Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Más del 70% de las leyes aprobadas esta legislatura son de contenido social o económico

En tres años se han aprobado 81 leyes en ámbitos como la atención social, la transparencia pública y el reconocimiento de derechos que dibujan ya el legado de la primera legislatura de cambio en Navarra

Ibai Fernandez | Javier Bergasa - Lunes, 16 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Vista general del salón de plenos durante una sesión del Parlamento de Navarra.

Vista general del salón de plenos durante una sesión del Parlamento de Navarra. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Vista general del salón de plenos durante una sesión del Parlamento de Navarra.

Pamplona- Más de el 70% de las iniciativas legislativas que ha aprobado el Parlamento de Navarra en los últimos tres años han tenido un contenido social o económico. Algunas de especial relevancia como la nueva renta garantizada, la nueva política de vivienda o la Ley de Contratos Públicos, pasando por tres presupuestos y dos reformas fiscales. Una obra legislativa de calado que dibuja ya lo que va a ser el legado de la primera legislatura de cambio político en Navarra. Y que va a ser especialmente importante en ámbitos como la atención social, el reconocimiento de derechos y la transparencia en la gestión pública.

Entre las 81 actualizaciones legales hay básicamente de todo. 12 de ellas han sido modificaciones presupuestarias para atender necesidades sobrevenidas, como financiar Sendaviva o asumir la sentencia contraria por la Ciudad del Transporte, y siete más para garantizar la financiación de los ayuntamientos.

A partir de ahí sin embargo se han aprobado cambios importantes que no siempre tienen un efecto directo sobre la mayoría de la población, pero que sí marcan una nueva dirección en la gestión pública. Se han acordado por ejemplo tres modificaciones de la Ley de Memoria Histórica para ampliar su reconocimiento y garantizar su cumplimiento. Han visto la luz nuevas normas para facilitar la transparencia, como una nueva Oficina de Buenas Prácticas y Anticorrupción, y se ha ampliado el derecho a la información pública con la Ley de Cuentas Abiertas. Y se ha avanzado en los derechos sociales del colectivo LGTBI, en el reconocimiento de la carrera sanitaria, y en la seguridad de los derechos laborales de los empleados públicos con la ley de contratos públicos. Y junto a ello, una nueva ley de residuos que promueve el reciclaje, una ley de accesibilidad universal para garantizar la autonomía de las personas mayores y otra para devolver la paga extra pendiente desde 2012.

No obstante, y aunque durante este tiempo tanto en cantidad como en importancia las iniciativas de carácter social o económicas han destacado sobre las demás, el debate y la polémica política no siempre han ido a la par, generalmente sustentadas más en cuestiones de carácter simbólico o identitario que en los cambios normativos que realmente se han ido produciendo.

La polémicaSolo una de las 81 leyes plateadas ha tenido un matiz político identitario. Se trata de la derogación de la Ley de Símbolos que prohibía la exhibición de la ikurriña en edificios públicos, y cuya supresión tampoco ha tenido efectos reales. De hecho, la ikurriña nunca ha llegado a ondear en los balcones del Gobierno foral ni del Parlamento, y tras diversas resoluciones judiciales, tampoco lo hará en los chupinazos de las fiestas locales, donde sí llegó a estar presente en años anteriores.

El euskera, el otro gran eje de debate político durante este tiempo, tampoco ha sufrido grandes cambios legales. Solo ha habido dos modificaciones legislativas vinculadas al euskera. Una, para ampliar la zona mixta a los 44 municipios que así lo solicitaron. Y la otra, en dirección contraria, para prohibir por ley la lista única en las oposiciones.

Esta última, auspiciada por el PSN e I-E, y apoyada por UPN y PP, ha sido curiosamente la única ley que ha sido aprobada en contra del criterio del Gobierno foral, que pese a estar sustentado por cuatro fuerzas diferentes ha mantenido la cohesión en los temas más importantes. Geroa Bai y EH Bildu solo se han desmarcado en dos de las leyes que luego han sido aprobadas La citada sobre la lista única y la que regula la publicidad institucional en los medios de comunicación, en la que se abstuvieron. I-E lo ha hecho en cuatro ocasiones, en la ley de Ciencia y Tecnología, y en la ampliación de distintos créditos presupuestarios para financiar Sendaviva, las sentencia de la Ciudad del Transporte o iniciativas empresariales. Mientras que Podemos en nueve, en los mismos asuntos que sus socios de Gobierno, y varias ampliaciones de presupuesto más, aunque de importancia menor.

En el lado contrario, quien más veces se ha desmarcado ha sido el PP, que se ha opuesto o se ha abstenido en 43 de las 81 leyes aprobadas. UPN lo ha hecho en 41 y el PSN en 26. Y aunque las combinaciones han sido variadas, los tres partidos de la oposición han coincidido en las votaciones principales. Socialistas, regionalistas y populares se han opuesto en bloque a 18 proyectos de ley del Gobierno, entre los que se incluyen los tres presupuestos, la reforma fiscal, la nueva renta garantizada, la ley de residuos, la ampliación de la zona mixta o las leyes de trasparencia y del Consejo de Navarra. El PSN, en cambio, se ha desmarcado de UPN y PP en 12 de las leyes aprobadas. Curiosamente, siete de ellas ha sido en los últimos dos meses. 25 reformas en cambio han salido por unanimidad, aunque en su mayoría han sido cuestiones meramente administrativas.