Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Estela rojiblanca repleta de ‘momenticos’ para el Santo

La procesión de San Fermín congregó a miles de personas que recorrieron junto a la imagen las calles de Pamplona

Oskar Montero - Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Uno de los ‘momenticos’, en la plaza del Consejo con la Coral Santiago de la Txantrea entonando ‘Al glorioso San Fermín’.

Uno de los ‘momenticos’, en la plaza del Consejo con la Coral Santiago de la Txantrea entonando ‘Al glorioso San Fermín’. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Uno de los ‘momenticos’, en la plaza del Consejo con la Coral Santiago de la Txantrea entonando ‘Al glorioso San Fermín’.

Virginia Urieta

pamplona- Puede que esté ya acostumbrado a ser el centro de todas las miradas. De los cánticos, los agasajos y los homenajes. Pero es que su día, el día grande, no puede ser de otra manera. Y el Santo moreniconi siquiera se sonroja, firme mientras observa todo desde las alturas. Quizás incluso recuerde otros tiempos, no tan modernos, cuando no lo acaparaban todo las pantallas. Los móviles y los flashes, agolpados entre una multitud dispuesta a darlo todo sólo por echarle un vistazo. Y mandarle un beso, un saludico, antes de que se pierda entre las atestadas calles de su querida Iruña.

La procesión de San Fermín fue ayer multitudinaria. Emotiva y sentida, llena de esos mágicos momenticos que la hacen tan especial. Tanto que ya antes de que el Santo se dejara ver, en una parroquia de San Lorenzo abarrotada, más de 50 voces le cantaron de puertas para adentro mientras fuera la escuela de jotas de Irabia iba fraguando poco a poco su llegada. Entonando, grandes y mayores, todas sus canciones, ante un público que también se las sabía.

Ángel Yanguas, portador de la imagen de San Fermín durante 44 años, no salió con él este año. Pero el alcalde de Pamplona quiso destacar su dedicación con un pequeño homenaje antes de la esperada cita, en el despacho de Alcaldía. Al Santo, después, lo anunciaron las campanas. “Ya puedes mirarlo porque no lo vamos a ver más”, decían desde la comitiva minutos antes de salir, antes de que ese capotico dorado se perdiera entre un gentío que casi se peleaba por conseguir su mejor plano. Mujeres de punta en blanco, con su broche del santo en la solapa, bebés dormidos en los regazos de sus madres -o intentándolo- y pañuelos al cuello de todo tipo de procedencia convivieron ayer siguiendo la estela rojiblanca, encabezada por la comparsa, la Cruz de San Lorenzo y la Cruz Arzobispal, seguidas de los gremios de carpintería y labradores, la Hermandad de la Pasión y Congregación Mariana, timbaleros y gaiteros, dantzaris y txistularis municipales, la imagen del Santo, el Cabildo catedralicio, la bandera de la ciudad y los maceros, la corporación municipal, la escolta de gala y La Pamplonesa.

“¡Qué pequeño es!”, decía una mujer entre el público al ver al morenico, quedesataba aplausos, vítores y todo tipo de piropos a su paso. “Es más alto San Blas. Pero éste es tan especial...”, apuntaba. El grupo Canta et Yanta le dedicó una jota antes de tomar la calle San Antón, poblada de vecinos que no quisieron perderse el momento desde la comodidad de sus balcones y, más adelante, las voces de Bihotzez (Guetaria) también le ragalaron algún cántico.

emotivo agur jaunakEl santo iba con prisas, pero las paradas de rigor brindaron sus momenticos. Uno de los más emotivos fue en el pocico de San Cernín donde, acompañados por los txistularis, la coral de Napardi entonó el Agur Jaunak. También en la plaza del Consejo, junto a la fuente de Neptuno, Marta Sota y Javier Aguirre le cantaron Al Glorioso San Fermín, homenaje de la Coral Santiago de la Chantrea que a más de uno le sacó las lagrimillas. Consiguieron casi lo imposible paralizando toda una calle, inmortalizando la estampa con un silencio insólito roto sólo por los aplausos que impulsaron de ánimos los siguientes tramos del recorrido. La imagen del santo estuvo acompañada por la comparsa de Gigantes y Cabezudos, la banda de música La Pamplonesa, txistularis, gaiteros, timbaleros, libreas, maceros y representantes de las peñas y de la Hermandad de la Pasión del Señor.

De vuelta en San Lorenzo, donde fue recibido y agasajado con una lluvia de pétalos, a San Fermín le esperaba el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, que ofició la misa en su honor. “Hoy celebramos la fiesta de un Santo que ha entrado en la vida de los navarros y, de modo especial, de los pamploneses. Si algo nos puede enseñar San Fermín es a vivir la virtud de la fortaleza, que él consiguió, no por puro azar, sino porque tuvo la valentía de amar a Dios y se fió de él”, señaló durante la homilía.

Pérez instó a aprender del santo con un “justo y sano comportamiento” en unas vidas que a veces se ven acosadas por “los vicios”. Asimismo, hizo alusión al Santo Jubileo de San Fermín que concedió el Papa Francisco con motivo del 300 aniversario de la consagración del altar y la capilla del santo en la parroquia de san Lorenzo. Dentro de esta conmemoración, que concluyó ayer, se han desarrollo diversas celebraciones, como la procesión del Santo por primera vez en abril.