Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Esparza reconoce la actuación "positiva" del Ejecutivo foral en la renovación del Convenio Económico

El líder de UPN hace balance del curso político y acusa al Gobierno de Barkos de "imponer la agenda nacionalista"

EFE - Viernes, 20 de Julio de 2018 - Actualizado a las 12:29h

Javier Esparza, presidente de UPN, en los pasillos del Parlamento.

Javier Esparza, presidente de UPN, en los pasillos del Parlamento. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Javier Esparza, presidente de UPN, en los pasillos del Parlamento.

PAMPLONA. El presidente de UPN, Javier Esparza, ha hecho balance del curso político recién terminado y, en contraposición al optimista realizado ayer por Uxue Barkos, ha sido muy crítico con estos doce meses que han supuesto "un nuevo impulso al proyecto nacionalista que tiene para Navarra" la presidenta.

En conferencia de prensa, Esparza solo ha salvado de la actuación del Ejecutivo foral la "positiva" renovación del Convenio Económico con el Estado, pero del resto de su labor ha asegurado que este año y los dos anteriores destacan por evidenciar el "fracaso del cambio como fórmula de Gobierno" y el "hartazgo generalizado" que a su juicio ya muestra buena parte de la sociedad.

La política lingüística "desproporcionada y discriminatoria" desarrollada en favor del euskera y una subida "injusta e innecesaria" de los impuestos que no va acompañada de mejores servicios pero sí de mayor generación de deuda, son otras de las características del Gobierno que ha afeado Esparza.

Al respecto, ha señalado que la "única y auténtica prioridad" del Gobierno foral es configurar un "proyecto nacionalista vasco para esta comunidad", dentro del cual el euskera ha sido protagonista "como elemento para la construcción nacional, como uno de los pilares".

"Desgraciadamente, no el euskera como cultura sino como política, no como una herramienta que incluya sino como una herramienta que termina excluyendo, no el euskera como algo que una sino como algo que está dividiendo, no el euskera vinculado a la libertad sino a la imposición. Esa es la política lingüística de este gobierno", ha zanjado tras advertir de que el euskera se habla de manera oficial por el 6,7 % de la población, principalmente en el norte de Navarra.

La Salud y la Educación son dos áreas especialmente afectadas por este descenso de la calidad, ha dicho un presidente de UPN que se ha empeñado en enumerar los "fracasos" del Gobierno, con ejemplos como la frustrada Ley de Policías, el inexistente Plan de Empleo, o la apuesta por la empresa Davalor, que pese a la ayuda pública cifrada en 2,6 millones euros ha entrado en concurso de acreedores.

"Tiene la apariencia de que el Gobierno de Navarra ha podido respaldar una estafa piramidal", ha llegado a apuntar Esparza sobre este asunto, en el que ha insistido en la "falta de transparencia" sobre la actuación del vicepresidente Manu Ayerdi en favor, "sin informes favorables", de una empresa que no ha presentado las cuentas de los dos últimos ejercicios y cuya deriva judicial se conocía desde marzo pero se ha "ocultado".

También ha considerado un "fracaso" del Gobierno y del cuatripartito en el que se apoya el "intento de vincular a UPN con la corrupción" ha dicho tras afirmar que, tres años después de que el Gobierno de Barkos asegurara que iba a levantar "las alfombras" del Palacio de Navarra, no ha encontrado "nada de nada".

Así, se ha referido a los intentos frustrados de judicializar presuntas irregularidades que implicarían a UPN en Caja Navarra, la planta de Ultzama o los cursos de la UAGN, entre otros, pero "la realidad es que tras 23 años en el gobierno de los principales ayuntamientos de Navarra, hay cero casos de corrupción" entre los regionalistas.

Es sólo uno de los ejemplos de los "fracasos, incumplimientos y muestras de incapacidad" de este Gobierno, "incapaces de generar progreso y prosperidad para Navarra", lo que ha provocado el "hartazgo generalizado en buena parte de la sociedad, que está viendo el sectarismo y la imposición con la que se está gobernando".

A ello el regionalista ha sumado el "descontento y decepción también cada vez en un número mayor de colectivos que se sienten engañados por ese supuesto cambio que iba a llegar a Navarra", un panorama ante el que "el cuatripartito pide más tiempo a los ciudadanos", pero sería "más tiempo para esconder su incapacidad, sus mentiras y falsedades, para tapar esas promesas incumplidas con las que llegaron al Gobierno".

Con todo ello, Esparza ha resumido los tres años transcurridos como "una legislatura positiva para los intereses del nacionalismo vasco pero no para los de los ciudadanos, una legislatura de la incapacidad y el fracaso para gestionar", en la que el Gobierno "no hace nada para aprovechar el momento económico de vientos favorables" y vive de las rentas y las inercias", algo que "se puede pagar en el futuro".