Josu Chueca | Doctor en Historia y profesor de la UPV-EHU

“Las mujeres fueron el motor de la Red Álava”

La exposición itinerante ‘Red Álava. Mujeres invisibles, solidaridad y espionaje (1936-1947)’ se puede visitar hasta el 18 de julio en Arizkunenea

Una entrevista de Fernando Anbustegi Goñi | Fotografía F.A.G. - Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El comisario de la exposición, Josu Chueca, el día de la inauguración.

El comisario de la exposición, Josu Chueca, el día de la inauguración. (F.A.G.)

Galería Noticia

El comisario de la exposición, Josu Chueca, el día de la inauguración.

ELIZONDO- ¿Qué es la Red Álava?

-La Red Álava es una organización que funciona desde septiembre de 1937 hasta diciembre de 1940. Es una organización, aunque se le ha llamado red, para trabajar en solidaridad con los presos;para conseguir información de cómo estaba el tema represivo, tanto en cárceles como en juzgados de la España franquista a partir de otoño del 37. En esa época, ya prácticamente ha finalizado el frente norte, se ha dado la rendición de Santoña, donde la mayor parte de los batallones del ejército vasco que han salido de Vizcaya se rinden en la famosa capitulación de Santoña. De Baiona y de París, el Gobierno Vasco que está en el exilio quiere saber qué está ocurriendo con esos presos que son ya muchísimos, y además el Gobierno Vasco no está como había estado hasta junio del 37 operando en Vizcaya sino que está en el exilio y tiene a su ejército prácticamente desarticulado y cautivo y quiere saber lo que ocurre.

Entonces entra en escena Bittori Etxeberria.

-Sí, Bittori Etxeberria es la primera integrante de lo que sería a posteriori la red. La llaman para que sepa qué ha ocurrido en Santoña y qué está ocurriendo, porque hay miles de personas que han sido apresados, quieren saber qué ha ocurrido con el famoso pacto, cómo se está materializando. Es un pacto que habían negociado dirigentes del PNV como Ajuriaguerra con el ejército italiano, pero que va a quedar en agua de borrajas. No sólo eso, además de los encarcelamientos masivos, empiezan las ejecuciones. Hay parte del Euskadi Buru Batzar que ha quedado preso... y como quieren saber qué ha ocurrido ahí, ponen a Bittori Etxeberria en marcha.

Bittori Etxeberria a través de otras mujeres que también son próximas al mundo nacionalista, por ejemplo, Itziar Mujika que, como Bittori, había estado trabajando en Emakume Abertzale Batza en los años de la República, que además tiene dos hermanos presos;otra mujer, Delia Lauroba, que tiene a su marido preso en Santoña...se van a poner en contacto y eso va a ser el inicio de un trabajo de información para saber qué está ocurriendo con los presos, y también información desde fuera para los presos. Se trata también de una red de solidaridad para abastecer de alimentos, medicamentos, ropa... pero fundamentalmente lo interesante es saber qué está ocurriendo en las cárceles y en los juzgados franquistas, para que,sacando esta información fuera, desde el exterior mover hilos a través de diplomacias, con italianos, franceses, británicos y demás... intentar amortiguar la maquinaria represiva franquista.

Bittori es la primera columna, el primer eje sobre el que va a pivotar esta red, luego, a través de tres mujeres más, que también van a ser básicas en esta red se va a extender a las cuatro provincias vascas, Navarra, Guipúzcoa, Vizcaya y Álava, con toda una serie de colaboradores que entonces ya sí que nos lleva a hablar de organización porque son personas que de forma sistemática están trabajando en esta línea de apoyar a los presos, de conseguir información sobre su situación penal, su situación judicial y darles información del exterior a los presos para que se sientan apoyados.

Cuando esta red es desarticulada a finales de 1940, principios de 1941, entre los que procesan finalmente, unas 20 personas, más las que han sido detenidas, interrogadas y luego puestas en libertad, la red alcanza las 30 personas. Pero sabemos también, a través de nuestras investigaciones que, seguramente, eran más de 50 personas organizadas en las cuatro provincias.

Tejieron una red de colaboradores muy extensa. También en Navarra y particularmente en Baztan.

