Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Picasso

Miércoles, 11 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Pablo Picasso, en su estudio.

Pablo Picasso, en su estudio. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Pablo Picasso, en su estudio.

Pablo Ruiz Picasso, nacido en Málaga en 1881, es el pintor español más famoso de todos los tiempos y uno de los más importantes del siglo XX y de toda la historia del arte. Hijo de un pintor y profesor de dibujo, mostró desde pequeño su aptitud y talento para la pintura. Cuando tenía diez años su familia se trasladó a La Coruña, y con catorce años a Barcelona, ciudad donde Picasso estudia en la Escuela de Bellas Artes, en la cual su padre era profesor, e inicia su carrera artística. Tras varios viajes a París, en 1904 se instala permanentemente en Montmartre y residirá ya la mayor parte de su vida en Francia. Se integra en la floreciente vida artística y bohemia de la capital francesa haciendo amistad con Breton, Apollinaire, Gargallo, Derain, Diágilev, Cocteau, etc. Entabla estrecha relación con Gertrude Stein, a la que retrata y que se convierte en su protectora. Se le reconoce en esa época como el iniciador del cubismo, aunque a lo largo de su vida cultivó muchos estilos y técnicas. A partir de la década de los veinte, convertido ya en un artista famoso, lleva una vida menos bohemia y más familiar (se casó dos veces y tuvo hijos con tres mujeres distintas), veranea en la Riviera y alterna con la alta sociedad. Durante la Guerra Civil Española Picasso apoyó activamente a la República y por encargo suyo pintó el Guernica para la Exposición Universal de París de 1937. Pasó la II Guerra Mundial en París, su celebridad hizo que los alemanes no le molestaran, y en 1944, tras la Liberación, ingresó en el Partido Comunista francés. No pudo regresar nunca a España ya que murió en 1973, todavía bajo el régimen franquista.

En ‘Looking for Hemingway’ un autor con escaso crédito asegura que Picasso y el estadounidense viajaron juntos a Pamplona en su primera visita a la ciudad

Picasso fue aficionado a la tauromaquia, su primer óleo pintado a los ocho años tras asistir a una corrida de toros fueEl picador amarillo, trató el tema muchas veces en sus dibujos, pinturas y cerámicas y también ilustró varios libros. Pero yo no había oído jamás que hubiera visitado Pamplona hasta la nota de prensa sobre Recuperando a Hemingway. Por supuesto, no pudo hacerlo a partir de 1936, cultivó su afición en las plazas francesas de Arles, Nîmes, etc., pero sus muchos biógrafos tampoco recogen ninguna visita anterior a Pamplona. John Berger (Fama y soledad de Picasso) dice que “entre 1904 y 1934, volvió media docena de veces, a descansar o en excursiones pictóricas”, y luego no volvió más a España. Lo más cerca que pudo estar fue en agosto de 1934, que visitó San Sebastián, Burgos, Madrid y Barcelona y asistió a corridas de toros. Siempre hay alguna excepción, Tony Castro (Looking for Hemingway: Spain, the Bullfights, and a Final Rite of Passage, 2016) dice que Picasso era buen amigo de Hemingway y que viajaron juntos a Pamplona en su primera visita. Es un autor con escaso crédito;en los años noventa fue condenado por inventar falsas historias y entrevistas para la prensa, lo que no le ha impedido publicar como churros una buena cantidad de biografías de personajes famosos. En el citado libro hay unos cuantos errores de bulto que saltan al ojo, como situar a Pamplona “encerrada en la esquina nordeste de España”, afirmar que Hemingway estuvo en los sanfermines de 1930 y de 1960 o que músicos de La Pamplonesa acudieron a Málaga en 1959 para tocar jotas en el cumpleaños de Hemingway.

Picasso no mantuvo una amistad estrecha con Hemingway, aunque tuvieron amigos comunes (Gertrude Stein, Gerald y Sara Murphy, Man Ray, etc.) y coincidieron en más de una ocasión. La única relación lejana e indirecta de Picasso con los sanfermines es la que se mencionaba en un panel de Recuperando a Hemingway, es el autor de la litografía reproducida en la portada del libro de 1955 Guerre à la tristesse (Festival in Pamplona en la edición inglesa), que recogía imágenes tomadas en los sanfermines del año anterior por la fotógrafa austriaca (luego nacionalizada norteamericana) Inge Morath y textos de la escritora francesa Dominique Aubier. Ellas dos sí fueron visitantes reales de los sanfermines (Inge Morath regresó a Pamplona en 1997 con su marido, el dramaturgo Arthur Miller, tuve oportunidad de compartir con ellos el palco municipal de la plaza de toros). Picasso realizó la litografía y se la obsequió a Morath por amistad;ella tenía colgado el original en su casa de Connecticut, así lo cuenta Christopher Bigsby en Arthur Miller: 1962-2005. Hubiera estado bien que Picasso no solo visitara los sanfermines, sino que también los pintara, pero se trata de uno más de sus visitantes de leyenda.