Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El prior de los Caídos entona el ‘No pasarán’ a Sánchez y a la Iglesia

El religioso está atrincherado en la abadía y cuenta con el apoyo total de los siete nietos de Franco

Jueves, 19 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Santiago Cantera, prior de la abadía del Valle de los Caídos.

Santiago Cantera, prior de la abadía del Valle de los Caídos. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Santiago Cantera, prior de la abadía del Valle de los Caídos.

Pamplona- El prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, ha decidido celebrar el cumpleaños número 60 de la orden religiosa a la que pertenece por todo lo alto: atrincherándose en contra de la exhumación de los restos de Franco impulsada por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Tal y como informa eldiario.es, el prior, además de poner numerosas trabas a la extracción del cuerpo del dictador, también complicó previamente la exhumación de los hermanos Lapeña ordenada por un juez, un acto de rebeldía que obligó a intervenir a la Conferencia Episcopal para que los técnicos de Patrimonio Nacional pudieran entrar a la basílica.

El religioso también se hizo conocido por plantar a la Comisión del Senado que pidió su comparencia. “Si quieren verme, que suban a Cuelgamuros”, sentenció con rotundidad.

Cantera, que opina que las medidas de memoria histórica constituyen “venganzas del pasado”, es a día de hoy la máxima autoridad religiosa en el Valle de los Caídos y, por ende, el último responsable de permitir o prohibir el traslado de los restos del dictador.

La abadía es un lugar de culto y el competente sobre ella es el líder de los monjes de la orden benedictina que la custodia. Al ser una congregación espiritual, los religiosos no están bajo el organigrama de la diócesis de Madrid, de modo que, si el prior quiere impedir que entren los técnicos a llevarse el cuerpo de Franco, lo puede hacer, pese a que esté en un conjunto que pertenece a Patrimonio Nacional.

Por el momento, el prior ya ha comunicado a las autoridades civiles y religiosas su negativa a las exhumaciones de Franco y de Primo de Rivera, que a día de hoy ocupan la parte central de la iglesia.

choque con la iglesiaLa postura inmóvil y desafiante de Cantera choca con la actitud defendida hasta el momento por la Conferencia Episcopal, en cuyo territorio eclesiástico se erige la Abadía. Sin embargo, la administración de la institución religiosa depende de la orden benedictina y no de los obispos.

El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, y, por ende, la Conferencia Episcopal, no se niega a la exhumación y es partidario de una solución sin repercusión mediática, ya que lo último que quiere la Iglesia es que la figura del dictador vuelva a asociarse a su institución.

El Papa Francisco es otro de los que quiere que este asunto se solucione lo antes posible, aunque la Santa Sede ha dejado muy claro en el entorno privado que no intervendrá en un asunto escabroso que, a su parecer, compete exclusivamente a las autoridades estatales.

Sin embargo, quien tiene la verdadera potestad sobre el Valle de los Caídos es la Congregación de Solesmes, monasterio benedictino situado al oeste de París. Así, su abad, el francés Philippe Dupont, sería la máxima autoridad sobre Cantera en caso de que continúe su enfrentamiento con Osoro. - D.N.

documento

Apoyo total de los nietos de franco

Los siete empujan a Cantera a impedir la exhumación. Junto al prior Santiago Cantera, los siete nietos de Franco han firmado un acta notarial en la que todos ellos prohíben de forma expresa cualquier traslado de los restos del dictador, que podría acabar descansando en paz junto a su mujer, Carmen Polo, en el cementerio de Mingorrubio, situado junto al Palacio de El Pardo. Con este papel, los nietos de Franco se niegan a la exhumación propuesta por Pedro Sánchez y permiten al prior llevar a cabo todas las medidas y acciones necesarias para evitarla, una concesión que Cantera tiene intención de exprimir hasta las últimas consecuencias. Tanto el religioso como la familia del dictador coinciden en que la Iglesia puede y debe oponerse a la extracción de los restos de los Caídos. Con esa escritura, Cantera podrá negarse oficialmente a cualquier trabajo encaminado al traslado de los restos de Franco argumentando un posible delito de profanación.