-Sí, Baztan fue un punto nuclear, primigenio y originario. Baztan está en la muga, tiene una muga muy extensa, y siempre ha sido clave para superarla. Pero no sólo es la situación geoestratégica que tiene Baztan sino que hay gente como Bittori, como Felicitas Ariztia, Agustin Ariztia, Esteban Etxeberria, Timoteo Plaza (aunque éste último tuvo que exiliarse pronto) y algunos más que en aquellos años, en concreto en los años de la República han estado metidos en toda la actividad política y cultural que se vive en Euskal Herria o en Baztan. Están vinculados en el caso de Bittori tanto al PNV o a Emakume Abertzale Batza y hay una proximidad politico-ideológica respecto a los sectores que desde el inicio de la guerra están siendo reprimidos. Entonces, Baztan se va a convertir a través de estas personas y gente de Pamplona en un lugar de evasión de gente que es perseguida por los franquistas, y en un lugar de solidaridad. Dada la proximidad, y sobretodo, la voluntad que tienen ellos, el Gobierno Vasco se da cuenta de que con Bittori. Felicitas, Agustin, Esteban, Timoteo... tiene una gente muy bien situada y de la posibilidad de hacer lo que van a hacer desde el otoño de 1937 hasta finales de 1940. Contactos, prácticamente, con una periodicidad casi semanal de un lado a otro de la muga, en los dos sentidos. Eso es lo interesante de esta red, no es sólo pasar información al interior, es conectar con la gente que está presa en las entrañas del vientre fascista, es decir, en las cárceles de San Cristóbal en Pamplona, de Larrínaga en Bizkaia, de Ondarreta en Gipuzkoa... además con el Dueso, Burgos, o Carmona, la cárcel para sacerdotes.

En todo este entramado, todos los integrantes son eslabones de la red, y Baztan hace de bisagra por su proximidad a la muga pero, sobretodo, porque desde el primer momento hay gente que está muy involucrada por razones políticas. Y quiero remarcar, por razones políticas.

Porque suele ocurrir que algunos dicen;es que es zona de contrabandistas, igual hay gente que lo hace por dinero... No. Una cosa es que puntualmente utilicen el apoyo logístico, o que cobren una especie de dietas, por desplazamientos. Pero eso no nos debe llevar a pensar que, como les ha llevado a algunos investigadores, esta red es una cosa de contrabando. No. Fundamentalmente hay una motivación política. Todos, absolutamente todos los que fueron encausados en la red tienen su biografía íntimamente vinculada a una praxis política, en este caso al PNV, Solidaridad de Trabajadores Vascos y Emakume Abertzale Batza.

Esta red fue muy importante

-Existieron otras redes análogas y parecidas, sobretodo, para sacar gente a Francia y demás. Pero por su eficacia y por su duración, es una red de las más importantes. El informe que luego se va a reflejar en la sentencia y en los juicios se ve que hay 1242 documentos que son pasados desde septiembre del 37 hasta enero del 39, y luego hay cantidad de gente que va a ser ayudada a pasar al otro lado de la muga;por supuesto, también hay documentación que se meten al interior. Esto hace que, prácticamente con una periodicidad semanal, haya viajes de ida y vuelta. Viajes con contenido, con documentación. Documentación conseguida de forma muy curiosa, a veces de los mismos juzgados, de los mismos cuarteles... documentación muy sustanciosa. Trabajo de espía muchas veces, porque esta red también tuvo su vertiente de espionaje, de trabajo en favor del Gobierno Vasco recabando información, a veces de los lugares más difíciles. Por ejemplo, Modesto Urbiola, integrante de esta red, era empleado del juzgado y utilizaba su cargo para conseguir información de primera mano.

Fue una red muy importante y singular, repito, por su eficacia y duración, y por supuesto, por el papel tan importante que las mujeres tuvieron en esta red. Porque en realidad, numéricamente eran una minoría, pero estas mujeres son las columnas sobre las que se desarrolla todo el conjunto de la red. Son ellas las que contactan con Santoña, son ellas las que contactan con toda la gente que se va a ir integrando en la red. Estas cuatro mujeres (Bittori Etxeberria, Itziar Mujika, Delia Lauroba y Tere Verdes) son el motor de esta red.

Funcionó hasta que los nazis se interpusieron en el camino

-La desarticulación de esta red fue muy tardía, en el marco de la Segunda Guerra Mundial. El ejército alemán entra con una facilidad que asombra a todo el mundo, rápidamente, entra desde Bélgica. En menos de dos meses, para finales de junio de 1940, ya estaban en Hendaia. Para entonces se había producido el armisticio, con la rendición de Francia ante Alemania, se constituye el gobierno de Vichy, y en este contexto los alemanes entraron en la sede que el Gobierno Vasco tenía en París, en la Avenue Marceau, nº 11. Intervienen, entre otras cosas, documentación sobre esta red en la sede del Gobierno Vasco en París. Hasta entonces, durante todo el tiempo que la red estuvo funcionando solo una persona tuvo problemas y escapó: Agustin Ariztia. Pero no fue por esta red, sino porque cayó otra red que funcionaba vinculada al Partido Comunista y había quedado quemado. El resto de los integrantes actúa hasta finales de 1940. Es curioso, por denominarlo de alguna manera, aquella sede del Gobierno Vasco en el exilio, ¿qué es ahora?

