El Tributo 642 renueva la convivencia entre los valles de Roncal y Baretous

Habitantes de ambos valles, junto a los ansotarras, se muestran como agentes de su futuro

M. Zozaya Elduayen - Sábado, 14 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La delegación de Baretous aprovechó el acto para recabar el apoyo de los valles vecinos y del Gobierno foral.

La delegación de Baretous aprovechó el acto para recabar el apoyo de los valles vecinos y del Gobierno foral. (M. ZOZAYA)

Galería Noticia

La delegación de Baretous aprovechó el acto para recabar el apoyo de los valles vecinos y del Gobierno foral.

isaba/izaba- De vuelta al collado de Ernaz, en Isaba, Pierre Casabonne, alcalde de Arette, congregaba ayer al pie de la Piedra de San Martín al numeroso público que presenció bajo el sol la firma del 642 Tributo de las Tres Vacas, el tratado de paz más antiguo de Europa, firmado entre los valles de Baretous y Roncal, que marca el deseo de vivir y trabajar en paz en el tiempo entre la vecindad de los lados de los Pirineos.

Formada la delegación de Baretous con representación de: Feas, Lanne, Ance, Arette, Aramits e Issor, esperaron a la roncalesa, integrada por representantes de: Isaba, Uztarroz, Urzainqui y Garde, acompañados por la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde y Ángel Navallas, alcalde de Sangüesa, a cuya Merindad corresponden. Y entre ambas, los representantes del vecino Valle de Ansó, mediadores y escenario que fueron de aquella primera firma del 12 de octubre de 1375 que puso fin a las disputas por el uso y disfrute de los pastos.

“El tratado se firmó por las hierbas, el agua y la sangre con el acuerdo de Pax Avant respetado hasta nuestros días”, explicó Casabonne, al tiempo que añadía que es el símbolo de la vida en paz del monte, del Pirineo y de Europa. Fueron sus palabras las que introdujeron al alcalde de Isaba y presidente del acto, José Mari Barace, que repitió por tres veces la fórmula: “¿Venís dispuestos a pagar el tributo con tres vacas como en años anteriores?”. Asintieron antes de poner sus manos sobre el mojón 262.

Después, firmaron y eligieron acto seguido simbólicamente las tres vacas que permiten al ganado de Baretous pastar en Roncal.

REIVINDICACION De nuevo el mojón sirvió de escenario para una reivindicación actual a la que dio lectura el alcalde de Aramits, Etienne Serna, que aprovechó el acto para pedir apoyo al Gobierno navarro contra las políticas unilaterales del Gobierno francés de la próxima introducción de dos osas preñadas en el Pirineo.

La delegación francesa se llevó el compromiso de la consejera Elizalde de diálogo y consideración de los agentes rurales. “Para conseguir el desarrollo sostenible de nuestros valles solo lo podemos hacer con las personas del territorio”, manifestó.

La repercusión de la medida impositiva traspasa la frontera a juicio del alcalde de Isaba, que aseguró que “la convivencia de las dos partes es clave en este proceso y así tiene que seguir siendo”.

Día de fiesta con la fanfarre Kurruskla, de migas y comida popular. Día de encuentros que se repiten en el mismo escenario como la familia y amigos de Garbiñe Azkoaga y Santiago Aranguren, de Bilbao, 40 años sin faltar a la cita;o el incondicional Miguel Marqués, vecino de Uztarroz, de 92. Siempre desde la Contienda a pie hasta la Piedra, y ayer primera vez en coche con su hijo Pablo. Ya tocaba.

Más sobre Sangüesa / Pirineos

ir a Sangüesa / Pirineos »