May rechaza la petición de Justine Greening

La propuesta de otro referéndum sobre el ‘brexit’ aviva la crisis

May rechaza la petición de la exministra de Educación, Justine Greening

Nacho Alarcón (Aquí Europa) - Martes, 17 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La primera ministra británica, Theresa May (c), visita el salón aeronáutico de Farnborough (Reino Unido).

La primera ministra británica, Theresa May (c), visita el salón aeronáutico de Farnborough (Reino Unido). (EFE)

Galería Noticia

La primera ministra británica, Theresa May (c), visita el salón aeronáutico de Farnborough (Reino Unido).

¿La solución?: “Quitar de las manos de los políticos bloqueados la decisión final sobre el ‘brexit”

Bruselas- Un segundo referéndum. Uno con los datos en las manos y sabiendo que el brexit no será esa operación sencilla y beneficiosa que los euroescépticos vendieron durante la campaña de 2016: las negociaciones han mostrado lo dura que es la salida de la Unión Europea y no son pocos los que aseguran que los británicos no tenían suficiente información como para tomar una decisión así.

Algunos diputados laboristas, además de la bancada liberaldemócrata, han impulsado la idea de un segundo referéndum sobre el asunto. Pero el Partido Laborista, liderado por Jeremy Corbyn, ha rechazado apoyar la idea: el líder de izquierdas considera que quedarse en la Unión Europea obligaría al Reino Unido a cumplir una serie de normas en lo que ayudas de Estado se refieren que no le permitirían ejecutar su proyecto para el país.

Justine Greening ha sido la primera voz entre los Conservadores en defender que sería necesario un segundo referéndum para acabar con el bloqueo. En un artículo escrito en The Times la exministra de Educación asegura que el plan de Theresa May, primera ministra británica, acordado en Chequers no serviría para ninguna de las partes dentro del Parlamento. ¿La solución? Quitar “de las manos de los políticos bloqueados” la “decisión final sobre el brexit”.

Horas más tarde, en la BBC, Greening aseguró que está “diciendo lo que todo el mundo está viendo en el Parlamento” y considera que otros diputados conservadores también apoyarían un segundo referéndum.

Frente a la idea cada vez más popular de que sería necesaria una extensión de las negociaciones para poder cerrar un trato, la exministra cree que lo que hace falta es una dirección que seguir, no más tiempo. Otros diputados euroescépticos han atacado a su compañera de partido, asegurando que una propuesta no haría más que aumentar la incertidumbre. De hecho las empresas, que son un factor importante y que desde el comienzo de las negociaciones presionan por un brexit lo más suave posible, están por ahora en contra de que se celebre un segundo referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea por la posible incertidumbre que puede generar.

También hay dudas sobre qué debería preguntar ese referéndum. El exprimer ministro laborista Tony Blair especulaba este domingo con que el voto debería tener tres opciones bien definidas: romper radicalmente con la UE, mantener lazos estrechos con el bloque comunitario o quedarse definitivamente en él.

Los euroescépticos están radicalmente en contra de esta segunda votación y el Gobierno de May ya ha negado en repetidas ocasiones que se vaya a celebrar dicho referéndum. Además el Partido Laborista no ha cambiado de posición y sigue estando en contra de reeditar el voto de 2016, aunque las mismas bases que auparon a Corbyn al liderazgo le presionan para que tome posturas más proeuropeas a la hora de definir la posición de la formación.

rotundaEl Gobierno británico asegura que tal escenario no se producirá “bajo ninguna circunstancia”. “Los británicos votaron para irse de la UE y no va a haber un segundo referéndum bajo ninguna circunstancia”, afirmó un portavoz de Downing Street, la residencia oficial de la primera ministra, Theresa May. Esta fuente señaló que May ha sido “muy clara” en señalar que la propuesta presentada ante su gabinete el pasado 6 de julio “cumple con la voluntad” de los ciudadanos, expresada en el referéndum celebrado en 2016.

Entonces, un 51,9% de los votantes fue partidario de abandonar la UE, frente a un 48,1% que se mostró partidario de permanecer. “El plan de Chequers es la única forma de permitirnos llegar a un acuerdo sin fricciones en la frontera entre la UE y el Reino Unido, resolver el problema fronterizo de Irlanda del Norte y asegurar que podamos alcanzar acuerdos de libre comercio.

Boris Johnson

Desconfianza”. El exministro de Exteriores británico, Boris Johnson, manifestó que cree que existe una “falta de confianza en el corazón” del Gobierno británico de que el Reino Unido pueda “sobrevivir” fuera de la UE. En un artículo en ‘The Telegraph’, el conservador instó a los británicos a “volver a creer” en ellos mismos, al tiempo que elogió la visión internacional del país e invitó a “compartirla”.

“Las élites de todo el mundo hacen a este país el mayor cumplido al querer venir aquí, comprar aquí, mandar a sus hijos a las universidades de este país”, escribió Johnson.