Nieve se queda a las puertas

mazazo thomas se llevó la etapa con un ataque a 340 metros de meta que acabó con sus ilusiones

Jueves, 19 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Geraint Thomas entrando en la meta de La Rosière como ganador de etapa. Fotos: Efe

Geraint Thomas entrando en la meta de La Rosière como ganador de etapa. Fotos: Efe

Galería Noticia

Geraint Thomas entrando en la meta de La Rosière como ganador de etapa. Fotos: EfeJulian Alaphilippe, muy activo, otra vez, durante la jornada de ayer, en plena subida.

La Rosière (Francia )- El navarro Mikel Nieve se quedó a poco más de 300 metros de ganar su primera etapa de la ronda gala. El de Leitza fue superado en el último momento por el británico Geranint Thomas, que encabezó la rebelión del Sky en el primer final en alto en los Alpes y se llevó el triunfo en la undécima etapa, disputada entre Albertville y La Rosière con un recorrido de 108,5 kilómetros.

El Movistar lo intentó y el Sky encarriló el Tour con el triunfo de Thomas, ahora cabeza de serie número uno del equipo -y líder de la general- tras una exhibición ofensiva que terminó a 340 metros de meta con las ilusiones del navarro Mikel Nieve, quien ya saboreaba el triunfo.

Pero el ciclista galés, de 32 años, dio el golpe doble con la etapa y el maillot amarillo. Se mostró imperial, dominador, lo que le permitió celebrar su segunda victoria en el Tour con 20 segundos de adelanto sobre el holandés Tom Dumoulin (Sunweb) y el tetracampeón y compañero Chris Froome, segundo y tercero.

La maniobra del Sky en el último puerto hizo estragos. Las diferencias, aunque no definitivas, marcan de manera clara el territorio. Nairo Quintana, Nibali, Bardet y Roglic cedieron 58 segundos y Mikel Landa 1:46. Valverde perdió 3:30, hundido tras intentar revolcar la etapa con una fuga. Palo en el Movistar, en el que parece que ahora el capitán debe ser Quintana.

La general se aclaró de manera definitiva. Los favoritos a escena. Bicefalia del Sky por el amarillo. Líder Thomas, seguido de Froome a 1:25 en la víspera del Alpe D’Huez, donde suele llegar de amarillo el vencedor final del Tour. Dumoulin, es tercero a 1:44 y Nibali cuarto a 2:14. Mal día para Landa, séptimo a 2:56, mientras que Quintana figura noveno a 3:16.

Una jornada corta de solo 108 kilómetros, sin un metro llano, que nacía cuesta arriba y encadenaba 4 puertos, los dos primeros de categoría especial. Para empezar el Monte de Bisanne (12,4 km al 8,2 por ciento), donde se marcharon 23 corredores, entre ellos los españoles Soler (Movistar), Gorka Izagirre (Bahrain), Jesús Herrada (Cofidis), Nieve (Mitchelton), junto a los franceses Barguil y Alaphiippe como principales nombres.

Tras coronar, Alaphilippe se enlazó con el Col du Pré (12,6 km al 7,7), donde Movistar sacó su cartas. Atacó Valverde a 4 de la cima, enlazó con Soler y ambos se marcharon adelante. Un movimiento que no pareció inquietar demasiado al Sky, que puso al frente a su ejército con hasta 5 hombres, con ayuda del Barhain de Nibali.

A pie de puerto, la estrategia del Movistar claudicó ante el dominio de los hombres de Thomas y Froome. Todos los favoritos estaban separados por menos de 55 segundos. Y restaba la inédita subida final a la estación invernal de La Rosière (1ª, 17,6 km al 5,8%), que comparte pistas con Italia.

Por delante Nieve puso la directa entre los supervivientes de la fuga inicial con un duro ataque a 8 de meta. El español abrió hueco, pero no se imaginaba la tormenta que se iba a desatar en el grupo principal. Dumoulin soltó a Valverde tras maldecirlo por no dar ni un relevo y la Mariposa de Maastricht se lanzó por la etapa.

A 5,5 de la cima, el Sky quemó la traca. Atacó Thomas, sin respuesta de nadie. Froome trató de seguirle cuando el galés había puesto asfalto por medio, pero desistió al llevarse a rueda rivales peligrosos.

Thomas, ganador este año del Dauphiné, siguió su vuelo en solitario. Alcanzó a Dumoulin, le plantó a 500 metros y se fue a por Nieve, a quien arruinó el sueño en la recta de meta. Fiesta del Sky a 1.850 metros de altitud.

El nuevo líder del Sky y del Tour, como buen ciclista británico, procede de la pista, donde ha ganado dos títulos olímpicos y tres mundiales. En 2017 ganó la crono inicial del Tour en Dusseldorf y estrenó el maillot amarillo, que lució durante 4 días. Es Miembro de la Orden del Imperio Británico desde 2008 por sus méritos deportivos. - Efe

Más sobre Ciclismo

ir a Ciclismo »