‘Emakumearen Oroimen Baratza’ se abre en Arantza

El domingo se inaugura esta huerta para trabajar la memoria histórica de la mujer

Aitor Arotzena - Viernes, 13 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Mujeres trabajando en la huerta para la memoria histórica femenina en Arantza antes de la inauguración

Mujeres trabajando en la huerta para la memoria histórica femenina en Arantza antes de la inauguración (DN)

Galería Noticia

Mujeres trabajando en la huerta para la memoria histórica femenina en Arantza antes de la inauguración

arantza- Este domingo se presentará el proyecto Emakumearen oroimen baratzea, un espacio “muy especial, lleno de creatividad y movimiento”. Como explica la artista beratarra Maddi Irazoki, “es un proyecto creado para darle visibilidad a la mujer y recopilar su memoria histórica. Queremos un espacio vivo y cíclico para guardar, cuidar y alimentar la memoria histórica de la mujer”.

Todo comenzó en el 2016 cuando a petición del Ayuntamiento de Bera, Ramón Albistur y Esther Carrizo comenzaron con el taller de teatro popular Oroit(h)arri. La propuesta del Ayuntamiento era que crearan una obra teatral en euskera, ambientada en la posguerra en Bera. Albistur y Carrizo sumaron la figura de la mujer como eje central de la obra. Después de un año de trabajo en equipo y creación colectiva, en julio de 2017 se presentó la obra Harritik hazia ante el público. “Durante todo el proceso de creación nos costó mucho encontrar testimonios femeninos, más aún si pretendíamos que fueran escritos por mujeres”, explica Irazoki. “La necesidad de generar un cambio ante esta situación fue creciendo en nuestro interior. Esther propuso repartir unas semillas al final de cada representación, y con las plantas que crecerían de esta red de semillas, crear un espacio vivo para la memoria de la mujer. Junto con el regalo de las semillas, pedimos a los asistentes que en un año regresaran con sus plantas e historias de una mujer de su entorno, pasada o presente”.

Ahora, un año después, el proyecto “sigue su camino infinito”, pero este domingo será la inauguración del espacio físico en el que se está convirtiendo esta parte del proyecto. El espacio físico está tomando forma gracias al gran trabajo de un pequeño equipo. Emakumearen oroimen baratza se está acabando de crear en Arantza. Su traducción sería algo así como la huerta para la memoria histórica de la mujer. “Su diseño es pura magia: tiene forma de mandala, en su interior una fuente simboliza la voz de la mujer, y distintos espacios que crecen desde ese mandala (en forma de espiral) albergarán las plantas que habrán crecido de las semillas regaladas, e incluso de otras semillas que la gente aportará”, añade Maddi Irazoki. Quien no pudo acudir a la obra de teatro y por tanto no tenga semillas o las perdió, puede aportar otra planta. “Será un espacio vivo por el que pasear, al que cuidar, alimentar y del que alimentarnos, de ahí el sentido de huerta y no jardín”, cuenta.

Historias Maddi Irazoki se ocupa de recopilar las historias de las mujeres. “Se pueden llevar el mismo día de la inauguración o enviarlas a la dirección de correo emakumearenoroimenbaratzea @gmail.com”. Irazoki además apoyará con su ayuda “si alguna persona necesita ayuda para escribir la historia que quiere contar, o se siente más cómoda contándola oralmente”.

La cita será el domingo a las 13.00 horas en la plaza de Arantza. Desde ahí se irá al espacio, situado justo detrás del ayuntamiento, en una zona cedida por el propio consistorio. No faltarán la música, el teatro, el baile ni la plástica.