Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

‘incauto’ siembra el pánico junto al ayuntamiento

El toro de Jandilla cornea a un corredor en la axila y aplasta a otro contra la barrera de la curva de Mercaderes
El séptimo encierro también fue rápido y dejó seis traslados a los hospitales, uno menos grave y el resto leves

Fotografías Vicente Larumbe, Joxerra Larrañaga, Iban Aguinaga, Santiago Torrado, Ángel Gómez, Emilio Zazu, Oskar Montero, Iñaki Porto, Juan Antonio Garaikoetxea, Unai Beroiz, Patxi Cascante, Eduardo Sanz, Pablo Roa, Oriol Maza, Javier Bergasa, Juan Puerta, Rodrigo Jiménez (Efe) y Dani Olóriz P. Gorría - Sábado, 14 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

‘Incauto’ cornea en la axila al joven salmantino Jaime Gonzaléz en la plaza del Ayuntamiento, mientras la boina vuela de su cabeza.

‘Incauto’ cornea en la axila al joven salmantino Jaime Gonzaléz en la plaza del Ayuntamiento, mientras la boina vuela de su cabeza.

Galería Noticia

‘Incauto’ cornea en la axila al joven salmantino Jaime Gonzaléz en la plaza del Ayuntamiento, mientras la boina vuela de su cabeza.

pamplona- Viernes 13. Jandillas en la calle. La sensación de que los encierros van demasiado bien como para que dure la racha. Todo se conjugaba para esperar una mañana accidentada. Y no lo fue tanto. Es verdad que los toros de la estrella dejaron el segundo corneado, el joven salmantino de 19 años Jaime González, pero fue una herida en la axila que los médicos calificaron de menos grave. Fue el momento más angustioso del séptimo encierro y sucedió en un lugar de la plaza del Ayuntamiento señalado por la tragedia, justo donde, también un 13 de julio de hace 23 años, cayó Matthew Peter Tasio y donde un poste recuerda a las víctimas de los encierros. Cinco traslados hospitalarios más y una atención en urgencias, todos por traumatismos leves, completaron el balance de los toros extremeños.

El 13 no es un día favorable en las estadísticas. Además de Tasio, un 13 de julio cayeron Vicente Risco y José Antonio Sánchez en 1990 y, en 1923, Esteban Domeño, el que para muchos es el primer muerto en el encierro. Pero la estadística ayuda a interpretar la realidad, aunque ni de lejos es una ciencia exacta. Y menos con los toros de Borja Domecq en los corrales de Santo Domingo. Lo mismo dejan ocho corneados como en 2004 que ninguno, como el año pasado. Con todo, se tiene por una ganadería peligrosa. No en vano ha dejado 30 corneados en las calles. Desde su primera presencia en 2002 se ha convertido en la cuarta ganadería con más corridas en el coso de la Misericordia. Ayer eran cinco toros negros y un castaño llegados desde las tierras pacenses de Mérida. Preciosos, astifinos, inquietos y rapidísimos. No muy grandes, casi todos apenas por encima de los 500 kilos.

La salida de los corrales fue de manual, con los mansos protectores arropando a la manada y menos corredores parados a los lados que el día anterior. Pero al final de la cuesta de Santo Domingo Incauto salió por la derecha como alma que lleva el Diablo y arremetió contra los corredores que se encontraban a la entrada de la plaza del Ayuntamiento. Primero hizo volar una boina, en una imagen de tiempos pasados, y luego llegó a la espalda de Jaime González. El joven salmantino intentó darse la vuelta y se encontró con el pitón del toro en su brazo izquierdo. El animal lo arrastró unos metros interminables pero afortunadamente el cuerno derecho de Incauto se enredó con la faja del corredor y se la llevó como trofeo durante unos segundos.

Probablemente este toro adelantado hubiera seguido creando mucho peligro porque en Mercaderes miró a la izquierda con muy malas intenciones. O no, quién sabe. La cuestión es que su veloz carrera en solitario se frenó en seco en la curva Mercaderes-Estafeta. Allí se echó a la izquierda y se golpeó violentamente contra la barrera. Lo peor es que en medio había quedado un corredor norteamericano que tomó la curva por el lado equivocado. El bicho cayó al suelo y el yanki quedó colgando del vallado tras el mamporro. El toro se rehizo enseguida y consiguió levantarse dando coces al móvil del americano. Otro signo de los tiempos. Para entonces la manada ya había pasado e Incauto se incorporó a ella.

La carrera en la mayor parte de la calle Estafeta no fue tan vistosa como el día anterior. La manada estuvo casi toda la calle abierta por los mansos y solo al final se disgregó y la mocina pudo coger toro con alguna facilidad. El castaño Decano delante, los mansos, tres jandillas más y otros dos al final, algo separados. Tampoco hubo tantas caídas como con los victorianos del jueves, pero al joven pamplonés Ander Damborena la manada le pasó por encima. En la bajada al callejón volvió a aparecer el peligro con los dos toros rezagados. Un amago de montón, tropiezos y caídas, pero pronto unos cuantos buenos corredores lograron meter a las reses en la plaza al modo clásico, de buenas formas. Todavía quedaba otro momento peligroso a la entrada del coso, y otra vez fue Incauto, el más revoltoso del encierro, que entraba en quinto lugar, el que se echó encima de un corredor caído. Al final los cuatro primeros llegaron a los corrales de la plaza en 2:10. De haber llegado la manada completa hubiera sido el récord de este año, pero los dos últimos toros elevaron el tiempo hasta 2:24. También rapidísimo.

el tiempo

2:24

El encierro de Jandilla fue el tercero más rápido de los siete que se han corrido. Solo los toros de Fuente Ymbro y los de Victoriano del Río corrieron más.

Otra gran audiencia. El sexto encierro fue visto el jueves en ‘La 1’ por 1.573.000 telespectadores, el 60,8% de la audiencia.