Posible corrupción de Juan Carlos de Borbón

Por Iñaki Bernal - Miércoles, 18 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Desde IU/IE, siempre que hemos tenido la oportunidad, hemos mostrado en todas las ocasiones en las que ha sido posible nuestro proyecto político, sostenido y guiado por una serie de ejes programáticos, entre los que se encuentran el anticapitalismo y el marxismo como teoría expresada en la lucha de clases, la igualdad de género o feminismo, la defensa de los servicios públicos ante las privatizaciones de los mismos, el ecologismo, el pacifismo, la ruptura con la Constitución del 78 y la defensa de los derechos sociales ante la priorización del pago de la deuda externa, y, sobre todo, el republicanismo como modelo de gestión política estatal y el federalismo como modelo de gestión territorial basado en el reconocimiento de la plurinacionalidad del Estado.

Entendemos por republicanismo a la tradición política que nos lleva desde la Antigua Grecia hasta la Revolución Francesa, y que se reconoce en la democracia radical, en la democracia de los pobres (Alberto Garzón, Por qué soy Comunista 2017). Una democracia radical que entiende la igualdad como un eje principal de la acción política, y que en este caso supondría el acabar con la transmisión de la Jefatura de Estado por vía hereditaria a pasar a ser por vía de sufragio universal. Cabe recordar que a Juan Carlos de Borbón lo nombró jefe de Estado el dictador Franco, y el actual jefe de Estado, Felipe de Borbón, ha heredado esta jefatura de su padre.

Cuando esta semana hemos conocido de manera objetiva la información contrastada por las afirmaciones de la comisionista Corinna zu Sayn-Wittgenstein sobre Juan Carlos de Borbón, en las que constata lo que toda la sociedad española ya sabíamos;que Juan Carlos de Borbón ha estado cobrando desde el inicio de su reinado comisiones por mediar en las transacciones económicas de interés de Estado, en forma económica y de regalos, y que ha guardado toda esa fortuna amasada de manera ilegal en paraísos fiscales.

Amasar una fortuna utilizando tu apellido para cobrar dinero público ha sido lo que ha llevado a Iñaki Urdangarín a la cárcel, pero a Juan Carlos de Borbón le ha amparado la ley mientras ha sido jefe de Estado, el art. 56 de la CE le ha permitido hacerlo sin dar ningún tipo de cuentas, pero desde su abdicación este amparo no existe y, por ello, desde IU y desde la coalición Unidos Podemos hemos solicitado en el Congreso y en el Senado una rendición de cuentas sobre estas irregularidades.

Juan Carlos de Borbón se ha sentido impune porque lo que nos dijeron que fue una modélica transición, se está demostrando que no ha sido así como nos lo contaron. Una élite económica y mediática, política y de estructura de Estado, ha construido un relato sobre la Casa Real que no se corresponde con sus actos. Esta élite afianzó la Transición española en una Casa Real corrupta, que supuestamente ha cobrado por la compra de petróleo, por la concesión de negocios como la construcción del AVE en Arabia Saudí, sí, ese país al que acudió Felipe VI a vender fragatas y material militar, regalos de terrenos de la monarquía marroquí…

Toda una fortuna que está guardada en paraísos fiscales, que se ha conseguido por el único motivo de tener un apellido y un estatus de jefe de Estado, que además de conseguirse de manera ilícita, no tributa en España, por lo que no ha contribuido a la construcción del Estado de Bienestar ni a la provisión de políticas sociales para las personas más necesitadas cuando más necesario era para la sociedad española.

Y así es como vamos a salir de esta crisis social, económica y política que comenzó en 2007, a base de recortar derechos y recursos para la mayoría social y trabajadora española, con el esfuerzo fiscal de esta mayoría social, con el trabajo y la solidaridad de los iguales, porque la clase social que posee los medios económicos y de producción no se implica en que de esta crisis salgamos todos y todas juntos, para ellos es mejor defender a una familia que pertenece a su clase, una casa real que está totalmente protegida por esa élite económica, política (PP-PSOE- Ciudadanos) y mediática.

El autor es senador de Izquierda Unida/Ezkerra por Navarra