El equipo de gobierno defiende la supresión de la Zona Azul

La oposición tiene “dudas” a falta de que se concreten todos los detalles

R. Usúa - Sábado, 7 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Público asistente al pleno celebrado el jueves al mediodía.

Público asistente al pleno celebrado el jueves al mediodía. (R. USÚA)

Galería Noticia

Público asistente al pleno celebrado el jueves al mediodía.

estella-lizarra- El equipo de gobierno en el ayuntamiento de Estella-Lizarra defendió en el pleno del jueves los cambios que se van a producir con respecto al estacionamiento en la ciudad con la supresión de la Zona Azul. Como se recordará, se va a sustituir por otra fórmula, de forma que se podrá estacionar en varias zonas de forma gratuita por 90 minutos.

Al igual que pasará con el Casco Viejo, el estacionamiento se controlará con cámaras. Por eso, se acordó en la sesión volver a someter a exposición pública la ordenanza reguladora de accesos al centro histórico y centro comercial de Estella al entender que se ha introducido, respecto al pleno de abril, una modificación sustancial del texto.

“Queríamos que hubiera rotación y que fuera gratuito, y creemos que el hecho de ser gratuito, para realizar una gestión o comprar en un comercio, es positivo para la ciudad”, explicó el alcalde, Koldo Leoz (EH Bildu), recordando que en su origen la Zona Azul llegó a tener más de 320 plazas y que actualmente se sitúa en 184 “y raramente se llenan”.

Eso ha repercutido también en los ingresos que percibe anualmente el Consistorio. De recibir casi 45.000 euros al año (20.000 del canon y otros 25.000 en proporción de los ingresos), ha pasado a 20.400 en 2017 (20.000 del canon más otros apenas 400 extra).

Desde la oposición, UPN y PSN mostraron sus “dudas” con respecto a este cambio: por el coste económico y por las ventajas que puede tener con respecto al sistema actual. El regionalista Javier López preguntó por el futuro del parking subterráneo y por el coste del sistema de cámaras para la lectura de matrículas. Y los socialistas echaron en falta “un estudio económico”.

Leoz respondió que el Consistorio gestionará el parking subterráneo y que será necesario cubrir un puesto de trabajo. Esa misma persona podría encargarse del servicio de grúa o la otra opción es externalizar. “Hasta febrero tenemos tiempo de estudiarlo bien, pero hay que tener en cuenta que la grúa se utiliza de media una vez por semana”, comentó el alcalde.

El primer edil aseguró que con estos cambios en el estacionamiento no se ha buscado el beneficio económico sino el beneficio general para la ciudad y que el nuevo servicio “no será muy deficitario”. Así las cosas, -aunque no se ingresará ya el canon anual por la Zona Azul-, habrá un ahorro de 11.000 euros al año al recuperar la gestión del parking subterráneo y no tener que pagar por el mantenimiento de las 88 plazas que el Consistorio tiene en propiedad. En ese sentido, añadió que quieren “impulsar” el subterráneo alquilando las plazas a un precio rebajado. “Además, conseguiríamos liberar espacio en superficie”.

Desde Ahora-Orain, Tito Martínez señaló que el equipo de gobierno “ha priorizado otras cosas por encima del afán recaudatorio”, y desde Geroa Bai, Ricardo Gómez de Segura defendió que el nuevo sistema es “moderno. Aunque tuvimos dudas, tras un profundo análisis creemos que es una buena medida. Las alternativas que había eran poco eficaces y dándole una vuelta al parking subterráneo se puede compensar la bajada de ingresos”.

El cambio de fórmula supondrá el adiós a la empresa Dornier tras casi 20 años. Ante las críticas de UPN por la situación a la que pasan los empleados, Leoz dijo que ellos fueron los primeros en conocer la decisión. “Lamentamos la situación, pero tenemos que mirar por el bien general de la ciudad. No son empleados del Ayuntamiento, sino de Dornier, y es una empresa con posibilidades de recolocarles”. Dos empleados aseguraron allí que la empresa les ha anunciado que no continuarán.

OTROS TEMASEn el pleno se acordó también no prorrogar el contrato para prestar el servicio de cementerio municipal, adjudicado a Cemendena en 2010, y licitarlo otra vez. Y también se aprobó la ordenanza reguladora de la utilización del Espacio Cultural Los Llanos, cuya forma de gestión ha variado en los últimos meses.