Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Pepín Liria: "Saben que soy de verdad y que no me escondo"

El matador murciano agradeció el apoyo del público, que pidió la segunda oreja en su segundo toro

IKER GARCÍA - Viernes, 13 de Julio de 2018 - Actualizado a las 10:14h

El matador murciano se entregó al máximo en su regreso a la Monumental pamplonesa.

El matador murciano se entregó al máximo en su regreso a la Monumental pamplonesa. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

El matador murciano se entregó al máximo en su regreso a la Monumental pamplonesa.

Pamplona. - Pepín Liria volvió a torear en Pamplona 8 años después, y a punto estuvo de salir por la puerta grande, tras la fuerte petición de una segunda oreja en el segundo animal de su lote.

Ruiseñor dio dos sustos al diestro murciano, que continuó con la faena hasta matar al burel. "Sabía de lo que estaba dispuesto hoy", sentenció Liria.

La reaparición de Liria en Pamplona fue, sin duda, el plato fuerte de la tarde y el propio torero quiso dejar claros sus motivos. "Me fui en el mejor momento de mi carrera, y me fui feliz y dichoso, sobre todo con el reconocimiento de los míos. Cuando vuelvo, lo hago con todas las consecuencias, no he venido a pasearme. He venido a significar a los toreros, que son muy grandes, y ahora los admiro más si cabe", explicó.

Además, quiso agradecer el apoyo y los ánimos del público, sobre todo de las peñas, que corearon el nombre del diestro. "Saben que soy de verdad, que no me escondo y que me he tirado a matarlo", expresó el de Cehegín.

Fue una tarde emotiva para Liria y para su familia. "En la vuelta al ruedo, con una mirada a mi hija sabía que le he hecho sufrir con esta reaparición, pero me he preparado mucho para que no pasara nada". Preguntado por una lesión de rodilla que aquejaba al matador, éste explicó que tiene "un médico y un fisio muy buenos en Murcia", que han hecho que nadie note que estaba "cojo".

No empezó demasiado bien la tarde para el murciano, que no tuvo suerte con su primer astado, de nombre Jalabeño, un burel "muy exigente". "Yo he tenido disposición, lo he intentado, pero no embestía. Las sensaciones son positivas, pero quería enganchar a la gente", manifestó.

También lo tuvo difícil Julián López, el Juli, que no pudo sacar nada de su primer animal. "Se defendía mucho. Cuando había que empujarlo a la muleta derrotaba mucho y se defendía. El toro no tenía mala condición, pero, de cerca, no me dejaba construirle la faena", lamentó.

No estuvo afortunado, igualmente, con su segundo, de nombre Emplumado, aunque el público pidió tímidamente la oreja. "No ha mantenido el ritmo, pero ha tenido mucha nobleza. Su problema es que no ha durado, si llega a estar toda la faena como ha comenzado, con ese pitón izquierdo, lo habría disfrutado más", constató el torero madrileño.

El peor parado fue Ginés Marín, que repetía por segunda tarde consecutiva en la Monumental pamplonesa, y se volvió a ir de vacío. "Hoy he podido estar a gusto, la pena es que este toro no ha durado nada y el otro, que tenía buena condición, se ha lastimado", lamentó el gaditano.

Últimas Noticias Multimedia