-Es para subrayar. El edificio, que era del Gobierno Vasco, es actualmente la sede del Instituto Cervantes. Este edificio que era del Gobierno Vasco, hoy en día sigue en manos de las autoridades españolas porque las autoridades franquistas lo recuperaron en los años 50, hasta nuestros días.

Entre los documentos encontrados, estaba la llave para detener a toda la red.

-Cuando los nazis entran en la sede del Gobierno Vasco, se encontraron un informe sobre la red que habían hecho los servicios de Interior vasco en Baiona, y en ese documento se explicaba cómo funcionaba la red, cuáles eran los integrantes de la red, y aunque venían con nombres de guerra, por ejemplo Pepita Etxano (Bittori Etxeberria), había tal cantidad de datos que no era difícil saber quiénes eran. La Policía, tirando de estos hilos pronto identifica a los integrantes de esta red y en pocos meses se producen las primeras detenciones. Si los datos fueron aprehendidos en junio de 1940 en París, el 20 de diciembre del mismo año se dan las primeras detenciones en Baztan, y en cuestión de 15 días detuvieron a todo el núcleo de la red.

Las condenas fueron muy duras.

-Sí, hubo dos juicios. Uno fue relativamente rápido. A mediados de enero de 1941 trasladaron a todos los detenidos a Madrid y a primeros de julio tuvo lugar el juicio oral. El fiscal pidió 19 penas de muerte sobre 20 procesados y los jueces le dieron el visto bueno.

Entonces el militar que hizo de abogado de todos, Ramón Revuelta, puso un recurso. Esto originó que hubiera un segundo juicio, en septiembre de 1942. En este caso, las 19 condenas a pena de muerte se rebajan a una sola, en la persona de Luis Álava. Por eso esta red ha pasado a denominarse Red Álava. La única persona que fue ejecutada, el 6 de mayo de 1943, fue Luis Álava Sautu. Los demás fueron condenados a 30, 25 y 20 años de cárcel. No cumplieron la condena íntegra porque a partir de 1943 el franquismo comenzó a rebajar penas y a dar indultos. Entre 1943 y 1945 los condenados salieron de prisión en libertad provisional, aunque hasta el año 1947 no pudieron volver a su vida normal. Por ejemplo, Bittori, a pesar de salir de la cárcel en 1945, fue obligada a residir en Madrid, hasta que en 1947 pudo regresar a Baztan.

En mayo se cumplieron 75 años de la ejecución de Luis Álava

-Teniendo en mente el aniversario del fusilamiento de Luis Álava, empezamos a trabajar en esta exposición, en un documental y en un libro colectivo que pronto saldrá a la luz. En concreto la primera inauguración de esta exposición itinerante fue en Vitoria-Gasteiz, coincidiendo con el fusilamiento de Luis Álava.

¿Qué podremos encontrar en esta exposición?

-Hay unos paneles donde aparecen fotografías vinculadas a la red, explicando quiénes eran los integrantes y que tipo de trabajos hacían. Junto a las fotografías aparecen unos textos en euskera y castellano. Y luego aparecen parte de los documentos que se generaron en torno a la red, tanto documentos judiciales, como cartas que se sacaban de la cárcel... todo dispuesto de una forma muy artística.

La exposición sirve de homenaje a todos los integrantes de la red.

-Sí, claro, pero es una pena. Todos los integrantes de la red han fallecido. Es mejor tarde que nunca, pero... Este reconocimiento hubiera sido mucho mejor hace unos años, cuando aún vivían. Hemos tardado en ver la verdadera importancia de esta red. Ellos no le dieron tanta importancia a lo que hicieron, pero ahora nos damos cuenta, somos conscientes de que lo que hicieron son palabras mayores.

las claves

Existieron otras redes análogas y parecidas, sobre todo, para sacar gente a Francia y demás

Baztan fue un punto nuclear, primigenio y originario. Baztan está en la frontera, tiene una muga muy extensa

La Red Álava fue muy importante por su duración y eficacia. Y singular, por el papel tan importante que las mujeres tuvieron en ella

Desde septiembre de 1937 hasta enero de 1939 pasaron 1.242 documentos

Luis Álava fue el único fusilado. Lo ejecutaron el 6 de mayo de 1943

etiquetas: baztan, upv, red alava