Juan Bas gana el Dashiell Hammett por ‘El Refugio de los Canallas’

También fueron galardonados en la Semana Negra la escritora y cineasta Mabel Lozano, Horacio Convertini y Tomás Bárbulo

Sábado, 14 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

T. Bárbulo, J. Bas, H. Convertini y M. Lozano.

T. Bárbulo, J. Bas, H. Convertini y M. Lozano. (Foto: Juan González (Efe))

Galería Noticia

T. Bárbulo, J. Bas, H. Convertini y M. Lozano.

gijón- El escritor y periodista bilbaíno Juan Bas ganó el Premio Dashiell Hammett de novela negra con la obra de ficción El Refugio de los Canallas,que aborda la violencia de la banda terrorista ETA.

Tras conocer el fallo del jurado dado a conocer en la Semana Negra de Gijón, el autor calificó su obra como “una novela poliédrica sobre los años del plomo” en el País Vasco.

El jurado, compuesto por Ernesto Mallo, Inma Luna, Ignacio del Valle y Miguel Barrero, valoró la “profunda implicación” del autor con “la temática de la violencia y de las consecuencias en el País Vasco sin descuidar una elevadísima calidad literaria”. Bas dijo que era “su mejor novela” o “su libro menos malo”.

Bas también fue galardonado con el premio conjunto que conceden los festivales Semana Negra y Buenos Aires Negro, por el cual asistirá como autor invitado a la próxima edición del certamen literario de la capital argentina.

La escritora y cineasta toledana Mabel Lozano, fue distinguida con el Oremio Rodolfo Walsh, de relatos basados en hechos reales, con la obra El proxeneta, que narra la vida del dueño de uno de los grandes prostíbulos de España.

Horacio Convertini ganó el premio Celsius 232 a la mejor obra de ciencia ficción con Los que duermen en el polvo, una historia distópica que aborda las conductas sociales derivadas del hambre.

El premio Silverio Cañada a la mejor primera novela negra de un autor fue para Tomás Bárbulo por La asamblea de los muertos, que narra la forma en que el asalto a un banco de Marruecos aparentemente desprotegido y fácil de acceder con un butrón se le complica a una banda de ladrones. - Efe