En la cabeza de los mejores

Ekaitz Saies cita la “inteligencia emocional” y la “motivación” como las claves que convierten a los buenos deportistas en grandes campeones

Néstor Rodríguez Iker Azurmendi - Viernes, 13 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Ekaitz Saies posa con la tesis sobre inteligencia emocional y motivación.

Ekaitz Saies posa con la tesis sobre inteligencia emocional y motivación.

Galería Noticia

Ekaitz Saies posa con la tesis sobre inteligencia emocional y motivación.

donostia- En deportes como el piragüismo, tanto la modalidad de slalom como la de sprint, las victorias y los podios de las grandes competiciones se deciden por detalles. Por segundos. Décimas incluso. La diferencia entre alcanzar la gloria y solo rozarla puede ser mínima. Cualquier error puede resultar fatal. Con una preparación física cada vez más medida entre los grandes deportistas, la diferencia en muchas ocasiones la marca la cabeza, la preparación mental, un aspecto que cada día cobra mayor importancia y que conoce bien Ekaitz Saies, expiragüista que dejó la alta competición hace tres años, en 2015, y que desde entonces ejerce como director técnico de la Federación Española de Piragüismo.

El donostiarra de 36 años (nació el 2 de marzo de 1982), a quien ya le interesó el aspecto mental en el deporte de elite durante una trayectoria deportiva que se alargó durante década y media, ha ahondado en esta cuestión en la tesis “Inteligencia emocional y motivación: diferencias entre piragüistas iniciados, campeones y supercampeones”, que presentó -con éxito- hace poco más de dos meses, con lo que ya es Doctor en Psicodidáctica por la UPV/EHU.

“En su momento estudié Educación y la tesis surge en base a cuestiones que me planteaba cuando yo era deportista. Observaba que había una diferencia entre aquellos que ganaban y los que aspiraban a ello, pero no sabía exactamente cuál era ese motivo. Tenía mis pequeñas hipótesis o intuiciones a base de observar a mis rivales, de haber charlado con ellos, algunos campeones olímpicos. Pero no fue hasta que ahondé más en la temática cuando descubrí que había ciertas variables psicológicas que inciden en los resultados”.

Una “búsqueda bibliográfica de toda la literatura sobre el alto rendimiento deportivo y la psicología” y unos “cuestionarios psicométricos validados, que ofrecen unos análisis estadísticos fiables”, fueron una parte del método empleado por Ekaitz Saies. La otra, conversaciones informales con algunos de los mejores piragüistas del mundo, como pueden ser Saúl Craviotto, David Cal, Tim Brabants, Ken Wallace o la misma Maialen Chourraut, protagonista de la imagen de portada, en la que se ve a la palista guipuzcoana en lo más alto del podio olímpico hace dos años en Río de Janeiro.

La principal conclusión que extrae el donostiarra es que, por un lado, su gestión emocional en los momentos de máxima tensión es impecable. Los nervios y la presión, que bloquean a otros, a ellos les hacen crecerse: “Los deportistas supercampeones tienen una mayor capacidad de gestionar sus emociones y aprovecharlas para un mayor beneficio. Aprovechan las emociones del momento, tanto las suyas como las de los rivales, para emplearlas en su propio beneficio”. Por otro lado está su “motivación”: “Aunque tengan estímulos externos como la fama o los premios, aún y todo les encanta lo que hacen, les apasiona y disfrutan de su actividad. Están motivados de forma intrínseca”.

toma de decisionesUna vez en competición, Saies cita dos factores fundamentales que marcan la diferencia: “La primera es la confianza en uno mismo y la segunda, la ausencia de preocupaciones. Entre el estímulo y la reacción hay un periodo, que es el periodo crítico para tomar las decisiones. Ahí entran en juego la confianza y la ausencia de preocupaciones. Estos supercampeones tienen facilidad para gestionar este tipo de momentos, aunque todo es aprendible... y también desaprendible. Aunque las tengas innatas, si no estimulas esas conductas con un entrenamiento mental adecuado y continuo, no las vas a poder explotar en competición”.

El expalista donostiarra considera que aún hay deportistas en activo que “no son conscientes de la importancia que tiene la psicología” en el rendimiento deportivo: “Suelen decirse cosas como que el físico es el 10% del éxito y la cabeza el 90%, pero muchos deportistas ignoran la parte mental y transcurren su carrera deportiva sin saber de dónde le vienen los éxitos y los golpes. Yo siempre digo que el éxito es 100% físico y 100% mental. Lo uno no se puede separar de lo otro. Tienes que estar a tope físicamente y mentalmente”. El donostiarra considera incluso que su carrera deportiva, ya de por sí exitosa con logros como dos medallas de oro en Mundiales, podría haber sido “mejor”: “Si hubiese sabido lo que sé ahora o hubiera tenido un mentor que me ayudara a sacar más rendimiento de este aspecto, seguramente habría rendido mejor, aunque eso nunca se puede saber”.

de la teoría a la prácticaEn su posición de director técnico de la Federación Española de Piragüismo, Ekaitz Saies trata de poner en práctica la teoría: “Por desgracia no tengo todo el tiempo que quisiera para hacerlo, pero cuando vamos a las competiciones, que es donde realmente estoy en mi entorno, intento aplicar estos conocimientos al equipo. El piragüismo es un deporte que se considera individual, pese a que hay competición por equipos, pero el enfoque de conjunto tiene una gran influencia en todos los individuos, en que se sientan parte del mismo equipo, que cuando a uno le va bien sienta que a él le va a salir bien, que están metidos en una rueda de excelencia”.

Al final, el reto es que cada deportista dé el máximo: “La base fundamental de la psicología en el deporte está en la educación, porque no se ve al deportista como una persona que necesita salir de un problema, sino como una persona a la que se prepara para dar lo mejor de sí, y eso es la educación, que cada uno pueda dar lo mejor de sus capacidades. El enfoque es educativo”.