Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
A paso de banderillas

De Justo quiere un sitio

Por Lázaro Echegaray - Lunes, 9 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

extraña corrida la de José Escolar ayer en Pamplona. Los toros tuvieron una doble cara. Salían con las manos por delante, defendiéndose y generando peligro. De pronto uno metía la cara y parecía que en ese pozo iba a haber agua pero era agua de doble corriente. En los petos hubo momentos en que parecía que el toro encajaba, metía la cara, tiraba de riñón y acto seguido hacía sonar el estribo, o salía suelto del caballo. Luego en la muleta hubo mucho despiste, salían de los trapos mirando a Tudela, desentendidos. Complicado fue hacer el toreo con la mano izquierda. Esos pitones resultaron imposibles excepto en el quinto de la tarde, al que se le pudieron hacer las cosas por ese lado. Por lo demás, faenas de mano derecha como la de Castaño a su primero, la de De Justo al segundo de la tarde y al que cortó una oreja, el único apéndice que ha habido.

Emilio De Justo es un torero que empieza a tener cierto nombre en los ruedos después de muchos años en esto. No sería correcto decir de él que ha estado diez años en el ostracismo porque realmente no ha sido así. Sí es verdad que ha tenido que buscar suerte en ruedos fuera de España, sobre todo en Francia en los últimos tiempos: corridas duras, como la de ayer en Pamplona, como la de Victorino en Madrid en la pasada feria de San Isidro. Ahora ve De Justo que su nombre aparece en los carteles de ferias importantes y, por supuesto, sabe que no puede perder la oportunidad. Le quitó una oreja a su primero y hubiera hecho lo propio con el quinto de no ser por los repetidos fallos a espadas. De Justo estuvo muy bien con ese toro. Practicando un toreo que él domina bien, embarcando y de uno en uno, muy compuesto. Asentado en cada uno de esos naturales que le recetó y ajustadito en los muletazos de cierre de faena. Lo mejor de una tarde en la que Castaño tuvo que visitar la enfermería con una cornada y Caballero se vio volteado por los aires en la lidia del sexto.