Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
TIENE "IMPORTANTES DESTROZOS MUSCULARES QUE NO HAN LLEGADO AL VIENTRE"

Javier Castaño, herido grave al sufrir una cornada en el vientre

Se prevé que podría retomar su actividad profesional en "15 o 20 días" si todo va según lo previsto

EFE - Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 20:36h

Javier Castaño en el momento de sufrir la cornada.

Javier Castaño en el momento de sufrir la cornada. (EFE/Villar López)

Galería Noticia

Javier Castaño en el momento de sufrir la cornada.

Pamplona. - El torero salmantino Javier Castaño, cogido de manera aparatosa al entrar a matar al cuarto toro de la corrida celebrada hoy en Pamplona, está siendo intervenido en la enfermería de una cornada que produce importantes destrozos musculares pero sin llegar a penetrar en el vientre.

Así lo ha confirmado a Efe el apoderado del torero, Hipólito, quien ha querido mandar un mensaje tranquilizador sobre el estado de salud de su poderdante, que podría retomar su actividad profesional en "15 o 20 días" si todo va bien.

"La cornada le ha abierto un músculo de la zona del vientre, pero gracias a Dios no ha entrado ni en el vientre ni ha llegado a afectar a otros órganos importantes, algo milagroso porque la manera de cogerle ha sido muy fea y la zona por donde ha entrado el pitón era también muy delicada", asegura Hipólito.

En estos momentos, justo cuando la cuarta de los Sanfermines acaba de finalizar, Castaño sigue siendo intervenido en la enfermería de la plaza, en cuyos aledaños se encuentra las cuadrillas, allegados, profesionales y compañeros de la tarde de hoy, Emilio de Justo y Gonzalo Caballero.

El momento del percance de Castaño vino a la hora de ejecutar la suerte suprema. El astado, de la ganadería de José Escolar, se le puso por delante a la hora del embroque y "cazó" al espada salmantino a la altura del bajo vientre, colgándole del pitón y zarandeándole antes de arrojarle con violencia sobre el albero.

Una vez allí el animal volvió a hacer por él, propinándole una severa paliza, antes de que las cuadrillas pudieran zafarle de las astas del "escolar" y conducirle a toda prisa a la enfermería de la plaza.

Más sobre Sanfermines 2018

ir a Sanfermines 2018 »