Editorial de DIARIO DE NOTICIAS

El cambio mejora Navarra

Los datos económicos demuestran que los tres años de gestión del Gobierno foral han sido beneficiosos para la Comunidad, cuya estabilidad ha permitido mitigar los efectos de la crisis y mirar al futuro con optimismo

Viernes, 20 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

coincidiendo con el tercer aniversario de su investidura, la presidenta Barkos hizo ayer un repaso de la gestión de su Gabinete. Al margen de las filias y fobias que suscita este Gobierno, hay infinidad de datos incontestables que demuestran que Navarra avanza con firmeza en la reversión de los efectos de la crisis. No ha sido un camino fácil para el Ejecutivo del cambio, que se encontró a su llegada al Palacio foral un panorama desolador. Con sólo 50 millones en la tesorería, que no alcanzaban ni para pagar una nómina a los empleados públicos, y una deuda desorbitada que solo en intereses exigía un desembolso anual de 119 millones, había que hilar muy fino y tomar decisiones adecuadas para dar la vuelta a una situación extremadamente complicada. Tres años después de que el ambicioso acuerdo programático firmado por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra propiciara el histórico cambio político, Navarra es una Comunidad solvente. Su remanente en tesorería es de 631 millones, la renegociación de algunos créditos y la amortización de otros ha posibilitado bajar a 88,3 millones el coste anual de deuda, y su Producto Interior Bruto crece al 3,3% cuando en 2015 lo hacía al 2,4%. Es cierto que el contexto económico global presenta, en líneas generales, menos nubarrones, pero como se encargó de subrayar Barkos esta notable mejoría “no ha sido cuestión de azar, sino de responsabilidad política” y del “esfuerzo del conjunto de la sociedad”. Otro hito de la legislatura lo encontramos en la renovación del Convenio Económico, cuya satisfactoria negociación con el Estado ha permitido ahorrar nada menos que 639 millones. Son cifras que han posibilitado incrementar la cartera de servicios que se prestan a la sociedad y que permiten mirar al futuro con optimismo sin caer en la autocomplacencia, porque no queda otra que seguir trabajando. Recordó ayer la presidenta que el primer reto de su Gobierno fue la creación de empleo y el saneamiento de las cuentas públicas. El segundo objetivo podría darse por cumplido. En cuanto al paro, los números hablan por sí solos, pero también queda tarea por hacer. Pese a que hoy son 10.857 menos las personas afectadas por el desempleo que en 2015 y 24.268 más las que están dados de alta en la Seguridad Social, es necesario crear más empleo y de mejor calidad.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »

Últimas Noticias Multimedia