Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El ruido rompe la noche

Como cada año, y sin anunciar la fecha exacta, esta peña celebró su famoso acto Animan las fiestas de San Fermín al son de sus tambores y silbatos con un recorrido por el centro de Pamplona

Iosu Enguita Quiles | Andoni Zulet - Jueves, 12 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los txistularis que dieron comienzo al acto estuvieron acompañando durante la marcha sin dejar de tocar y animar a los tambores.

Los txistularis que dieron comienzo al acto estuvieron acompañando durante la marcha sin dejar de tocar y animar a los tambores. (ANDONI ZULET)

Galería Noticia

Los txistularis que dieron comienzo al acto estuvieron acompañando durante la marcha sin dejar de tocar y animar a los tambores.

pamplona- Los tambores, silbatos, cazuelas, bombos y en general todo objeto que causara ruido en exceso se apoderaron de las calles de Pamplona durante la noche del día 10 al 11. Como es habitual cada San Fermín, el Struendo de Iruña salió para animar las fiestas y a todos los que se acercaron.

Esta peña al no estar registrada no es oficial, por ello nunca aparecen en el programa de fiestas lo que les da total libertad para elegir el día en el que realizar el Struendo. “Cada año marcamos el día que nos parece, intentamos que sea un lunes o un martes para que no haya tanta gente”, explicó Javier Beriáin, quien este año se posicionó como el titular de la marcha debido a la ausencia del habitual Javier Echarte por una lesión que tuvo el día seis de julio. “Como soy el segundo más mayor es a mí a quien le toca guiar con la vara este año”, aseguró Beriáin.

En lo que respecta al comienzo de este acto, como ya es tradición, la salida tuvo lugar en la trasera del Ayuntamiento, en la calle del Mercado. Momentos antes de las 23.59 horas, cuando empieza el ruido, una larga fila precedida por un gran bombo con la imagen de San Fermín, que más tarde serviría como cabeza de marcha, se llenaba de nerviosismo y ganas de comenzar su propia fiesta. Gente de todas las edades portaban distintos instrumentos u objetos los cuales harían sonar minutos después. “Personalmente yo estoy tranquilo, la gente ya sabe a lo que viene y todos los años sale bien. Estamos deseosos de poder hacerlo todos los años, nos lo pasamos muy bien”, comentó Beriáin momentos antes de empezar.

Una vez dada la hora cuatro txistularis deleitaron al público con una versión del Agur Jauna que finalizó con una ovación y con los tambores, silbatos, carracas, bombos a todo volumen.

sensacionesA parte de los integrantes de la peña y los allegados, personas ajenas y extranjeros se acercaron para ver esta curiosa marcha. “Es el segundo año que vengo, la primera vez me pareció un acto muy bonito, bastante familiar, donde la gente de Pamplona viene a disfrutar”, aseguró Jorge Sarrías, de 34 años, mientras disfrutaba con su familia en la plaza Consistorial.

El Struendo, sobre todo es un acto para toda la familia y así se demostró. “Siempre venimos con nuestros hijos, ellos se lo pasan muy bien aporreando sus tambores y me piden que quieren venir cada año así que aquí estamos”, contó Blanca Ibarretxe, de 42 años, en compañía de su marido y de sus dos hijos.

El recorrido fue el habitual, comenzó a las 23.59 en el mercado y tras pasar por Santo Domingo, plaza del Ayuntamiento, calle Mercaderes, calle de Chapitela finalizó en la Plaza del Castillo. A su paso se fueron sumando más personas curiosas por saber quién armaba tanto jaleo. “Nunca había visto esto en persona, y eso que soy de Pamplona. Pero la verdad es que está siendo entretenido y ayuda a seguir de fiesta”, declaró Asier Rubio, de 27 años, junto con sus amigos.

La peña también llevó a cabo a las 11.59 horas de la mañana el Struendo txiki en el que los niños realizaron un calco de la marcha nocturna.

“A parte de esto, hacemos todos los días una merienda en el patio de caballos de la plaza de toros y cuando entra el tercer toro nosotros salimos a armar jaleo y a animar un poco más el ambiente”, señaló Beriáin.

Aunque suponga un punto de inflexión en todos los actos que hay durante los Sanfermines, el Struendo siempre es acogido con ganas por los ciudadanos de la ciudad.