Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Sucederá tal día como hoy: 10 de julio de 2098

Por Txus Iribarren - Martes, 10 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Regreso al futuro.

Regreso al futuro. (J.J. Aós)

Galería Noticia

Regreso al futuro.Txus Iribarren.

Para la que no pasaban los años era para la Comparsa, la auténtica estrella de la fiesta. Pero las cosas habían cambiado. En primer lugar porque a las cuatro parejas de reyes ideados por Tadeo Amorena (europeos, africanos, americanos y asiáticos) se les había añadido la quinta, los reyes del planeta Forión, en homenaje a la ciudad hermana de Iruña. Tras la famosa visita de la comparsa a Nueva York a inicios del siglo XX, los gigantes habían tenido otro desplazamiento que marcaría época a finales del XXI. El destino fue Marte, el planeta rojo considerado ya la “séptima merindad” galáctica. No fue fácil superar los 79.000 años luz que separaban ambos lugares pero la NASA (Navarra Siempre Adelante) logró el reto con un ingenioso sistema. Tomando como ejemplo el programa americano Apolo XIII sobre la conquista de la Luna, las figuras de los gigantes fueron configuradas con diferentes fases y reactores que se iban desprendiendo conforme cruzaban el espacio. El lanzamiento se produjo desde la cima de Ezkaba ya que una vez recuperado el Fuerte de San Cristóbal, el Gobierno decidió instalar la PamplonaNASA,nuestro cabo Cañaveral musical. Los gigantes se elevaron ante la muchedumbre llevando, en la cabina instalada en las faldas, un equipo formado por dos bailadores y otro par de gaiteros. Las crónicas sí que recogen que hubo que lamentar, en el caso de la Braulia, un percance en el acoplamiento. “Metauten, tenemos un problema”, fue la frase que se escuchó en referencia al controlador que era de ese pueblo. El piloto Enaustronsg sobrevivió, pero los dos gaiteros salieron despedidos del habitáculo en mitad de la estratosfera. Nunca se supo más de ellos aunque recientemente unos astronautas del proyecto europeo Ariadne aseguraron que habían visto a dos humanoides, con un miniplatillo rojo en la cabeza e impulsados por un curioso artefacto en la boca, orbitando en torno al Soyuz 7. Nunca los quisieron rescatar por no soportar el estridente sonido de sus propulsores acústicos dentro e la nave. Iker Jiménez, de Cuarto Milenio, dedicó un capítulo a este pasadizo. El caso es que la Comparsa de Gigantes y Cabezudos había adquirido ya fama extraplanetaria y, de vuelta a casa, sus salidas eran aún más multitudinarias que nunca. Eso sí, los porteadores tenían más tiempo para almorzar en el Redín ya que gracias a unos propulsores las figuras bailaban solas y se podían manejar con un mando a distancia. Pero no era el único avance. Muchos padres y madres agradecieron el programa municipal de drones que les liberaban de llevar a hombros a los hijos e hijas a 38 grados de temperatura. Los txikis volaban por encima de las cabezas hasta casi tocar los gigantes. El enjambre en el espacio aéreo del Casco Viejo y Ensanche era espectacular algunas mañanas. La comitiva había aumentado. A los tradicionales kilikis Patata, Napoleón Caravinagre, y Verrugón se les habían sumado Pokemon y R2D2. Eso sí, entre 2018 y 2098 incluso los miembros de la Comparsa permitieron que entraran dos personas nuevas a formar parte de los porteadores como síntoma de renovación… Aunque solo les dejaran usar el telemando.

Regreso al futuro

En el año 2002, dos mozos entonces sin canas ni tripa escribieron un artículo que resultó premonitorio: "San Fermin Coca-Cola 2010. La chispa de la fiesta". Se trataba de un texto crítico con la incipiente mercantilización de los Sanfermines. Casi dos décadas después algunas cosas que parecían increíbles se han cumplido. En lugar de Casa Casla en el corazón del Casco Viejo hay un McDonald s, en la vecina Baiona se paga por entrar en el recinto festivo Muchos se sorprendieron de que hubieran acertado con tanta anticipación. Ahora se descubre el truco: realmente jugaban sobre seguro porque habían hecho un viaje en el eje tiempo-espacio gracias a una máquina inventada por uno de ellos, Fermín Paularena. Era la versión pamplonesa de Regreso al Futuro. De los autores de aquel artículo llega ahora la serie "Futurefemérides", una colección de efemérides del futuro en la que se vuelven a adelantar 80 años en el tiempo. ¿Qué sucederá tal día como hoy en 2098? En San Fermín todo es posible. Súbete al capotico del tiempo y viaja cada día al futuro. Hoy, la Comparsa.