Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Claude Dastugue: foie gras y amistad

Veterano jugador de rugby, criador de ocas, granjero en un pueblito francés de 80 habitantes: desde hace 35 años no se pierde ni un solo San Fermín

Sábado, 14 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El exjugador de rugby francés y “socio adoptivo” de la peña Irrintzi, Claude Dastugue posa frente a la puerta del local de la peña, poco antes de ir a los toros.

El exjugador de rugby francés y “socio adoptivo” de la peña Irrintzi, Claude Dastugue posa frente a la puerta del local de la peña, poco antes de ir a los toros. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

El exjugador de rugby francés y “socio adoptivo” de la peña Irrintzi, Claude Dastugue posa frente a la puerta del local de la peña, poco antes de ir a los toros.

el metro con ochenta y siete centímetros de estatura de Claude Dastugue y su enorme espalda de fortachón granjero y jugador de rugby sigue siendo tan llamativa en la peña Irrintzi ahora como hace 35 años, la primera vez que cayó en Pamplona sin tener ni idea de esta fiesta. Era 1983, Claude vivía en Gers y cerca de allá en Vic-Fezensac se celebran grandes festejos taurinos. Habían oído que en Pamplona también había una buena fiesta montada entorno a los toros, lo que nunca imaginaron era lo que se iban a encontrar aquí: “Esto era divertidísmo”. Estaba solo y en el bar La Viña de la calle Jarauta conoció a Fernando Mancho y a su cuadrilla, entre el cachondeo sanferminero acabó yendo a los toros con ellos y ahí se fraguó una amistad que dura tres décadas. De hecho, Fernando falleció hace pocos años y Claude aun sigue visitando a la madre de su amigo durante todas las fiestas. Al año siguiente, en 1984, Claude volvió a Pamplona con su amigo Patrick y por poco no regresan a Francia. “Perdimos las llaves del coche, entonces la frontera no estaba abierta y tuvimos que llamar a mi hermana para que viniese a buscarnos. Los gendarmes no nos dejaron pasar por Hendaia, en Saint-Jean de Pied de Port la frontera estaba cerrada por el paso del Tour de Francia y en Roncesvalles había volcado un camión y tampoco se podía pasar, así vinimos para dos noches y nos quedamos cinco”, rememora.

Claude vive en Castex, un pueblito de no más de 80 vecinos, donde se desempeña como granjero -este año ha estado ajetreado con la cosecha del trigo- y hasta hace poco criaba patos para elaborar foie-grass. Cada día 6 de julio aparece por Pamplona para la comida con la cuadrilla en la peña Irrintzi, donde se puede decir que es socio “adoptivo”: tiene su propio abono para los toros, le toca hacer turno de barra como cualquier peñista y también llevar los palos de la pancarta. Eso, Claude tiene a todos encandilados en la comida: él siempre prepara foie fresco. “Una delicia”, dicen sus amigos. “Al principio me decían: jo, Claude, qué bueno está tu paté. Y yo les explicaba algo cabreado que no, que no era un paté. Ha costado pero lo han entendido”, dice con guasa. Claude habla en un castellano bastante correcto aunque se él excusa: “Aprendí a hablar español en San Fermín, todo lo he aprendido en estas calles”, dice entre risas. No solo aprendió eso, aquí incluso conoció hace 15 años a la que hoy es su segunda esposa, Marie Pier, con la que ha tenido dos hijos. “Era la típica noche de Sannfermines que ya me iba a casa, de retirada y un amigo me lió para tomar la última, allí conocí a un grupo de chicas francesas, una de ellas de Pau, que acabó convirtiéndose en mi pareja”, explica.

Asegura y confiesa que aquí ha encontrado la felicidad. “Con el equipo de rugby he viajado por todo el mundo, he vivido los carnavales de Barranquilla en Colombia o Río de Janeiro, grandes fiestas, sí, pero nada coprable como Pamplona. La esencia de estas fiestas son sus gentes, vosotros. Los pamploneses tienen dos enormes corazones. Dicen que la gente de los Pirineos somos fríos, yo no lo creo. Aquí es un celebración generosa de la amistad”.

en corto

Nombre. Claude Dastugue

Fecha y lugar de nacimiento: Tarbes (Francia), 1962

Primer San Fermín: 1983

Una canción: El ‘Riau-riau’.

Una comida: Un buen trozo de carne, un buen solomillo de vaca.

Un ‘momentico’:

El día del cohete.

Un ‘momentazo:

Los reencuentros con mi gran amigo Fernando Mancho y por supuesto cuando conocí a mi mujer aquí.