la fiesta se adelantó hora y media

Lesaka se va con la música a otra parte

Terminaron el martes las fiestas, cuya principal novedad ha sido la presentación de la comparsa de gigantes y cabezudos

Aitor Arotzena - Miércoles, 11 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Multitudinaria bajada de peñas, con Elutxa txaranga.

Multitudinaria bajada de peñas, con Elutxa txaranga.

Galería Noticia

Multitudinaria bajada de peñas, con Elutxa txaranga.02. Momento de la actuación de Tantirumairu euskal folklore taldea.03. La presentación de la comparsa de gigantes y cabezudos ha sido la principal novedad de las fiestas de este año.

LESAKA- La bajada de Txakain dio ayer por finalizadas las fiestas de San Fermín. Se puede decir, que las fiestas terminaron como empezaron, con bailes y buen humor. Y es que este año la fiesta se adelantó hora y media al chupinazo en Lesaka. ¿La razón? La presentación de la comparsa de gigantes y cabezudos, que salió de Harriondoa para ir en kalejira hasta la plaza antes del mediodía, no sin visitar antes a las personas residentes en Andra Mari.

Una docena de personas han respondido este año al llamamiento para formar esta comparsa, dando relevo de algún modo a Montxo Telletxea y Axio Arriola, que bailaron los gigantes durante años. Dabid Urra, Mikel Mutuberria, Mikel Caballero, Nobeto Mitxelena, Pitxurri Biurrarena, Egoitz Telletxea, Xabi Iribarren y Alberto Muruzabal (de Olite, pero asentado en Lesaka) bailaron los gigantes, al son marcado por los gaiteros Xabi Maritxalar y Ladis Caballero y el atabal Aritz Telletxea, que también baila los gigantes y es el que ha enseñado los pasos. Junto a ellos, salieron seis cabezudos, Iratxe Muxika, Asier Larralde, Lander Mitxelena, Manex Ramos, Enaitz Arozena y Josu Txoperena, poniendo en apuros a la chiquillería. Además, acompañaron a los gigantes senior Ioritz Iriarte Azpiroz y Arhane Silveira Arrieta, bailando un gigante ttiki, de fabricación propia, y demostrando que el futuro está asegurado.

dos meses de ensayosLos gigantes han pasado los últimos dos meses ensayando dos días a la semana, y han aprendido tres valses y la kalejira. Mostraron el fruto de ese esfuerzo y tras el nerviosismo inicial, terminaron agotados pero contentos por participar de la fiesta. Además, el día de los más pequeños se les juntaron los nuevos gigantes de la comparsa de Elizondo.

Pero durante estos cinco días ha habido muchos mas bailes, como el no por habitual menos extraordinario festival que ofrece Tantirumairu euskal floklore taldea. Una delicia para la vista y para los oídos. El día grande, por supuesto, no faltó el baile “oficial” de los ezpatadantzaris por la mañana, a los que se unieron las dantzaris por la tarde. El día de peñas, fueron las peñas las que pusieron el baile y el meneo, el cachondeo y el jolgorio, con pasos algo descompasados, todo hay que decirlo, pero con la mayor alegría. Para ello, contaron con la inestimable colaboración de Elutxa txaranga, que celebra estos días su quinto aniversario. El día de los más pequeños sirvió también para conocer al grupo de batukada local, Batzukada. Lesaka se va con la música y el baile a otra parte. La buena noticia es que ya queda menos para los Sanfermines de 2019.

Últimas Noticias Multimedia