Editorial de diario de noticias

‘La Manada’ y la Justicia, nada nuevo

La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra ha desestimado los recursos interpuestos por la Fiscalía y las acusaciones contra la libertad provisional de los cinco agresores, una decisión que prolonga el sufrimiento social

Jueves, 19 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Ayer se confirmaron los peores pronósticos sobre el caso de La Manada. Los cinco jóvenes acusados de violar en grupo a una joven de 18 años en los Sanfermines de 2016 podrán permanecer en su casa, con alguna visita al juzgado, con una fianza de 6.000 €, la prohibición de salir del país (entre otras medidas cautelares) y con una pena irrisoria de nueve años -que quedará mermada por supuesto- por abuso sexual, ni siquiera por agresión, un matiz crucial que rebajó las potenciales penas máximas. La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra ha desestimado así los recursos de la Fiscalía y las acusaciones contra la libertad provisional acordada hace un mes. “El riesgo de que se produzca un encuentro casual entre ellos (víctima y Manada) es poco menos que inexistente, o si prefiere muy remoto”, aseguran dos de los tres magistrados. Casos similares como el de Pozoblanco no parecen venir a cuento. Ni los vídeos exhibitorios de Sanfermines donde se demuestra que su modus operandino era nuevo. Tanto la Fiscalía como las acusaciones mantenían que su forma de actuar en Pamplona “no son un hecho aislado” en su conducta. Superioridad, vejaciones continuas de cinco tíos sobre una mujer, intimidación, robo y no consentimiento: que alguien explique a la ciudadanía qué pudo hacer la víctima. La alarma social y la inseguridad que genera en la calle a las mujeres este tipo de decisiones es palpable. El caso es tan escandaloso que incluso ha contado con el voto particular en contra de uno de los magistrados, José Francisco Cobo, que prorrogaría la prisión provisional hasta la mitad de la pena, 4 años y seis meses. En un nuevo revés de la Justicia la respuesta del Gobierno y del Ayuntamiento de Pamplona no se ha hecho esperar. Ambas instituciones discrepan de la resolución, y aunque en el auto de ayer se especifica que no cabe recurso, sus servicios jurídicos lo revisarán para agotar cualquier resquicio judicial. Mientras, el guardia civil del grupo aún está pendiente de otra resolución por tratar de renovarse el pasaporte estando ya en libertad. El resultado tampoco nos sorprenderá seguramente. Las sentencias acumulan una evidente sensación de indefensión de las víctimas de violencia machista. No sólo Navarra también en el resto del Estado. Paralelamente, 750 jueces demostraban recientemente su corporativismo ideológico y se quejaban de la “presión social” contra el tribunal de La Manada. Lo dicho, incomprensible.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »