Meteoritos

Exclusión

Por Carlos Pérez Conde - Domingo, 15 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Ahora, sí: Iruñea tiene un gobierno municipal nacionalista vasco. Íntegramente. Alcalde y concejales delegados. Simplifico con intención mordaz: en Pamplona mandan los vascos. Histórico. E histérico en su motivo: Izquierda-Ezkerra y Aranzadi pusieron de los nervios a Asiron. Conclusión: exclusión sin “reversión” posible. Pretexto definitivo: el impedimento de un proyecto de inversiones. “No se puede hacer oposición al Gobierno desde dentro del Gobierno”, sentenció el alcalde. EH Bildu consideró “inaceptable” que los expulsados se sumaran al “régimen” (UPN-PSN). Geroa Bai lo valoró como “un salto cualitativo en su reiterada actitud obstruccionista de la gestión municipal”. En resumen, deslealtad. Al cuatripartito y al proyecto de cambio. A los damnificados, el sistema de funcionamiento interno no les ha parecido justo ni respetuoso con los socios minoritarios. Aranzadi vaticina que “el daño causado por la falta de diálogo dificultará futuros gobiernos de cambio”. Por un escaño (14-13), los resultados electorales de 2015 permitieron que el cambio tomara posesión del Ayuntamiento de Pamplona. El PSN tampoco pudo evitarlo en el Consistorio de la capital. Con empate a cinco concejales, una exigua diferencia de votos electorales entregó la vara de mando al cabeza de lista de EH Bildu. Se respetó la lista más votada entre los partidos del cambio. En aquel momento, Geroa Bai declinó la asunción de direcciones de áreas. Algunas fricciones esporádicas precedieron a la crisis de 2017, con una primera remodelación del equipo de gobierno. Geroa Bai se prestó entonces a tocar poder. Las negociaciones de los presupuestos para este año fueron tormentosas. Advertencias. Amonestaciones. Amenazas. En situaciones de tensión, la necesaria confluencia se resiente por arrogancias y empecinamientos. La suma es más importante que los sumandos. El tamaño no debe influir en la relación. Aportar desde la diversidad. Decidir en unidad. O la quiebra.