La máquina del retorno llega dos días a Elizondo

Por cada lata, botella o brick depositado en ella se obtendrán 10 céntimos

Fernando Anbustegi Juan Mari Ondikol - Jueves, 19 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Imagen de la rueda de prensa de ayer, con la máquina para retornar envases.

Imagen de la rueda de prensa de ayer, con la máquina para retornar envases. (JUAN MARI ONDIKOL)

Galería Noticia

Imagen de la rueda de prensa de ayer, con la máquina para retornar envases.

ELIZONDO- Retornar latas, botellas o bricks tiene premio. Premio para el que lo retorna, y premio para el medio ambiente. Así lo explica y lo pone en práctica Navarra, por los retornables, la campaña impulsada por Greenpeace, Ekologistak Martxan, Traperos de Emaús, la Compañía de las 3 Erres, Acción Clima, Recircula y Retorna, y en esta ocasión con la colaboración del Ayuntamiento de Baztan, que está recorriendo toda Navarra para concienciar a la sociedad.

La iniciativa, que se puso en marcha en Estella, pasó por Altsasu y Etxarri Aranatz antes de llegar a Iruñea en Sanfermines, donde realizaron pruebas diurnas y nocturnas. Ayer y hoy estará en Elizondo y luego continuará su camino por Tudela, Olite y Tafalla.

Podemos decir que en la campaña hay tres protagonistas principales: por un lado está la persona, que toma conciencia y decide retornar los envases, latas o bricks (segundos protagonistas), y los deposita en una máquina (tercer protagonista), que en el caso de Elizondo está ubicada en la plaza de los Fueros. Como ayer, hoy estará de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas. Por cada lata, botella o brick depositado en la máquina, esta abonará un ticket, por el cual, al entregarlo en la mesa que tienen al lado los impulsores de la campaña, se recibirán 10 céntimos de euro. Por cada persona y día se podrán depositar un máximo de 10 envases.

Ayer al mediodía, varios impulsores de la campaña, junto con representantes del Ayuntamiento de Baztan (Mikel Ortega, alcalde en funciones, el concejal Juan Kruz Iriarte y Miren Meoki, técnica de residuos), presentaron la máquina junto con la campaña.

Ana Malón (Greenpeace) y Andoni Uriarte (Recircula) señalaban que “con esta campaña no se ha inventado nada, sino que retrocedemos varias décadas, porque antaño se retornaba el casco”, recordaron. Alertaron de que “cada día en todo el estado 300.000 envases de bebidas se pierden y acaban desperdiciándose”, por lo que ven esencial el cambio de chip;quieren dar a conocer el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR). El Sistema de Depósito funciona en 40 regiones del mundo (Alemania, Escandinavia, California o Australia, entre otros) donde recuperan hasta el 99% de los envases de bebidas, evitando así que se pierdan en el entorno terrestre y marino. A través de esta campaña, decía Malón, quieren “demostrar que si estos envases, que son los que más se abandonan en el medio ambiente, tienen un valor, los residuos desaparecen, porque la gente se conciencia, y retorna el envase al comercio donde lo ha comprado y allí le devuelven los 10 céntimos”. Esta es la idea de la campaña, que está siendo todo un éxito, según afirmaron ayer, y que en un futuro esperan implantar en Navarra. “Este sistema” señalaba Uriarte, “es perfectamente compatible con el actual sistema de recogida de contenedores de colores. Lo que pretendemos con la campaña es eliminar o minimizar el abandono de envases fomentando el envase reutilizable, para que vuelva otra vez”. En el marco de la Ley Foral de Residuos, que ha de ser aprobada por el Parlamento en las próximas semanas, las entidades ecologistas y del sector de la economía circular quieren demostrar que tienen la oportunidad de ser referentes impulsando buenas prácticas como el regreso de los envases retornables. Hoy, durante todo el día, se podrá probar la máquina.