Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Ha sido duro, por el silencio institucional y la impunidad”

Hoy se cumplen 40 años de los sucesos provocados por la Policía y en los que murió Germán

Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Fermín Rodríguez, en la presentación de un estudio sobre su hermano Germán.

Fermín Rodríguez, en la presentación de un estudio sobre su hermano Germán. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Fermín Rodríguez, en la presentación de un estudio sobre su hermano Germán.

PAMPLONA.– Fermín Rodríguez, hermano de Germán, el joven muerto por un disparo de la policía en los incidentes de los Sanfermines de 1978, asegura que la vida durante las últimas cuatro décadas ha sido dura, por la tristeza de perder a un familiar, por la amargura que provoca la "impunidad judicial" en torno a este caso y por el "silencio institucional".

Los graves sucesos de los Sanfermines del 78, de los que ahora se cumplen 40 años, tuvieron lugar la tarde del 8 de julio cuando la Policía Nacional entró en la plaza de Toros al finalizar la corrida.

Los incidentes continuaron fuera del coso taurino y se alargaron hasta entrada la madrugada en las inmediaciones de la Plaza del Castillo y de la avenida de Carlos III, con vehículos incendiados y calles cortadas por barricadas.

Hubo cargas de la policía con porras, pelotas de goma, bombas de humo y disparos de fuego real y, como consecuencia, se produjo un muerto, Germán Rodríguez, y seis heridos de bala. A ellos se sumarían otros heridos, que podrían situarse entre 50 y 55 personas.

CASTIGO EJEMPLARIZANTE Fermín Rodríguez interpreta que el objetivo de esta carga policial era "dar un castigo ejemplar a esta ciudad, primero por su combatividad obrera y segundo porque, en el proceso identitario de aquellos tiempos, Navarra se estaba inclinando mucho hacia la unión con el País Vasco. A la derecha eso le daba mucho miedo y pegó un puñetazo encima de la mesa".

"Muerto Franco no se acabó la rabia", destaca Rodríguez, quien ha asegurado que "el franquismo no era Franco, era todo el aparato que había montado la derecha desde la guerra, todo el aparato militar, judicial, policial. Cuando se murió Franco, el aparato quedó".

Para intentar esclarecer los hechos, la falta de documentación ha sido uno de los principales problemas. La documentación de los sumarios no ha sido todavía notificada y tampoco han obtenido respuesta las peticiones de información al Ministerio del Interior, a la Dirección General de la Policía o al Archivo Histórico Nacional.

"Para la derecha", valora el hermano de Germán, "no hemos existido nunca y ellos son conscientes de lo que pasó, porque estaban ahí y lo vieron en la plaza de toros, donde había gente de todo signo y color. Ellos vieron lo que pasó, pero lo que quieren es taparlo y olvidarlo".

Pero esclarecer lo sucedido sigue siendo complicado. El pasado 8 de mayo, la Comisión de Interior del Congreso rechazó una proposición no de ley de Podemos, PNV y ERC sobre la desclasificación de los documentos oficiales de este caso. La petición ha vuelto a ser presentada en el Congreso por EH Bildu, Podemos, ERC y Compromís.

Al fin de arrojar luz sobre los incidentes de 1978, a primeros de junio se presentaron en Pamplona las conclusiones de un estudio de un grupo de trabajo, basado en un informe técnico documental elaborado por la Universidad Pública de Navarra.

Ese informe concluye que hubo un "plan premeditado" para "reprimir y escarmentar a la población" y una investigación judicial "negligente, insuficiente y mediatizada", por lo que ve fundamental la reapertura de los sumarios y presentar una querella por lesa humanidad.

Rodríguez resalta en ese sentido que "por lo menos tienen que dar unas explicaciones en el juzgado y que quede meridianamente claro para la historia quiénes fueron los responsables. Además, me gustaría saber por qué fueron capaces de permitir semejante salvajada".

En Navarra, ya se ha comenzado a dar pasos en materia de reparación. El 8 de junio, las víctimas de los sucesos de 1978 fueron reconocidas en un acto institucional organizado por el Ayuntamiento de Pamplona en el que también se reconoció el trabajo desarrollado durante 40 años por el colectivo Sanfemines-78: gogoan! para mantener viva la memoria de lo sucedido aquel año en la ciudad.

El Parlamento y el Ayuntamiento de Pamplona, asevera Rodríguez, "hace tres años empezaron a darnos opción de expresarnos, pero por parte de las instituciones de Madrid ha sido todo silencio. Nos ha hecho más caso últimamente Europa que el Congreso o el consejo de ministros".

Con motivo del 40 aniversario de aquellos sucesos, el colectivo Sanfermines-78: gogoan! ha puesto en marcha una campaña que supone "un impulso importante para la recuperación de todas las cuestiones pendientes en relación con la agresión cometida", explica la portavoz de la asociación Amaia Kowasch.

"Queda mucho por hacer, es por ello que seguiremos en contacto con el Parlamento Europeo denunciando la impunidad, seguiremos en el Congreso de diputados y diputadas exigiendo la desclasificación de los documentos referentes a la agresión policial que sufrió esta ciudad hace 40 años. Seguiremos exigiendo verdad, justicia y reparación", explica Kowasch.

ESTATUA POR LA MEMORIA Los sucesos de 1978 también han sido recordados mediante un monumento de la artista navarra Dora Salazar instalado en la calle Roncesvalles, en las inmediaciones de la plaza de toros. La obra, realizada en bronce y de más de dos metros de altura, es un cuerpo totémico, mutilado, sin cabeza ni brazos.

La estatua, afirma Rodríguez, "es un reconocimiento no solo a Germán, que también, sino a todas las personas que sufrieron aquel día, que fueron heridos de bala, de pelotazos o gaseados, y también aquellas que vivieron momentos de terror. La estatua simboliza a toda la ciudad, es un monumento conmemorativo de la agresión a toda la ciudad".

Sin embargo, no serán muchas las ocasiones en que Rodríguez se acerque hasta este lugar: "Si no es imprescindible, no paso por la avenida Roncesvalles, porque siempre me trae malos recuerdos".

Más sobre Sanfermines 2018

ir a Sanfermines 2018 »