Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Octava de San Fermín, el último acto institucional de las fiestas

efe - Sábado, 14 de Julio de 2018 - Actualizado a las 11:12h

La Corporación Municipal sale de la Plaza Consistorial acompañada por los gigantes y cabezudos, la guardia municipal y La Pamplonesa.

La Corporación Municipal sale de la Plaza Consistorial acompañada por los gigantes y cabezudos, la guardia municipal y La Pamplonesa. (policía municipal de pamplona)

Galería Noticia

La Corporación Municipal sale de la Plaza Consistorial acompañada por los gigantes y cabezudos, la guardia municipal y La Pamplonesa.

Pamplona. La Octava de San Fermín es el último de los actos institucionales de las fiestas, para el que la Corporación Municipal sale de la Plaza Consistorial a las 10.45 horas ataviada en Cuerpo de Ciudad acompañada por los gigantes y cabezudos, la guardia municipal y La Pamplonesa para acudir a la parroquia de San Lorenzo.

Allí, se celebra la Función en la que participan la Capilla de Música de la Catedral y la Orquesta de Cámara con Aurelio Sagaseta de maestro de capilla y Julián Ayesa de organista. Tras el oficio religioso, la comitiva regresa al Ayuntamiento.

Según ha recordado el consistorio en una nota, las Octavas, incluida la de San Fermín, tienen su origen en el sínodo diocesano de Pamplona, convocado por el obispo Miguel Périz de Legaria en 1301. Aunque la festividad de San Fermín era antigua, a partir de este sínodo se hizo obligatoria y se le añadió la Octava.

La primera referencia de la participación del Ayuntamiento data de julio de 1689. Próximas las fiestas, la ciudad se encontraba de luto por la muerte de la reina María Luisa de Orleáns, esposa de Carlos II el Hechizado, producida el anterior mes de febrero. En esa situación era obligada la suspensión de toros, fuegos y danzas.

La corporación acordó, en la sesión del 5 de julio, dedicar el ahorro económico de los actos suspendidos a mejorar el culto al Patrono, estableciendo una Octava con misa cantada y sermón y encareciendo a futuras corporaciones a mantener la nueva solemnidad.