A Eva María Mier, cuidadora y delegada de CCOO

Por Roberto Pérez Elorza - Martes, 17 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

En primer lugar nos gustaría aclarar que el departamento de Educación, tal y como se comprometió la consejera de Educación durante las reuniones mantenidas en su gabinete con distintos representantes de las y los cuidadores, ya ha realizado los trámites necesarios para permitir la promoción del nivel D al nivel C del personal cuidador que presta sus servicios en el departamento. De hecho, también se ha solicitado modificar la Resolución 2109/2012, de 20 de agosto, de la Dirección General de Función Pública, en la que se regula la distribución de su jornada laboral. Trámite éste totalmente necesario ya que las y los cuidadores son personal trabajador de Administración Núcleo.

Desde el departamento nos comprometimos a realizar los estudios pertinentes y así se ha hecho. De hecho se han realizado cuatro informes por cuatro servicios distintos: Recursos Económicos, Recursos Humanos, Formación Profesional y el Servicio de Ordenación e Igualdad de Oportunidades.

El informe económico recoge la estimación del coste que supondría el cambio de nivel D a nivel C de cuidadores de centros educativos. Así, prevé dos estimaciones. La primera de ellas se ha realizado por diferencia entre nivel C y D suponiendo que el complemento de puesto de trabajo sigue siendo un 25,74%, que el complemento de grupo es un 12% y que el personal tiene 3 quinquenios de antigüedad y 2 grados;en cuyo caso el incremento de coste estimado asciende a 887.025,75 euros, incluyendo personal fijo y contratado. La segunda estimación que se ha realizado, suponiendo que al cambiar de nivel los complementos son absorbidos por el nivel y tienen derecho a un complemento como el personal administrativo de nivel C;es decir, un complemento de puesto de trabajo de un 14,20% y el de grupo sería un 12%, y que además el personal tiene 3 quinquenios de antigüedad y 2 grados. En este caso, el incremento de coste estimado asciende a 377.801,23 euros, incluyendo personal fijo y contratado.

El segundo informe corresponde al Servicio de Recursos Humanos, donde se recoge la situación actual de personal funcionario y contratado, de cara a conocer el número real y tipo de contrato del personal cuidador en centros educativos.

Por su parte, el Servicio de Formación Profesional ha elaborado el informe referente al acceso del personal cuidador de educación a las cualificaciones profesionales idóneas para el desempeño de su puesto de trabajo. Se trataba de relacionar las funciones de las personas cuidadoras con las titulaciones oficiales que incluyen las competencias óptimas para el desarrollo de esas funciones, y se ha concluido que dichas titulaciones fueran el certificado de profesionalidad de Atención al alumnado con necesidades educativas especiales en centros educativos, nivel III, y el título de formación profesional de Técnico Superior en Integración Social.

Asimismo, desde el Servicio de Ordenación e Igualdad de Oportunidades se ha realizado el informe correspondiente a las funciones del cuidador de centro educativo público que figuran en la Resolución 455/2013 y correspondiente cualificación profesional que les corresponde en base al Real Decreto 1096/2011 del 22 de julio. Este informe concluye que tras el análisis de la correspondencia de las cualificaciones profesionales con las funciones del personal cuidador de centros educativos para la atención al alumnado con necesidades educativas especiales permanentes, esta figura profesional desempeña labores propias de un nivel 3.

Por tanto, y en respuesta a la solicitud de que “la consejera tome cartas en el asunto”, estamos en disposición de afirmar que ya lo ha hecho. Y no sólo cumpliendo con los compromisos adquiridos en las reuniones mantenidas, y por las que se han realizado cuatro informes por parte de otros tantos servicios del departamento. También se han incluido varias de las reivindicaciones hechas por el personal cuidador en las instrucciones de inicio de curso que ya se han enviado a los centros educativos navarros. En dichas instrucciones se dice que, tanto en Infantil y Primaria como en Secundaria, “el cuidador o cuidadora es un recurso temporal de apoyo a los centros educativos para la atención del alumnado con necesidades educativas especiales, permanentes, asociadas a condiciones de discapacidad. De forma excepcional, puede precisarse dicho recurso para alumnos y alumnas con necesidades educativas transitorias”. De ese modo, “se definirá y se aplicará, con el personal cuidador, el Programa de autonomía personal e integración socialpara fomentar la autonomía, el desarrollo personal y las posibilidades de acceso al currículo del alumno o alumna”. Por tanto, y “para un correcto desarrollo de la autonomía de este alumnado, se deberá establecer una sesión dedicada a la coordinación entre el personal cuidador y el resto de componentes del equipo docente. Con carácter general, las sesiones diarias del horario del personal cuidador que no tenga jornada completa se organizarán de forma continua, salvo excepciones debidamente justificadas por necesidades del servicio”.

Además, se incluye en las instrucciones de Secundaria que “el Plan de Atención a la Diversidad de cada centro recogerá los criterios y la organización de los diferentes recursos y medidas del centro educativo”. En su caso, la jefatura de estudios, y tras recibir las propuestas de los equipos docentes, “organizará, con el asesoramiento de los responsables de la orientación educativa y teniendo en cuenta lo establecido en el PAD, el apoyo que corresponda en función de las necesidades del alumnado, priorizando la atención del alumnado de 1º de la ESO, y cuidando la transición en el cambio de etapa”.

El departamento de Educación, así como su consejera, ha estado y sigue estando abierto a seguir dialogando para solucionar situaciones devenidas de decisiones políticas previas a este gobierno. Seguiremos trabajando para mejorar la calidad de la enseñanza pública en todas sus vertientes.

El autor es director general de Educación