Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Octava, un acto tradicional cada vez más popular

El grupo de dantzaris del Ayuntamiento puso un brillante colofón para despedir las fiestas

Cientos de familias llenaron la plaza Consistorial para disfrutar de la mañana

Sofía Sánchez | Oskar Montero - Domingo, 15 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Dantzaris despiden las fiestas tras la celebración de la Octava y la despedida de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos.

Dantzaris despiden las fiestas tras la celebración de la Octava y la despedida de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Dantzaris despiden las fiestas tras la celebración de la Octava y la despedida de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos.

pamplona- Después de nueve días de fiesta, jolgorio y diversión, las fiestas de San Fermín pusieron punto y final un año más con la tradición de la Octava antes del último acto de despedida de las fiestas, el Pobre de Mí. El acto consta de la procesión de la Corporación municipal desde la plaza del Ayuntamiento, pasando por la calle Mayor, hasta llegar a la iglesia de San Lorenzo, donde se celebró una misa en agradecimiento al santo.

Desde alrededor de las 10.30 horas, la plaza Consistorial se llenó de familias que siguieron los bailes de los Gigantes y se escapaban de los golpes de los kilikis, y se quedaron en el corazón de la ciudad, allí donde hace no tanto comenzaron las fiestas, para presenciar durante este acto de despedida el paso de la Corporación. Las concejalas y concejales, vestidos con sus trajes de roncaleses, estuvieron acompañados por los dantzaris, txistularis de Pamplona y Tolosa, timbaleros, la guardia de gala... Y, al final de la comitiva, La Pamplonesa, con sus integrantes vestidos esta vez con chaquetas blancas.

Quince minutos antes de la eucaristía, la corporación municipal, encabezada por el alcalde de Pamplona Joseba Asiron, se dirigió a la capilla de San Fermín, en la parroquia de San Lorenzo. Allí, se celebró la misa que estuvo amenizada por la Capilla de Música de la Catedral y la Orquesta de Cámara con Aurelio Sarasate como director. Tras el oficio, la Corporación volvió a unirse en la sacristía para iniciar el camino de vuelta a la Casa Consistorial. De nuevo, las familias llenaron el recorrido, para seguir el paso de concejales y concejalas y dar la despedida a los Gigantes y Cabezudos en la plaza Consistorial.

Por cortesía del Ayuntamiento, estuvieron invitados a los balcones de Casa Seminario para disfrutar de la despedida de la Comparsa miembros de CERMIN y de las peñas txikis. El alcalde Joseba Asiron, estuvo presente durante todo el acto, incluida la misa, ataviado en Cuerpo de Ciudad.

una larga tradiciónLa Octava, que data de 1689, es uno de los actos de cierre del programa festivo. Tiene su origen en el sínodo diocesano de Pamplona, convocado por el obispo Miguel Périz en 1301. Próximas las fiestas, la ciudad se encontraba de luto por la muerte de la reina María Luisa de Orleáns, producida el anterior mes de febrero. En esa situación era obligada la suspensión de toros, fuegos y danzas. La corporación acordó el establecimiento de una misa cantada y sermón, y encareciendo a futuras corporaciones a mantener la nueva solemnidad.