Gracias, agentes

Jesús Vázquez Larran - Viernes, 13 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Iruña es una ciudad mucho más limpia en estos días de jolgorio y falta de civismo. Gracias a agentes que, como vosotros, se toman en serio su tarea de limpiar las calles de suciedad y sancionar a los infractores que contribuimos a ello.

Lo digo desde el arrepentimiento sincero, después de haber incurrido en el bochornoso delito de esputar en la vía pública. Es de alabar vuestra dedicación para el estricto cumplimiento de la ordenanza municipal.

Sin embargo, no es tan de alabar que la denuncia se formule en el transcurso de una cordial y enriquecedora conversación, en la cual era informado de la desorbitante sanción económica que acarreaba la difusión de una foto realizada desde mi teléfono móvil en la que, de forma circunstancial, (aunque se viene repitiendo reiteradamente todos los días de San Fermín), aparecían seis patrullas municipales aparcadas encima de la acera, próxima al bar en el que por lo menos el turno de mañana y el de tarde se juntan para su almuerzo. Como relato, después de sacar la foto y proseguir el paseo con mi perro atado. Como dicta la ordenanza al respecto.

Para mi sorpresa, un primer agente requiere de mi documentación y me pregunta el motivo de la acción de realizar una foto a mi calle, a la vez que me pide que le enseñe el teléfono móvil. Yo colaboro, aún a sabiendas de que no es quién para, sin orden judicial, hurgar en mi aparato telefónico. Un tanto extrañado por las formas y despistado por el alcance de las sanciones que acarrearía la difusión de la instantánea, les comento que, como trabajador público que soy, mi opinión de que no se da una buena imagen a la ciudadanía aparcando encima de la acera en la proximidad del bar para juntarse tantos para su correspondiente descanso.

Ahí interviene otro agente, que me dice que le llame a Asiron para quejarme de que se juntan seis patrullas cada turno aparcando encima de la acera en mi calle. Entonces, entre el shock inesperado de la respuesta de este funcionario y carraspeo de la conversación, me surge la imperiosa necesidad de evacuar un esputo que tuve a bien dirigirlo a una zona del césped donde paseo y evacua mi perro.

Es entonces cuando de forma espontánea y maleducada incurrí en el deleznable delito de escupir en la vía pública. Aunque dudo mucho que sea este el motivo de la denuncia. Así que, siguiendo el consejo del agente de la Policía Municipal de Iruña, he intentado buscar el teléfono de nuestro alcalde, el señor Asiron, para realizar la queja... Pero como son estos días tan señalados y estamos algunos de fiesta pues para qué vamos a molestar...

Así que a pasar bien las fiestas y a seguir limpiando las calles, agentes.