La Ruta de la Memoria

1.000 kilómetros para hacer Memoria en moto

Unirá desde este jueves el Fuerte de San Cristóbal, con 292 presos andaluces, y la cárcel de la Ranilla, la versión sevillana de Ezkaba

Mikel Bernués | Javier Bergasa - Miércoles, 18 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Martín Zabalza y Jorge Mori, con sus motos y las camisetas con el logo diseñado para la ruta, en las faldas del monte Ezkaba desde el que parten mañana.

Martín Zabalza y Jorge Mori, con sus motos y las camisetas con el logo diseñado para la ruta, en las faldas del monte Ezkaba desde el que parten mañana. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Martín Zabalza y Jorge Mori, con sus motos y las camisetas con el logo diseñado para la ruta, en las faldas del monte Ezkaba desde el que parten mañana.

“Viajamos en moto a los años 30 y contamos la historia del recorrido, siempre vinculada con la Memoria Histórica”

pamplona- Van juntos, suben y bajan puertos a dos ruedas, aceleran con el puño y visten como viste la gente que anda en moto. Pero huyen del concepto “grupo de moteros” porque lo suyo es otra historia. “Nosotros divulgamos Memoria Histórica, y lo hacemos en moto”, concreta Martín Zabalza.

Zabalza, Jorge Mori, Javier Lecumberri, Ricardo Iriarte, Marce Manzano y el fotógrafo de este medio Patxi Cascante madrugarán mañana para recorrer los 1.000 kilómetros que separan el fuerte de San Cristóbal con la conocida como cárcel de la Ranilla, algo así como la versión sevillana de la prisión de Ezkaba: el día del golpe de estado franquista ingresaron en ella 320 personas, y cinco días después ya eran más de 1.400 reclusos, cientos de los cuales salieron de la cárcel “sin reingreso”. Fueron ejecutados.

Con el 80º aniversario de la fuga del Fuerte de San Cristóbal como efeméride inexcusable, y como homenaje a los 292 andaluces presos entre sus muros, esta Ruta de la Memoria unirá a golpe de motor ambos puntos con afán divulgativo. “Hacemos un viaje en moto a la historia de los años 30. Es nuestra idea. Hacemos el recorrido, pero queremos contar la historia de ese lugar donde vamos, siempre relacionada con la Memoria Histórica;la República, la Guerra Civil y la represión del franquismo. Ese es nuestro objetivo”, añade Zabalza sobre un proyecto declarado de interés para la divulgación de la memoria histórica por Affna36, Fundación Francisco Largo Caballero y la Fundación Juan José Gorricho.

Esta fórmula singular para acercar la Memoria Histórica a otros públicos les ha llevado ya -por supuesto en moto- a los panteones republicanos o fosas comunes de 22 pueblos de Navarra. Y ahora quieren ir un poco más lejos: “La Memoria Histórica no es localista, es universal. Es uno de los motivos que nos lleva a salir fuera. Hay que hacer Memoria Histórica, pero globalizada. Y las políticas de Memoria Histórica tienen que ser similares en todos los sitios para que se pueda llevar un control, una buena investigación, etc...”, explica por su parte el compañero de viaje Jorge Mori.

badajoz, parada obligadaEl destino de la expedición es Sevilla, pero mañana mismo los seis motoristas, ya al caer la noche, harán un obligado alto en el camino en Siruela. Este pueblo de Badajoz vio nacer a José Rodríguez-Médel, figura casi anónima en la historia hasta el punto de que, antes de la llamada de Zabalza, literalmente no le conocían ni en su pueblo.

Rodríguez-Médel, jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Navarra, republicano y casado con una navarra, fue asesinado en la plaza de San Francisco hoy hace exactamente 82 años tras enfrentarse a Mola para intentar parar el golpe de Estado. “Fue el primer muerto de la Guerra Civil en España, y si llega a parar el golpe de Estado la Guerra Civil hubiera seguido por otros derroteros. Por eso queremos reivindicar la importancia de esta figura”, relata Zabalza. “El objetivo del viaje es doble. Se trata de divulgar en Andalucía, en el año del 80º aniversario de la fuga de San Cristóbal, que había presos republicanos andaluces en Pamplona. Tenían una historia, nosotros la conocemos y la queremos contar en su lugar de origen. Y por otro lado, divulgar en Siruela que Rodríguez-Médel fue alguien importante”, añade Zabalza.

Además, uno de los cuerpos recuperados en el Cementerio de las Botellas de Ezkaba (Martín y Jorge aprovechan para agradecer la información a Joseba Eceolaza), fallecido en prisión a causa de la tuberculosis, también es de Siruela. Se trata de Toribio Cendrero Camacho. “Nadie lo ha reclamado, no sabemos si porque no queda familia, que puede ser, o porque no lo saben”, dice Zabalza. “Lo sabremos cuando lleguemos a Siruela”, añade Mori.

una historia de banderaEl departamento de Memoria Histórica de la Junta de Andalucía regaló a la expedición una bandera de Andalucía que viajará con la Ruta de la Memoria convertida en dos;la andaluza y la de Navarra, cosidas entre sí para la ocasión por tres generaciones, hija, nieta y bisnieta, de Moisés Bobadilla Navaz, alcalde de Valtierra en la II República asesinado el 2 de agosto del 36. Más memoria para hacer Memoria.

El viernes a las 13.00 horas en la Ranilla de Sevilla la Ruta de la Memoria entregará la doble bandera al director de Memoria Democrática de Andalucía. Dos comunidades con una historia común cosida en moto.

Últimas Noticias Multimedia