Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Cien años repartiendo ilusión a niños y mayores desde dentro de los gigantes

Los Iribertegui llevan ya cuatro generaciones formando parte de la comparsa

Sofía Sánchez | Iban Aguinaga - Lunes, 9 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

De izquierda a derecha, Iñaki y Pedro Iribertegui sujetan el pañuelo verde entregado por la comparsa.

De izquierda a derecha, Iñaki y Pedro Iribertegui sujetan el pañuelo verde entregado por la comparsa. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

De izquierda a derecha, Iñaki y Pedro Iribertegui sujetan el pañuelo verde entregado por la comparsa.

pamplona- El honor más grande de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona sin duda recae en la labor de ilusionar a niños y mayores durante todas las mañanas de los Sanfermines portando esas figuras que son desde hace ya tiempo, un icono inigualable de las que dicen son fiestas más importantes del mundo.

Sin embargo, la familia Iribertegui acumula otro honor, el de llevar cuatro generaciones formando parte de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos superando los 100 años de dedicación.

Un privilegio que Iñaki, de 33 años, junto a su padre Pedro, de 60, compartieron en la mañana de ayer con sus compañeros, al recibir el homenaje y el cariño de toda la comparsa por ese siglo cumplido en sus filas.

El acto, celebrado en el bar Bosco, contó con un suculento almuerzo para todos los invitados y la entrega de dos obsequios para la familia: una representación de Joshemiguelerico, el rey Europeo, y un pañuelo verde de la comparsa bordado y enmarcado, ambos con mensajes de agradecimiento.

Para el pamplonés Pedro Iribertegui este acto supone “un reconocimiento de mis compañeros de comparsa, que a la vez fueron compañeros de mi padre y de mi abuelo. Yo soy la tercera generación y aun hay una cuarta, que es la que está bailando ahora, la de mi hijo. Los cien años parecen pocos y nadie se imaginaba esto. Ha sido un detalle muy agradable por parte de los compañeros de comparsa de las cuatro generaciones”, afirmó Iribertegui.

Tras tantos años en la comparsa, a Pedro le cuesta seleccionar los mejores recuerdos para la posteridad, pero tiene claro que una de las cosas con las que se queda es con los lazos y los vínculos que ha creado durante todo este tiempo, “Primero, la amistad con todos, aquí hay generaciones muy variadas. Nosotros entramos cuando había una generación muy mayor, y ahora seguimos teniendo relación con esa gente, hicimos nuestros grupo, entró gente joven y esa gente joven sigue haciendo grupo”.

Tanto Pedro como Iñaki quisieron agradecer a la ciudadanía, ya que “su respuesta y recibimiento siempre es excelente, y en los últimos años ha crecido mucho, no hay palabras para describir a los gigantes”.

Su hijo, Iñaki, pamplonés de 33 años, secundó todo lo dicho por su padre sobre el reconocimiento, “esto para nosotros es algo único, que no ha pasado nunca y que será complicado que vuelva a ocurrir, pero oye, quién sabe si dentro de cien años volverá a hacerse historia con nuestra familia”, aseguró contento.