Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Escenarios | La crítica

La noche de Berri Txarrak

Por Javier Escorzo - Martes, 10 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Jupiter Jon, encargados de abrir la noche. Fotos: Andoni Zulet

Jupiter Jon, encargados de abrir la noche. Fotos: Andoni Zulet

Galería Noticia

Jupiter Jon, encargados de abrir la noche. Fotos: Andoni ZuletMiles de personas abarrotaron la plaza de los Fueros para ver a Berri Txarrak.Gorka Urbizu, vocalista y guitarrista de Berri Txarrak.

CONCIERTO JUPITER JON &BERRI TXARRAK

Fecha: 08/07/2018. Lugar: Plaza de los Fueros. Incidencias: Medio aforo durante el concierto de Jupiter Jon y lleno absoluto en el de Berri Txarrak, plato principal de la noche. El trío formado por Gorka Urbizu, Galder Izagirre y David González consiguió ser profeta en su tierra al presentar su último disco, Infrasoinuak.

pasó el fin de semana, que, pese a algunas trombas de agua, fue tan multitudinario y lleno de diversión como prometía. A partir del domingo se suele decir que quedamos los de casa, y quizás para paliar ese más que previsible descenso de público, la organización reservó uno de los platos fuertes para ese día: Berri Txarrak. Los navarros son asiduos a cualquier escenario que se les ponga por delante, sin importarles el país en el que se encuentre ubicado ni el volumen de público que haya debajo;tan pronto tocan para una sola persona en Francia como revientan el BEC de Bilbao o se marcan giras por Reino Unido, Asia o Nueva Zelanda (fue en estas remotas tierras donde celebraron su concierto número mil a comienzos de este año). Y lo más importante: siempre con la misma pasión y profesionalidad. Por todo ello, la apuesta se antojaba ganadora, y vaya si lo fue.

Antes que ellos actuó Jupiter Jon. Los de Irun son conocidos por fusionar estilos como el rythm and blues, el punk, el reggae, el folk africano, el duo o el rockabilly, y como si de un akelarre se tratase, el sexteto comenzó a extraer ruidos de sus instrumentos mientras los vocalistas lanzaban alaridos y repetían mantras. La respuesta por parte del público fue fría: en el centro de la plaza eran muchos los que permanecían sentados, mientras que en el césped y los bancos, las familias y los curiosos no tardaron más de dos canciones en abandonar el lugar. Los que esperaban a Berri Txarrak o simplemente hacían tiempo antes de la tercera noche de juerga, hablaban entre ellos, ajenos a lo que sucedía sobre el escenario. Conforme avanzó su actuación fueron mutando hacia sonoridades menos oscuras, más melódicas, aunque igualmente experimentales y ruidistas (Paleolitikoa eta gero Elvis). El momento de mayor conexión llegó en su última canción, cuando abrazaron el folk y lo llevaron a su terreno, envolviéndolo en una capa de noise en el que el bajo ocupó papel predominante. La música que facturan no es para todos los públicos y tampoco parece que lo pretendan. Por eso, y sin poner en duda su calidad, cabría cuestionar si grupos de este tipo son los más adecuados para los conciertos sanfermineros, que posiblemente requieran propuestas menos exclusivas.

Desde los últimos minutos de su actuación, la plaza de los Fueros parecía ser un enorme hormiguero a cuyo centro no paraban de acudir miles de hormigas. Así, cuando Berri Txarrak pisó el escenario, el aforo estaba completo. Y aunque lo tenían todo a favor, el trío salió a arrasar desde el primer momento, cuando Gorka entonó a capela los primeros versos de Betiko leloaren. Rápidamente dieron rienda suelta a la electricidad y la distorsión y ya no pisaron el pedal del freno en toda la noche. Siguieron conInfrasoinuak, tema que da título a su último trabajo y que fue rotundamente coreado, al igual que la contundente Spoiler, también de su último álbum. No olvidaron viejos himnos como Libre, Zerbait asmatuko dugu, en la que subió a cantar Gorka, de Leihotikan, Maravillas, con introducción del bertsolari Julio Soto, y Ohiu, con la que se despidieron. No fue una noche más de San Fermín. Fue la noche de Berri Txarrak.

Últimas Noticias Multimedia