Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El día vuelve a imponerse a la noche

Los hosteleros hacen un balance positivo de las fiestas aunque se pudo apreciar una menor afluencia de gente
Aseguran que en los últimos años ha cambiado la tendencia a la hora de vivir estos días

Ainhoa Bravo | Javier Bergasa - Lunes, 16 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Cientos de personas disfrutan del ambiente de día en las carpas instaladas en la cuesta de Labrit.

Cientos de personas disfrutan del ambiente de día en las carpas instaladas en la cuesta de Labrit. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Cientos de personas disfrutan del ambiente de día en las carpas instaladas en la cuesta de Labrit.

pamplona- Las calles de Pamplona, que ya no amanecen teñidas de blanco y rojo, han vuelto a la normalidad y los comercios, bares y restaurantes han recuperado la calma después de hacer frente a los días más ajetreados y concurridos de todo el año.

Tras nueve intensos días de fiesta y un emocionante Pobre de Mí, los Sanfermines de 2018 han llegado a su fin dejando un balance final “muy positivo” de las fiestas aunque con menos afluencia de gente, algo que ya viene siendo habitual los últimos años, según algunos de los bares situados en el centro de la ciudad. Además, estos establecimientos coinciden en que desde hace varios años la fiesta se ha convertido en una celebración que se vive más de día que de noche.

“Los gustos y las modas van cambiando y ahora la gente prefiere vivir la fiesta de día. Nosotros es cuando más trabajo tenemos”, aseguró ayer Ana Riego, responsable del bar El Tinglado,situado en la calle San Nicolás.

Además, comentó que durante la noche sigue habiendo gran afluencia de gente pero el problema es que la mayor parte de ellos son gente joven que “hace botellón y después dentro del bar consumen muy poco o prácticamente nada”. “El día ha ganado a la noche”, añadió.

Un opinión que también comparte Caridad Goikoetxea, responsable del bar La Mandarra,situado en la calle San Nicolás y el responsable del bar Zanpa, de la calle Estafeta, José Luis López, quien dijo que “a la mañana, la hora de los almuerzos, es la más concurrida de toda la jornada. Este año, al igual que años anteriores, hemos trabajado más de día”, afirmó.

Por otro lado, Edurne Fernández, del bar Txirrintxa,aseguró que a la hora del vermú el bar está “abarrotado” y que otro de los momentos de más trabajo es el de salida de peñas hasta el cierre (06.00 horas).

Mientras que ayer se respiraba calma en las calles del caso viejo, muchos locales permanecieron cerrados al público para realizar intensas tareas de limpieza y otros en cambio, estuvieron abiertos la mitad de la jornada aunque con menos afluencia de gente de lo habitual ya que muchos se encontraban descansando o de vacaciones.

Como ya viene siendo habitual desde hace varios años, el descenso de personas que acuden a disfrutar de los Sanfermines es notable. A pesar de ello, en lo que respecta a lo económico las cifras no varían mucho. Así lo confirman desde La Mandarra: “Aunque es cierto que la afluencia de gente ha sido menor que otros años empezamos muy fuerte, la gente tenía muchas ganas de fiesta y encima era fin de semana”, exclamó.

Afluencia de genteSin embargo, confesó que entre semana se notó “un bajón importante en comparación con otros años”. El año pasado, La Mandarra, tras hacer un balance de las fiestas, se dio cuenta de que la demanda para cenar no era muy alta y por ello, este año no han ofrecido. “Siempre hay un parón desde las 24.00 horas hasta las 03.00 por lo que no nos compensaba”, aseguró. El Tinglado, por su parte, afirmó que el balance de este año ha sido positivo y “en general “muy parecido a los últimos años”.

Desde el bar Zanpase atreven a afirmar que “este año ha ido bastante bien y la clientela ha sido mejor que otros años, no hemos tenido ningún problema”. “Este año solo hemos ofrecido almuerzos y comidas porque durante las cenas no hay mucha gente, desde las 23.00 horas hasta las 12.00 se suele notar un parón importante”, concluyó.