Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
campaña para hacerse con el liderazgo del PP

Batalla final en la mesa: Casado come con siete exministros y Santamaría, pizzas con su equipo en Génova

Ocho exmiembros del Gobierno de Rajoy firman un manifiesto en apoyo al “proyecto ilusionante” del candidato

Viernes, 20 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La candidata Santamaría almorzó con su equipo. Ocho exministros del Gobierno acompañaron a Casado.

La candidata Santamaría almorzó con su equipo. Ocho exministros del Gobierno acompañaron a Casado. (EFE)

Galería Noticia

La candidata Santamaría almorzó con su equipo. Ocho exministros del Gobierno acompañaron a Casado.

pamplona - La bélica campaña para hacerse con el liderazgo del PP terminó ayer para dar hoy paso al esperado congreso extraordinario, que decidirá el rumbo del partido. Las jornadas de lucha se cerraron ayer con dos comidas antagónicas. Pablo Casado compartió la mesa de un conocido restaurante de Madrid con siete exministros del anterior Gobierno, mientras Santamaría comía pizzas con los miembros de su equipo.

El candidato a presidir el PP compartió mantel con la secretaria general del PP y exministra de Defensa María Dolores de Cospedal;el exjefe de la Diplomacia española José Manuel García-Margallo;el extitular de Industria y Turismo José Manuel Soria;la exministra de Sanidad Dolors Monteserrat;y el exministro del Interior Juan Ignacio Zoido. Un poco más tarde se sumaron Isabel García-Tejerina (Agricultura) y Rafael Catalá (Justicia). Una comida que mostraba claramente su posición y, por lo tanto, su voto en el congreso de este fin de semana.

Y, por si faltaba alguna duda, los siete -junto al exministro de Interior Jorge Fernández, que se ausentó de la comida por motivos familiares- firmaron un manifiesto en el que subrayan que Casado “representa la renovación y la experiencia necesarias que precisa hoy” el Partido Popular, así como “su consolidación como proyecto político más fuerte, más unido y ganador en España”. “Esta candidatura integra a cinco de los seis candidatos que se presentaron en la primera vuelta, demostrando una alta capacidad de integrar a una amplia mayoría de los militantes que votaron en la primera fase del proceso”, añade.

Reunir a tantos nombres críticos con la otra candidata, Soraya Sáenz de Santamaría, dejó claro que la comida tenía también el objetivo de desmarcarse totalmente de la que fuera la mano derecha de Mariano Rajoy. Una reunión de “marianistas” -según se definieron ellos mismos- que pareció no gustar al expresidente, que parece intentó impedir dicha comida. Una suposición que Casado desmintió agradeciendo la “exquisita neutralidad” de Rajoy en campaña. El exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo, que definió la comida como un “Fuenteovejuna” para ir “todos a una” con Casado, no vio “ningún motivo” por el que le pueda parecer mal a Rajoy.

pizzas para todosFrente a la comida de Casado, Santamaría se reunió con su equipo en su despacho de Génova para disfrutar de un manjar más común: un surtido de pizzas. La candidata a la presidencia del PP estuvo acompañada por los exministros Alfonso Alonso, Fátima Báñez, Iñigo de la Serna, Álvaro Nadal y Javier Arenas. También, el exdelegado del Gobierno, Antonio Sanz, el presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, los senadores Iñaki Oyarzabal y Edelmira Barreiro, y los diputados José Luis Ayllón y Belén Bajo, entre otros.

También las comidas mostraron como la candidatura de Santamaría va a un ritmo más bajo de la de su adversario. Ayer, el jefe de campaña y exjefe de Gabinete de Rajoy en La Moncloa, José Luis Ayllón, respondió a los cálculos de Casado asegurando que ya cuentan con un 63% de los compromisarios. El entorno de Soraya asegura que los ánimos están “altos”, y que mantienen e incluso superan sus expectativas de este lunes, esto es: imponerse por más de 15 puntos a su rival. Están paralizados en las mismas respuestas, aunque Santamaría asegurase que su derrota es sólo “una posibilidad remota”.

Un optimismo que comparte el equipo de Casado, que a 24 horas de la votación asegura que “el viento sopla a su favor” y que “se están reequilibrando las cosas”. Con todo, y desde hace casi dos semanas, repiten en público y en privado que esperan contar con cerca de 2.100 de los 3.082 delegados que votan. - D.N.