Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
A paso de banderillas

Otra vez Roca Rey

Por Lázaro Echegaray - Jueves, 12 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

se abría la puerta de los sustos y por ella salía un toro feote, alto de alzada, muy abierto de cuerna, playero podría decirse. A pesar de no embestir y de no colocar la cara y de pasar por arriba, el toro tuvo ritmo. Resultó ser el mejor de la tarde. Dicen que hay toros buenos, malos y regulares ¿Cómo fue la corrida de ayer? Buena no fue, ni tampoco mala del todo. Dejémosla en regular. Lo que pasa es que esta corrida de Núñez del Cubillo, con lo que espera de ella, con lo que se le dora la píldora, no debería permitir lo regular como tónica de una tarde: la sosería que mostraron y esa cierta tendencia a las querencias.

Por lo demás, la de ayer era una corrida de relumbrón con los triunfadores de la pasada edición. Entre ellos dos toreros emergentes que vienen a demostrar que incluso en los tiempos que corren, el aficionado puede encontrarse con las dos viejas escuelas: Ronda y Sevilla se batían en quites como en los viejos tiempos, y la congoja generada por los lances ceñidos acallaba los tendidos.

La tarde fue de Roca Rey. Su percepción de la tauromaquia le convierte en un torero estrella en todas las plazas, pero especialmente en esta de Pamplona donde su futuro ya puede contarse. No en balde ha triunfado en todas las ediciones en las que se ha presentado. Tiene un modo de hacer propicio para estos lares. Ese valor palpable, con mucha visibilidad pero sin alharacas, sin aquellos aspavientos que acompañaban a los toreros tremendistas. Quizás nos encontremos ante la tauromaquia del siglo XXI, basada en el valor sordo, en la noble entrega, en la conjunción del toreo del ¡Ay!, o del Uff, o del Ohh. Y en el saber tratar a todos los toros. Una tauromaquia donde no puede faltar el valor, como es natural, pero tampoco la estética, como es actual. Viendo los éxitos que este torero cosecha temporada tras temporada, el torero va a convertirse en modelo para las nuevas generaciones. Por ahora, no hay plaza que no le espere y las tres orejas de ayer suenan ya en todo el orbe taurino.