Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Dorothy Parker

Jueves, 12 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Dorothy Parker.

Dorothy Parker. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Dorothy Parker.

Dorothy Parker, nacida en Rothschild, con orígenes familiares judíos alemanes y escoceses, fue una prolífica autora neoyorquina que escribió poesía, cuentos, teatro, cine y crítica literaria. Trabajó en revistas como Vanity Fair, Vogue, The New Yorker o Esquire, y en películas como Ha nacido una estrella o Una mujer destruida, cuyos guiones fueron nominados al Oscar. Es sobre todo conocida, junto con su amigo el actor y humorista Robert Benchley, como animadora de la tertulia de escritores, actores y periodistas llamada la Mesa Redonda o el “círculo vicioso” del Algonquin, que se reunió en ese céntrico hotel de Manhattan de 1919 a 1929. Fue también ardiente activista política por los derechos civiles y contra el nazismo, lo que la llevó a ser investigada por el FBI como sospechosa de ser comunista y a aparecer en la Lista Negra de Hollywood durante el macartismo.

En una exposición, un panel rezaba erróneamente que en 1926, en un viaje por Europa, conoció Pamplona y quedó horrorizada por las corridas de toros. En realidad, presenció una faena en Bcn

En la exposición Recuperando a Hemingway se le dedicó un panel en el que rezaba lo que sigue: “Amiga íntima de Ernest Hemingway, en el año 1926 realiza un viaje por Europa que le lleva a conocer París, Barcelona, Zaragoza, Pamplona y Hendaia. Quedó horrorizada por las corridas de toros”. Solo conozco una fuente que afirme que estuviera en Pamplona en 1926: Hemingway’s Literary Sisters: The Autor through the Eyes of Women Writers, de Rena Sanderson, incluido en Hemingway and Women: Female Critics and the Female Voice, recopilación editada por Lawrence R. Broer y Gloria Holland en 2002. Afirma que en su viaje a Europa de 1926 “pasó un tiempo en Villa America, la casa de los Murphy en Antibes, la Riviera francesa, pasó algún tiempo en los Alpes, y se unió a los Hemingway en España para ver correr a los toros en Pamplona” (traduzco del original).

Lo cierto es que ese supuesto paso por Pamplona no aparece acreditado en ninguna de sus biografías (Dorothy Parker: ¿Qué nuevo infierno será éste? y Bobbed Hair and Bathtub Gin: Writers Running Wild in the Twenties, de Marion Meade, o Dorothy Parker: la importancia de vivir, de John Keats), ni tampoco en las de Hemingway, ni en su correspondencia. Cuentan sus biógrafos que Dorothy Parker era admiradora de Hemingway tras leer uno de sus primeros libros y cuando, en febrero de 1926, supo que estaba haciendo una breve visita a Nueva York, hizo que les presentaran. Hicieron buenas migas y, oyéndole hablar de Europa y deseando huir de sus problemas personales (recientemente se había intentado suicidar), decidió tomar el mismo barco en el cual él regresaba poco después a Francia, acompañada por Benchley. De París Hemingway se fue a Austria, donde pasaban el invierno su mujer y su hijo y había quedado para esquiar con Dos Passos y los Murphy;Benchley regresó pronto a casa, mientras que Parker se quedó a conocer la ciudad. Allí se le reunieron Seward Collins, su novio por entonces (estaba separada de su marido, Edwin Parker), con sus amigos Gilbert y Alice Seldes, escritor norteamericano y su esposa de gira por Francia. Viajaron por el Midi, parece que visitaron a los Murphy en Antibes, y por España, conocieron Madrid, la Semana Santa de Sevilla y asistieron a una corrida de toros en Barcelona que horrorizó a Dorothy Parker. Cuando un toro embistió al caballo y le sacó los intestinos, salió corriendo de la plaza. De vuelta en París, en una carta fechada el 4 de mayo, Hemingway cuenta a Scott Fitzgerald que, “por supuesto”, Dorothy y sus amigos (que no le caían demasiado bien) “odiaban” España. El propio Hemingway viajó a Madrid para la feria de San Isidro a mediados de mayo, luego fue a Antibes, a Pamplona (pasó los sanfermines con su esposa, Hadley, con Pauline Pfeiffer, su amante y pronto su segunda esposa, y con Gerald y Sara Murphy) y a Valencia, mientras que Dorothy Parker seguía en París, sola después de romper con Collins. En esa ciudad pasó la mayor parte del tiempo hasta noviembre, en que regresó a Nueva York. Volvió a Europa en 1929-1930, estuvo con los Murphy en Francia y Suiza (véase Everybody Was So Young: Gerald and Sara Murphy, A Lost Generation Love Story, de Amanda Vaill), pero no regresó a España hasta 1937 con su segundo marido, Alan Campbell, para apoyar la causa de la República. Obviamente, tampoco pasó entonces por Pamplona, estuvo en Madrid (donde encontró a Hemingway con Martha Gellhorn, su tercera esposa) y Valencia, donde tenía su sede el Gobierno republicano.

En suma, Dorothy Parker no visitó nunca los sanfermines, ni probablemente le hubieran gustado nada.