Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Primera y última vez que corremos en San Fermín”

El canadiense Maxi Murdoch, de 20 años y acompañado por su padre, sufrió una contusión en la pierna izquierda

Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Maximiliano Murdoch.

Maximiliano Murdoch. (A.R./A.B./M.P)

Galería Noticia

Maximiliano Murdoch.

PAMPLONA. Correr el encierro es para muchos una experiencia que hay que vivir, al menos, una vez en la vida. Es el caso del joven canadiense de 20 años, Maximiliano Murdoch y su padre, quienes hace unos días se armaron de valor y se pusieron rumbo a Pamplona únicamente para vivir en primera persona lo que se siente al ponerse delante de seis imponentes toros. Murdoch, que fue uno de los trasladados al hospital por una contusión leve en la pierna izquierda, aseguró: "Ni mi padre ni yo habíamos corrido el encierro antes, este año ha sido la primera vez pero también será la última".

Con esta firmeza, el joven, que hoy pone rumbo a Montreal, aseguró que pasó un momento de auténtico pánico cuando, entre la multitud de corredores, sufrió una aparatosa cogida por parte de uno de los astados aunque finalmente se quedó en un susto y en algún que otro rasguño. "En cuestión de segundos el toro vino directo hacia mí y me lanzó por los aires. En ese momento lo único que vi fue el cielo, no era consciente de nada", comentó Murdoch, quien no soltó su móvil ni durante la cogida. Su padre, todavía con el miedo en el cuerpo y algo más nervioso que su hijo Maximiliano, afirmó: "Miré a mi derecha y vi todo. Vi cómo mi hijo saltaba por los aires a casi un metro y medio del suelo. La verdad es que pasé mucho miedo".

Según apuntaron padre e hijo, las fiestas de San Fermín y los encierros "no son un tema que se suela escuchar mucho en Canadá". "Aunque se conozca la temática de la fiesta y sobre todo los eventos más populares, como el Chupinazo o los encierros, no es una festividad de la que se hable mucho", aseguraron. "No te vas a encontrar con mucha gente que te diga Vamos a Pamplona a ponernos delante de un toro", añadieron. Sin embargo, esto no fue lo que ocurrió en el caso de Murdoch y su padre. Ambos vieron una oportunidad perfecta para vivir una experiencia única.