"expolio a más de 300.000 familias"

Ron carga contra Emilio Saracho, su sucesor en el Popular, y exige compensar a los accionistas

EFE - Jueves, 12 de Julio de 2018 - Actualizado a las 13:51h

El expresidente del Banco Popular Ángel Ron, en la Comisión de Investigación acerca de la crisis financiera en España.

El expresidente del Banco Popular Ángel Ron, en la Comisión de Investigación acerca de la crisis financiera en España. (EFE)

Galería Noticia

El expresidente del Banco Popular Ángel Ron, en la Comisión de Investigación acerca de la crisis financiera en España.Ángel Ron, expresidente del Banco Popular, en una comparecencia.

MADRID. El expresidente del Banco Popular Ángel Ron ha cargado hoy públicamente contra su sucesor al frente de la entidad, Emilio Saracho, por haber estado "dispuesto a montar una tómbola" para vender al banco al mejor postor y amenazar "con estrellar el avión a las puertas del BCE".

Además, ha considerado que el Banco Santander, que adquirió el Popular por el precio simbólico de un euro, hizo un "excelente negocio", teniendo en cuenta que se espera un retorno del 20 % tras el "expolio" a los ahorros de más de 300.000 familias.

Por eso ha pedido durante su comparecencia en la comisión del Congreso sobre la crisis financiera, que se abra una "investigación profunda" sobre lo ocurrido y haya una reparación por las pérdidas de los accionistas.

Ron, que se considera un afectado más porque perdió más de un millón de euros tras la intervención del Popular, que critica porque se actuó como si la entidad estuviera en liquidación, ha justificado sus años al frente del banco.

De hecho, ha recordado que la exposición al negocio inmobiliario rondaba el 32 % en el punto más alto de la burbuja, frente al 60 ó 70 % que tenían algunas cajas de ahorros, y ha insistido en que las cuentas siempre reflejaron la imagen real de la entidad.

Y ha destacado que el banco había recibido a finales de 2016 una oferta de compra de un competidor de más de 5.000 millones de euros, todo antes de iniciarse el proceso "atropellado" de su salida y de la llegada de Emilio Saracho a la presidencia del Popular.

Después de decir que éste mismo había reconocido públicamente que no sabía de banca comercial, ha considerado que se dedicó a llevar el avión comercial como si fuera un caza, y después de varios loops (acrobacias) inició un descenso en picado.

Con eso lo que se consigue, ha opinado, es una pérdida de la confianza -"lo peor que puede haber para un banco"- y cuando el avión llega al aeropuerto, la tripulación y los pasajeros mueren, ha resumido Ron.

Asimismo, ha asegurado que Saracho, procedente del banco de inversión JP Morgan, le transmitió en el transcurso de esas conversaciones que "no sabía ni venía a gestionar", y que él iba a arreglar la situación con una ampliación de capital con un importante descuento o una venta a bajo precio.

Es más, según ha asegurado, le trasladó que la acción estaba cara y estaba dispuesto incluso a montar una tómbola para vender el banco, comentario que a Ron le pareció "especialmente desagradable".

En su opinión, "había quien quería controlar el banco para hacerse con el inmenso botín que suponía" y es ahí donde aparece el Banco Santander, que tras la intervención por parte de las autoridades europeas se hace con el Popular.

Ron ha calificado la adquisición como un "atropello flagrante", y ha llegado a poner en duda que la ampliación de capital llevada a cabo por el Santander para hacerse con el Popular fuera realmente a provisiones "o a otras cosas".

En el momento de la intervención, el banco valía "miles de millones", ha insistido, algo sobre lo que Ron no alberga "ninguna duda", respaldando esta afirmación con datos como los 2.000 millones de activos fiscales diferidos o los más de 1.200 millones que se ofrecieron por Wizink, una filial especializada en tarjetas.

Por eso reclama un justiprecio porque la entidad "valía miles de millones" y "hubo claramente una confiscación del patrimonio de los accionistas", cuyo beneficiario fue el Santander.

Últimas Noticias Multimedia