Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Imágenes con responsabilidad

La fotoperiodista Villar López, que acumula 18 años inmortalizando la fiesta con su cámara, apunta a la importancia de transmitir a la sociedad “con veracidad” todo lo que se cuece en 9 días por San Fermín

Mikel Bernués | Unai Beroiz - Lunes, 9 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Villar, de impoluto blanco y rojo, inmóvil en mitad de una calle Estafeta con el clásico meneo presanferminero.

Villar, de impoluto blanco y rojo, inmóvil en mitad de una calle Estafeta con el clásico meneo presanferminero. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Villar, de impoluto blanco y rojo, inmóvil en mitad de una calle Estafeta con el clásico meneo presanferminero.

repite una palabra que al común de los juerguistas en pleno delirio sanferminero le suena a chufla. “Responsabilidad”. La fotoperiodista de la Agencia Efe Villar López, una mitad de Pamplona y la otra media de Corella -debe su nombre a la patrona de esta localidad- acumula 18 julios inmortalizando la fiesta en blanco y negro y en color, en horizontal y vertical, con o sin gran angular. Y siempre con ese “sentido de la responsabilidad” entre ceja y ceja. “Me da miedo dormirme en el encierro, estar descentrada porque el cansancio te vence o no dar todo de mí misma. Son unas fechas en las que tienes que sacar músculo de donde sea, aunque llegues muerta al día 14. Tienes que hacerlo porque es el momento del año de una comunidad pequeñita con un producto al nivel de la Coca-Cola. Es brutal”.

Villar cambió en su día, en contra del criterio de los suyos, un trabajo “bonito” y estable (era fija) en una farmacia por el trajín de dar tumbos pegada a una cámara. “Estoy muy orgullosa de la decisión. También es verdad que he tenido suerte y me ha ido bien”, dice. “No sé por qué me he dedicado a profesiones en las que te sientes parte activa en la sociedad. Lo hacía en la farmacia, muy de estar con el público y sentir que ayudas con tus consejos, escuchando a personas mayores, a padres y madres primerizas... Y aquí también me siento parte activa porque tengo la responsabilidad de contar cosas desde mi punto de vista y transmitirlas al resto de la sociedad con veracidad”, defiende.

no son solo dos imágenesNo es de extrañar que la fiesta, para los de su gremio, se viva “con muchísima intensidad”. Nueve días plagados de estímulos ante los que “te hartas, te emborrachas de imágenes potentes”. También puede pasar, como dice que algunas veces les sucede a profesionales que llegan por primera vez a San Fermín, “que te colapses, te arrastre la vorágine festiva y te bloquees”. “Tienes que salir con la ilusión de conseguir esas imágenes que cuenten al resto del mundo qué pasa en esos nueve días en Pamplona”. Por eso, le da “mucha pena” que la fiesta se resuma en dos imágenes;La fuente de Navarrería y las “tetorrillas” de la plaza del Ayuntamiento. “Esa realidad existe y no se puede obviar. Hay que hacer esas fotos. Si hemos llegado hasta aquí, con campañas para mostrar una visión positiva de San Fermín y este debate, es también gracias a esas imágenes que tanto se critican. El ser humano tiende a quedarse con los titulares, pero hay que rascar y seguir leyendo. San Fermín es mucho más”.

Villar, por ejemplo, se queda con “momentos dramáticos del encierro, porque hay gente que no sabe ni por dónde vienen los toros;con carreras preciosas, con momentos en la procesión maravillosos, con el reencuentro con amigos, con compañeros que vienen de otros medios y países...”. En cuanto a la fotografía, “los toros se llevan la palma”. Recuerda su primera vez en la curva de Mercaderes porque “el olor a toro se me quedó grabado en la pituitaria”. O su estreno en las gateras del callejón -ahora vetadas a fotógrafos-. Se asustó tanto que no sabe ni cómo disparó su cámara. Por su repercusión, le viene a la cabeza el australiano al que el miura Olivito, en el último encierro de 2014, le abrió el muslo izquierdo en Mercaderes. Una imagen suya que dio la vuelta al mundo. “El toro hizo una auténtica persecución al corredor, y tienes que tener templanza y decir;‘bueno, tranquilízate, no te pongas a disparar como una loca que esto no van a ser dos microsegundos’”. También destaca la estética de las corridas. “Es plástico, artístico... Los toros te pondrán gustar o no, pero a nivel gráfico nadie dudaría de la espectacularidad del animal y de ese ritual del torero”.

Por último, reconoce que la suya es una profesión en la que abunda el género masculino porque es “muy sacrificada y de mucho desgaste. Tanto a hombres como a mujeres nos lo ponen muy difícil para conciliar”. Una realidad que relega a un segundo plano la visión de la mujer en la fotografía. “Las fotos de mis compañeros me encantan, pero son muy diferentes a las que hacemos nosotras. Son sensibilidades distintas, por supuesto las dos muy válidas y maravillosas. Y estaría muy bien que las dos bailasen junticas... pero de momento gana el género masculino”, lamenta. Aunque sea en minoría, la fiesta seguirá contando con la mirada de Villar López. Con responsabilidad y en femenino.

a bocajarro

¿Cuánto gasta el 6 de julio? Casi ahorro... no me da tiempo a nada.

¿Su mayor liada sanferminera? El primer año que me quedé en fiestas, con 19 años. Subí un seis de julio sin desayunar, solo digo eso.

¿Un acto fuera del programa? El Riau riau. Me gustaría que volviera al programa. Y con respeto, se puede.

¿Cuál es su momentico? Los cinco minutos antes del encierro. Me sigo poniendo muy nerviosa.