un lesakarra 'multideportista'

Bixente Igarzabal sigue como un cohete en Lesaka

El triatleta Bixente Igarzabal fue ayer el encargado de encender la mecha del chupinazo de los Sanfermines de Lesaka

Aitor Arotzena - Sábado, 7 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El ‘ironman’ Bixente Igarzabal fue el encargado de lanzar el chupinazo ayer al mediodía en los Sanfermines de Lesaka.

El ‘ironman’ Bixente Igarzabal fue el encargado de lanzar el chupinazo ayer al mediodía en los Sanfermines de Lesaka. (AITOR AROTZENA)

Galería Noticia

El ‘ironman’ Bixente Igarzabal fue el encargado de lanzar el chupinazo ayer al mediodía en los Sanfermines de Lesaka.

Lesaka. - Bixente Igarzabal Villanueva, lesakarra de 46 años, ha destacado en los últimos años en los triatlones de larga distancia, conocidos como Ironman, en los que hay que completar un recorrido de 3,8 kilómetros a nado, 180 kilómetros en bicicleta y terminar corriendo una maratón, 42,192 kilómetros a pie. Ya ha finalizado 22 pruebas de este tipo, la última el pasado fin de semana, el célebre Roth Challenge en Alemania, que reúne a 300.000 espectadores y que el lesakarra ha realizado por tercera vez. Pero además de triatleta, Bixente Igarzabal ha jugado a baloncesto con el extinto equipo del Beti Gazte, ha sido también campeón de Navarra, Euskadi y del Mundo de sokatira con el mismo club, atleta de distancias largas… Trabaja como técnico informático en ANIMSA, pero no hay duda que su gran pasión es el deporte, aunque no pueda vivir profesionalmente de ello. Según comenta el chupinero, “excepto el fútbol, creo que he probado casi todo. Del deporte me gusta sobre todo ese punto de reto personal que tiene. Gozo con todo el recorrido que hay que realizar para conseguir una marca o un objetivo: el entrenamiento diario, los viajes, la competición…”.

Aunque a Igarzabal le resulta difícil elegir uno entre todos los deportes que ha practicado y practica, señala que “en la actualidad lo que más me gusta es correr, sobre todo disfruto en las maratones, tanto por la dureza de la prueba, como por el ambiente que hay en las calles. Hasta hace pocos años la bicicleta me gustaba más, pero tras un par de accidentes deportivos, he priorizado deportes más seguros, y de entre ellos, sin duda, el más seguro es correr”.

Preguntado sobre si prefiere los deportes colectivos o los individuales, Igarzabal responde que cada uno tiene sus aspectos positivos y negativos. “Cada deporte -señala- tiene su atractivo y yo tengo la suerte de poder trabajar individualmente y de poder ser parte de un equipo. En el deporte individual tú puedes marcarte tus objetivos y trabajar diariamente para conseguirlos, sin estar pendiente de nadie. Lo mejor de los deportes colectivos es el propio equipo y trabajar junto a tus amigos. De ambas maneras se sufre mucho, pero se compensa y se disfruta pensando que llevas el elástico del Beti Gazte y que representas al pueblo de Lesaka allí donde compitas”.

Buenas marcas Siempre le ha gustado el triatlón, sobre todo el de larga distancia. En el año 2008 completó su primer Ironman en Niza (Francia) y desde entonces ha finalizado 23, el último el Roth Challenge en Bavaria (Alemania), el pasado fin de semana, consiguiendo buenos registros. Consiguió ganar la primera edición del Ironbask en San Juan de Luz en el año 2012 y fue tercero en el 2013. También terminó segundo el Altriman en el año 2012, fue quinto en el 2011 y cuarto en el 2014. La mejor marca en este tipo de pruebas la tiene en 9 horas y 32 minutos (Ironcat 2016), que se dice pronto, pero uno de los objetivos que tiene es bajar de las 9 horas y media. “Otras metas que tengo en mente son terminar una maratón en menos de 2 horas y 40 minutos, y, por qué no, volver a ser campeón del Mundo con el equipo de sokatira de Beti Gazte”.

Tras terminar 4 kilómetros nadando y 180 de bicicleta, también hay que ser mentalmente muy fuerte para afrontar una maratón. Bixente Igarzabal cree que “es mejor no pensar en nada y mantener la mente despejada… En las carreras me marco los objetivos a corto plazo e intento evitar los pensamientos negativos. En las Ironman la preparación física tiene mucha importancia, pero también el entrenamiento psicológico”.