Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Intercambio de emoción

Entre lágrimas y en agradecimiento al ser distinguida con el Gallico de oro, la compositora Teresa Catalán obsequió a la sociedad Napardi con dos partituras originales de sus obras

Un reportaje de Daniel Burgui Iguzkiza - Jueves, 12 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La compositora Teresa Catalán, emocionada, dirige a La Pamplonesa en la salida de las mulillas por la tarde: uno de los honores de recibir el Gallico.

La compositora Teresa Catalán, emocionada, dirige a La Pamplonesa en la salida de las mulillas por la tarde: uno de los honores de recibir el Gallico. (DANIEL BURGUI)

Galería Noticia

La compositora Teresa Catalán, emocionada, dirige a La Pamplonesa en la salida de las mulillas por la tarde: uno de los honores de recibir el Gallico.

pamplona- Ya sabíamos que la jota que interpretaba habitualmente la pamplonesa Mari Cruz Corral hizo a San Fermín llorar, pero ayer en el íntimo ambiente -y casi cavernoso- del sótano de la sociedad gastronómica Napardi la música conmovió de una forma asombrosa. El acto de entrega del 33º Gallico de oro se vivió como un festín de lágrimas y felicidad. Una atmósfera de reciprocidad, reconocimiento y pasión. Ya desde que el coro de Napardi entonó las primeras notas del Agur Jaunak para abrir el acto de entrega, la premiada de este año, la compositora Teresa Catalán, enmudeció y sus ojos comenzaron a humedecerse. “Yo ya venía llorada de casa, no ha servido de nada, es tal la intensidad de emociones que no puedo evitarlo. Estoy muy feliz”, se excusó.

Teresa Catalán, que nació y vivió al lado del Museo de Navarra hace 67 años (es dos años más joven que la propia sociedad Napardi) cursó sus estudios de piano y composición en el Conservatorio Pablo Sarasate. Es Doctora en Filosofía del Arte por la Universidad de Valencia y a lo largo de su carrera ha recibido numerosos galardones por todo el mundo como el Premio Nacional de Música o la Encomienda al Mérito Civil. Fue miembro fundador del Grupo de Pamplona de Compositores y actualmente forma parte de Jakiunde. Es directora de diversos trabajos doctorales y, desde 1990, es Catedrática de Composición e Instrumentación del Ministerio de Educación y Ciencia, lo que la convierte en la primera y única mujer que lo ha conseguido por oposición. Actualmente miembro del Consejo de Cultura del Gobierno de Navarra. Pero de todas las distinciones que ha recibido esta parecía la más especial. “No se puede explicar, es mucho más que un premio, un honor para cualquier pamplonés. Así que en cuanto me lo dijeron sólo pensé y yo cómo agradezco esto, así que solo se me ocurrió hacerlo de única forma posible: desde el corazón”. Así, Teresa Catalán en un acto de reciprocidad -siendo la premiada ella- obsequió a la propia sociedad Napardi con dos obras suyas: un documento con las notas de La belena de San Cernín, que es un homenaje a Pamplona y a la propia sociedad que intepretan violinistas de todo el mundo y el manuscrito original de una composición que elaboró en el año 1985 cuando falleció su padre, es una pieza para tres gaitas y tambor de carácter festivo, que hasta ahora estaba depositada en donación al Archivo Real de Navarra. La alegre composición fue interpretada por sorpresa los gaiteros de la sociedad, Teresa no pudo evitar marcar el ritmo percutiendo sus tacones rojos sobre el suelo. Ayer también se rindió homenaje a la jotera Mari Cruz Corral que con su voz dejó también emocionados a los presentes. Las dos damas se fundieron en un abrazo entre lágrimas. “Los Sanfermines son esto”, exclamó el alcalde Joseba Asiron como cierre del acto.