculo, ambos de 1766. La mitra proviene de Filipinas, y fue un regalo encargado por parte del rey de Perú a San Fermín. Muestra elementos vegetales, sobre todo rosas, entre las que pueden verse multitud de insectos.

Además, el 7 de julio, después de la misa de la escalera y antes de la procesión, se le pone el pectoral de obispo y el anillo episcopal, con una gran esmeralda que fue donado en 1775 por Juan Antonio de Zelaya y Vergara, quien fue gobernador militar de Guayaquil (actual Ecuador) y gobernador de la provincia de Popayán (actual Colombia).

Bretos explicó que San Fermín es un santo muy querido en Navarra, en toda España y en el mundo entero. Día a día mucha gente acude a visitarle y cuenta con él, incluso le dan regalos. “Recuerdo un caso que me llegó al alma. Una señora catalana pidió que su marido llevara bien el cáncer y al tiempo me entregó una figura de agradecimiento, porque la actitud de su pareja frente a la enfermedad cambió positivamente y vivió en paz hasta que murió”, comentó.

Todos los valiosos elementos se custodian en el museo de la capilla de San Fermín, en la iglesia de San Lorenzo de Pamplona. A esto se le denomina el Tesoro de San Fermín y guarda las reliquias del santo, tanto las antiguas como algunas recientes, ya que San Fermín sigue recibiendo donaciones. “El valor real es el cariño, no el valor material de los regalos”, agregó Bretos. Por ejemplo, la floristería de Pamplona Villa Miranda lleva años y años regalando las flores que luce el santo.

Estos Sanfermines concluye el Año Jubilar que declaró el papa Francisco con el motivo de que el año pasado la Capilla de San Fermín cumplía 300 años.

Últimas Noticias Multimedia