El Ayuntamiento rectifica y abrirá en verano al tráfico la zona de Griseras

Cuando se inice el curso, y mientras se estudian las propuestas vecinales, se cerrará de 8.30 a 17.30 h

Fermín Pérez-Nievas - Viernes, 20 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Laura Inés Abaigar en la toma de posesión de ayer.

Laura Inés Abaigar en la toma de posesión de ayer. (FERMÍN PÉREZ-NIEVAS)

Galería Noticia

Laura Inés Abaigar en la toma de posesión de ayer.

tudela- El Ayuntamiento de Tudela rectificará su decisión de cerrar al tráfico el entorno de la calle Griseras, tras numerosas protestas vecinales y la recogida de 1.300 firmas en contra de la medida, y en verano se reabrirá al tráfico, aunque cuando se inicie el curso se volverá a cerrar al paso de vehículos durante el horario lectivo (de 8.30 a 17.30 horas). Así lo anunció ayer el concejal de Urbanismo, Daniel López, durante la presentación de una moción por parte del PPN. Tras varias propuestas de diversos partidos, se aprobó también la creación de una mesa de trabajo que trate con todas las partes implicadas la mejor forma de “amabilizar” el entorno de este centro escolar y ofrecer más seguridad a los alumnos. El problema se centra en que el colegio Griseras se conforma de dos edificios (450 alumnos en Infantil y Primaria) separados por una calle por la que pasan constantemente vehículos.

La polémica data del pasado mes de mayo cuando el equipo de gobierno, en base a diversos informes técnicos apoyados en una petición de la dirección del centro, de la apyma y del colectivo Recicleta, decidió cerrar al tráfico parte de la calle Camino Caritat. Sin embargo, los vecinos de las calles afectadas protestaron porque no se les había tenido en cuenta en la decisión y consiguieron recoger 1.300 firmas y presentar 300 instancias. En el pleno de ayer se aprobó revisar la decisión tomada para tener en cuenta un informe (que fue elogiado por todos los grupos políticos por su rigurosidad) que han presentado los vecinos sobre las afecciones y problemas que genera el corte del tráfico.

En virtud de la moción presentada por PP se decidió que la Policía Municipal tenga en cuenta el documento de los vecinos, se abra al tráfico fuera del horario lectivo y la posibilidad de emitir un nuevo informe sobre cómo reordenar la zona. Todos los grupos municipales fueron muy críticos con los populares ya que éstos acusaron al equipo de gobierno de “considerar más a unos colectivos que a otros vecinos” y a los funcionarios de hacer informes “dirigidos” en sus conclusiones, algo a lo que López indicó que si tiene constancia de eso “debe denunciarlo”.

Lo que ha evidenciado la polémica de Griseras es el enfrentamiento que existe entre el vecindario y el centro y la apyma, por la necesidad o no de cerrar la calle al tráfico. Hay que tener en cuenta que esta reclamación se presentó al Ayuntamiento de Tudela en 2008 y todos los equipos de gobierno hasta ahora no habían dado pasos para llevarlo a cabo. La rectificación también generó críticas entre los promotores.

nueva edilOtro de los puntos polémicos ayer, por las declaraciones anteriores, fue la toma de posesión de la nueva concejal que ha sustituido a Sofía Pardo, Laura Inés Abaigar, el número ocho de la lista de Izquierda-Ezkerra. En un primer encuentro, Larrarte aconsejó a Abaigar que renunciara porque “llevaba una mochila pesada” al ser pareja de un exalcalde de Tudela, José Antonio Pérez Sola (que militó en el PSN y después formó el partido UT) porque sería campo abonado para comentarios y críticas de la oposición. Si bien en un primer momento la edil dijo que renunciaría, cambió en dos ocasiones de parecer y finalmente ayer por la mañana llegó su credencial de la Junta Electoral.

Todo este proceso ha ido precedido de declaraciones de Abaigar a un único medio de comunicación en el que llegó a afirmar que el alcalde le había “coaccionado” y que había tenido un “comportamiento machista” y mostraba “miedo al diferente”. Tras este enfrentamiento y cruce de declaraciones, finalmente Abaigar juró ayer su cargo asegurando que ocupaba su sillón en el pleno “por la ciudadanía de Tudela”, añadiendo que “voy a estar poco tiempo y será un tiempo de aprendizaje”. Dado que ella misma ha señalado en alguna entrevista que no se va a unir al grupo municipal de I-E se desconoce si será concejal no adscrita, aunque lo que es seguro es que, de momento, el alcalde asumirá las competencias de Comercio, Industria y Turismo y que el tripartito tiene la mayoría pendiente de un hilo.

Durante el pleno de ayer todos los ojos observaban sus votaciones, si bien en todas siguió los mismos parámetros que el resto del grupo de Izquierda-Ezkerra. Sin embargo, en la primera votación lo hizo en sentido contrario a I-E, pero tras rectificar siguió el mismo sentido que el alcalde y los demás ediles de su grupo.

los promotores

La apyma. Como muestra del enfrentamiento que ha surgido entre apyma, centro Griseras (por un lado) y vecinos (por otro), por el cierre al tráfico de la calle, la presidenta de la apyma, Carmen Abián, leyó un comunicado en el que mostró su malestar por el cambio de criterio del equipo de gobierno que ahora solo cerrará la calle en horario lectivo. Abián recordó que llevan 197 días presentando informes y manteniendo reuniones con los responsables de Urbanismo “y ahora un colectivo no registrado que representa a un número indeterminado de vecinos y que presenta un informe en 3 días sin haber sido estudiado, ni tener el respaldo de ningún informe técnico se da por buena y se presenta para que sin saber si es viable suponga la reversión total o parcial de la medida”. En su intervención recordó que en los últimos 2 años ha habido 3 accidentes, que en 2007 hubo entre 10 y 15 accidentes en esa zona y que el profesor de EF dice que hay una media de 3 incidencias al mes.