Tour de francia 2018 | ETAPA 12

Thomas se luce en Los Alpes

DOMINIO | Segundo triunfo consecutivo del galés, que pone en duda el liderazgo en el Sky

Viernes, 20 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Geraint Thomas celebrando su victoria en el Alpe d’Huez.

Geraint Thomas celebrando su victoria en el Alpe d’Huez. (EFE)

Galería Noticia

Geraint Thomas celebrando su victoria en el Alpe d’Huez.

Alpe D’Huez (Francia)- En su segunda exhibición consecutiva de fuerza, el británico Geraint Thomas demostró en la cima del Alpe D’Huez que es el líder del Sky, por delante de Chris Froome, y un jefe sólido del Tour de Francia, ya que aumentó las diferencias en la tercera y última jornada de los Alpes.

Thomas no es un espejismo. En un ascenso controlado por su equipo de principio a fin, hasta la cota de 1.850 metros, el galés nacido en Cardiff remató el trabajo con autoridad y se convirtió en el primer ciclista que gana en Alpe D’Huez con el maillot amarillo, sin contar al descalificado Lance Armstrong.

El gregario de Froome, que insiste en que su compañero es la baza del Sky, levantó los brazos en la etapa reina disputada entre Bourg-Saint-Maurice y la cima del Alpe D’Huez con un tiempo de 5h.18:37, 2 segundos por delante del holandés Tom Dumoulin (Sunweb) y 3 respecto al francés Romain Bardet (Ag2r) y del propio Chris Froome.

Mikel Landa pasó apuros, pero remontó al final aprovechando los parones de los líderes de la carrera. Sólo cedió 7 segundos y se mantuvo séptimo en la general a 3:13 del líder, afectado por los dolores de espalda que le produjo la caída camino de Roubaix.

Mala suerte para el italiano Vincenzo Nibali, a 12 segundos, perjudicado por una caída tras chocar con una moto. Y peor para el colombiano Nairo Quintana, lejos del papel de capitán, que no entró en la pelea y se dejó 45 segundos. En la general se aleja a 4:13 minutos. Los galones en el Movistar también se aclaran: Landa es el jefe natural.

La etapa reina fue de gran dureza, con 4 puertos y 5.000 metros de desnivel acumulado. Una prueba que fue calcada a la anterior de La Rosiere: escapada consentida, movimiento del Movistar, que volvió a mandar a Valverde por delante, y rodillo final del Sky, con un ascenso final antológico llevado por el colombiano Egan Bernal, durante más de 6 kilómetros en todo un coloso como el Alpe d’Huez, que supieron rematar Froome y, sobre todo, Geraint Thomas.

En la general se aclaran las posiciones. Thomas sale de los Alpes con 1.39 sobre Froome y 1.50 respecto a Dumoulin, siempre ambicioso y combativo. Nibali es cuarto a 2.37, Roglic le sigue a 2.46 y Bardet a 3.07.

En las filas del Movistar los objetivos iniciales se alejan. “El ritmo del Sky es asfixiante”, dijo Landa en meta. Es la realidad del dominio del cuadro británico, ahora con el objetivo de guardar el botín hasta Pirineos. Valverde se lanzó en fuga, junto con Amador, esperando un ataque lejano de Quintana o de Landa que pudiese desarbolar al Sky, pero este no llegó.

La numerosa escapada de la jornada no cuajó a pesar de los esfuerzos ímprobos del holandés Steven Kruijswijk, el último superviviente, alcanzado a 4 km de meta tras una arrancada de Froome. El líder del Lotto Jumbo se metió en la fuga subiendo La Madeleine (categoría especial, 25,3 kms al 6,3 por ciento), donde puntuó en cabeza Alaphilippe, en pugna con Barguil por el maillot de la montaña.

Fue en La Croix de Fer (Especial, 29 kms al 5,2) donde despegó Kruijswijk para iniciar una crono contra el mundo. A pie del Alpe D’Huez entró en las rampas con 4 minutos de adelanto. Castroviejo, reventado, cedió entonces el mando de la locomotora del Sky a Kwiatkowski. Empezaba una apasionante persecución.

La joya colombiana, Egan Bernal, tomó el relevo para remolcar a sus líderes. Momento clave. El ritmo del chaval de 21 años paralizó los intentos de los rivales. Se produjo la selección definitiva. Por intentos no quedó. Nibali, Quintana y Landa cambiaron de ritmo lejos de meta, pero el Sky ni se inmutó.

Quemó las naves Bardet, desatado y a pecho descubierto entre la enloquecida multitud, pero tampoco hubo manera porque lo atrapó Dumoulin. Quintana ya se había soltado del grupo de élite. Entonces Bernal, reventado, dejó el testigo a Thomas. Todo un líder haciendo de gregario.

Froome probó suerte dos veces, pero lo único que logró fue juntar al grupo que se jugaría la etapa mientras Nibali aterrizaba.

El parón por controlar la posición de los rivales le permitió a Landa volver a enlazar, y aún atacó el español, pero Thomas fue superior a todos. Se lanzó Dumoulin a por la etapa, pero el galés intervino en primera persona a 500 metros de la cima. Como un líder. ¿Cómo un futuro ganador del Tour?.

Hoy se disputa la decimotercera etapa, entre Bourg D’Oisans y Valence, de 169,5 kilómetros. Una jornada de transición antes de llegar a Mende. - Efe