Casco rojo

No es nada fácil

Por Sergio Garbisu - Lunes, 16 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

aunque muchas veces hasta parece que lo sea. 9 años consecutivos 9, haciendo la pole y ganando en Alemania. Que se dice pronto. 9 años en los que nadie, más viejos y más jóvenes tengan un día mejor que tu, una moto más afinada, alguien que elija mejor los neumáticos, un bache no fichado que te haga perder la rueda delantera… pues no, no hay manera. Es una proeza que, como todas, el tiempo pondrá en el Olimpo de los imposibles. Y aún le queda cuerda, para fortuna de él y disfrute nuestro.

Lo único que demuestra por si alguien lo dudaba, que no se trata de tener la mejor moto o cosas así, es que por encima de los grandes pilotos, de los fuera de serie (que hay unos cuantos en GP) están los genios, y estos son unos pocos a lo largo de la historia de este deporte. Y no es nada fácil tener de forma simultánea a dos de ellos, ayer primero y segundo. Algún día podremos decir que vivimos la gloria de Vale y la de Marc, y que incluso los vimos compartir triunfos y duelos, amores y odios. Que afortunados somos. Porque lo de Rossi tampoco es fruto de esta o la otra casualidad. Hubo un tiempo, que también vivimos, que Vale era capaz de llegar de Ibiza directo al Paddock el jueves y ganar la carrera sin perder la sonrisa y por supuesto despeinarse.

Años de gloria de otro genio, sin método, ni entrenamiento riguroso, en una fiesta permanente, pero cuya capacidad innata para pilotar las motos más rápidas del mundo, hacían fácil lo imposible. Él que, por si alguien aún no se acuerda, llegó a pilotar y ganar con aquellas 500cc. 2 tiempos, brutales, donde en el tacto de tu puño derecho residía tu vida, literalmente. Él, al que ya el tiempo no perdona, ayer confesó al bajar del podio que estuvo viendo estas dos semanas los últimos diez años de carreras en Sachsenring y en especial la del año pasado con el podio de Folger y la Yamaha satétile, para estudiar trazadas, posibles adelantamientos y puntos críticos en carrera. Porque nadie dijo que ser un genio fuera tarea fácil.

etiquetas: deportes, opinion, facil